Restaurante Madera: Nostalgia cubana en el ‘Malecón de Long Island City’

Restaurante Madera: Nostalgia cubana en el ‘Malecón de Long Island City’

Por Mauricio Hernández

Miriam Porto salió de Cuba en 1971, apenas con lo puesto. El gobierno comunista de Castro les había quitado todo. “Llegamos a Nueva York con mis padres y ocho hermanos. Veníamos solo con alguna ropa vieja que pudimos rescatar”, dijo Porto en su restaurante Madera, situado a pocos pasos del East River, en Long Island City, Queens.

“Madera es la naturaleza, es el olor de mi Cuba, es el fogón con el que preparan nuestros campesinos y compatriotas sus alimentos”, dijo Porto.

En uno de los salones del restaurante, Porto tiene la foto de su progenitor. “Mi papi fue un hombre luchador, que nos sacó adelante a todos. No pudo estar en la inauguración, pero este es el fruto de su sueño, y de nuestra lucha”, dijo emocionada Porto, cuyo hijo Guiovani es cocinero y trabaja por su cuenta.

Cuando cumplió los 19 años, Porto abrió su primer negocio en sociedad en Nueva York, Tennis Sport, que debió cerrar en 2009. “Ahí aprendí de todo del negocio de la gastronomía. Diversifiqué y aumente los platos, pero conservé las recetas de antaño de mi madre”.

El restaurante Madera está en una de las zonas de mayor desarrollo en Nueva York. “Han construido un paseo para los transeúntes, con Manhattan al fondo y es como nuestro malecón más cercano”, dijo Porto evocando al Malecón de La Habana, el paseo del amor.

“Yo hago las compras del restaurante, corto la carne y verificó que la comida de mar se haya pescado recientemente”, dijo Porto.

La inauguración de Madera, el 29 de abril, fue un acontecimiento en el barrio: “Vinieron orquestas, más de 900 personas y la policía tuvo que cerrar las calles”, recuerda con los ojos brillosos. “Las recetas de la comida cubana son de mami, que sigue activa a sus 92 años”.

En un salón están las fotos de los famosos que han visitado Madera y hasta allí llegan los olores del lechón asado y la ropa vieja, los platos insignia de Madera. Además de las obras de arte de su esposo argentino, Daniel Sol, que ha sido una luz de apoyo y compañía en su camino empresarial.

“Estados Unidos es mi país, el que nos abrió las puertas, aquí crecimos y nos hicimos. A Cuba la amo y la iré a visitar”, añadió Porto. “Con nuestra ropa vieja hemos conseguido el éxito en Nueva York”.

Dos de los platos más exquisitos de Madera:

1)   Camarón cubano. Camarones marinados sobre plátano maduro majado, con cilantro, cáscara de limón rayado y otras especies (secreto de la casa…).

2)   Pistacho Wild Spriped Bass: pescado los viernes.

47-29 Vernon Blvd, Long Island. Tel: 718-606-1924

 

Miriam Porto frente al restaurante Madera y un pescado con pistacho mojito. Fotos Mauricio Hernández

468