¿Se debe celebrar el Mes de la Herencia Hispana?

¿Se debe celebrar el Mes de la Herencia Hispana?

Una vez más, se avecina el mes de la herencia hispana. Tiene su origen en 1968 cuando el Presidente Lyndon Johnson proclamó la semana de la herencia hispana, a instancias del fallecido líder y representante demócrata de California en el Congreso Edward Roybal. Se extendió a un mes en 1988.

Los presidentes desde 1968 han instado a los norteamericanos a reflexionar sobre los aportes al país de los latinos.  Y cada año, los autores de este artículo nos preguntamos qué es lo que debemos celebrar y lo que debemos lamentar.  El mes, desde el 15 de septiembre al 15 de octubre, nos invita a reflexionar.

Los que hemos de celebrar:

  • Los aportes de los hispanos a la nación desde que Cristóbal Colón pisó lo que hoy se llaman las Américas;
  • La unidad familiar y los valores más ennoblecedores del ser humano que ostentan los latinos;
  • Que el español haya llegado a ser el segundo idioma de los Estados Unidos y que muchos laboren para investigar su uso, preservarlo e impulsarlo (véase www.riuss.org);
  • El haber superado toda clase de obstáculos;
  • La ética laboral que nos impulsa a sacrificarnos cueste lo que cueste, para progresar;
  • Los logros de muchos líderes de todos los niveles en la búsqueda de igualdad de oportunidades, de acceso a la educación y la salud;
  • El aporte cultural en la comida, la moda, la música, las artes y mucho más;
  • La contribución económica de los latinos.

Lo que hemos de lamentar:

  • La falta de conocimiento de nuestros conciudadanos de lo que representamos;
  • Que los textos de historia en los colegios no presenten adecuadamente nuestra historia;
  • Los medios de comunicación que nos ningunean, no obstante los esfuerzos de muchos para elevar nuestro perfil;
  • Las políticas gubernamentales y su impacto negativo para nuestras comunidades;
  • La falta de acceso adecuado a servicios de salud y seguro médico y nuestras tasas elevadas de enfermedad y obesidad;
  • El no haber podido aunar esfuerzos para consolidar nuestro poder, siendo ya casi 59 millones de almas y más del 18 por ciento de la población;
  • La creciente ola de racismo y discriminación;
  • El perdón otorgado por el Presidente Trump al ex aguacil Joe Arpaio;
  • La falta de un líder que pueda ser la voz de nuestra comunidad y avanzar la causa latina;
  • La representación inadecuada en el gobierno y en las grandes empresas;
  • Las dificultades de las pequeñas empresas para obtener créditos financieros;
  • El abuso que se les da a muchos indocumentados.

Amigos, tenemos mucho que celebrar.  ¡Celebremos, pues!  Pero a la misma vez confrontemos los retos que requieren esfuerzos individuales y colectivos para superarlos.  Esperamos que nuestra perspectiva sobre este mes sea motivo para que reflexionemos sobre nuestro lugar en el país en la actualidad y en las próximas décadas. Cada uno de nosotros tiene un papel que jugar, sea en la familia, en la comunidad, en la política, en la vida laboral, en el cuidado médico, la salud, la educación y más allá.  Aprovechemos el mes para renovar nuestro compromiso con la comunidad y nuestro ánimo de servicio y de colaboración.

Marcela Miguel Berland es la fundadora de LatinInsights, una firma neoyorquinak especializada en encuestas políticas, de opinión y de mercado (mberland@latininsights.com).  Frank Gómez, su socio, es ex-diplomático de carrera, ejecutivo empresarial y activista latino (fragobf@outlook.com).

 

468