Crisis de refugiados venezolanos afecta el continente

Crisis de refugiados venezolanos afecta el continente

Con ayuda económica de sus familiares, Milson Prato dejó su hogar, su esposa y sus hijos en San Cristóbal, Venzuela y se fue para Perú, buscando encontrar lo que su país ya no le daba: un sueldo digno, comida, servicios básicos.

Sin embargo, Lima no fue lo que esperaba. Después de dos meses y 22 días de tratar de conseguir trabajo y dinero para enviarle a su familia, Prato decidió volver a Venezuela.

“Perú es un país grande y sí hay trabajo, pero al venezolano no le dan trabajo solo por ser venezolano” dijo Prato, mientras esperaba a las afueras del centro de control migratorio en Rumichaca, en la zona fronteriza entre Ecuador y Colombia.

Después de que el ministro de interior, Mauro Toscanini, anunciara que a partir del 18 de agosto los venezolanos que deseen entrar en el país deben tener pasaporte, la afluencia de migrantes en el puente internacional se ha visto reducida.

Las imágenes de miles de venezolanos tratando de cruzar la frontera ha sido reemplazada por la de los pocos que tienen pasaporte, aquellos que continúan su travesía hacia otros países latinoamericanos o quienes, como Prato, no encontraron lo que buscaban en el exterior y buscan retornar a su patria.

Marcos Comacaro, quien trabaja vendiendo café a mil pesos (0.34 dólares) en el tramo de 300 metros que une Ecuador y Colombia, dijo que ya no tiene suficientes compradores.

“No creo que acabe estos dos termos [de café] hoy, me va a tocar irme a otra parte”, dijo Comacaro, quien es también venezolano y salió hace más de un año de Barquisimeto, al norte de Venezuela.

Marcos Comacaro, originario de Barquisimeto, vende café en el puente internacional Rumichaca, en la frontera entre Colombia y Ecuador
Marcos Comacaro, originario de Barquisimeto, vende café en el puente internacional Rumichaca, en la frontera entre Colombia y Ecuador

Junto con Prato, al menos 20 otros venezolanos deshacían sus pasos, después de que, según ellos, se chocaron con el rechazo y la explotación en Perú.

“Sentí la derrota [al regresar]”, dijo Juan Pablo Finol, quien viajaba de vuelta a Maracaibo, su ciudad natal, desde Lima con diez de sus compatriotas. El joven, de 24 años, se quejó también de la hostilidad con la que, según él, los peruanos los trataban.

“Para que me traten mal de otro país prefiero estar en el mío”, dijo el marabino. Finol dice que a la hora de buscar trabajo o le rechazaban por su nacionalidad o no le pagaban lo justo o lo acordado.

De acuerdo con una encuesta que la Organización Internacional para las Migraciones realizó en Lima durante un año, el 85% de los venezolanos que trabajan en la ciudad lo hacen sin un contrato laboral.

“Si trabajas [como venezolano en Perú] te explotan, te quieren pagar lo que a ellos les da la gana y uno a veces por la necesidad lo hace”, dijo Prato.

Los migrantes coinciden en que una de las razones por las que los limeños los recibieron con hostilidad es la mala fama que tienen los venezolanos en el país, a quienes dicen se les asocia con robos, atracos y crímenes en general.

Sin embargo, Prato piensa que esto es injusto: “los demás no pueden pagar por lo que hicieron [unos cuantos]”.

En un año, desde junio del 2017 a junio del 2018, casi medio millón de venezolanos han entrado a Perú, según datos de la Superintendencia Nacional de Migraciones.

Al igual que Ecuador, Perú también ha decidido que comenzará a exigir pasaporte a los migrantes provenientes de Venezuela a partir del 26 de agosto. Decisión que dificultará su entrada al país, ya que conseguir o renovar este documento en el país es una tarea difícil que puede tomar más de un mes.

ONU INSTA A PERU Y ECUADOR A RECIBIR VENEZOLANOS

Las agencias de las Naciones Unidas para los refugiados y la migración instaron el jueves a los países de América Latina a permitir el ingreso de venezolanos que huyen de las precarias condiciones económicas y de la grave crisis política en su país.

Las agencias manifestaron su preocupación por los nuevos requerimientos para pasaportes e ingresos de Perú y Ecuador y valoraron a los estados que están albergando a los más de 1,6 millones de venezolanos que han emigrado desde 2015.

“Es vital que cualquier nueva medida siga permitiendo que aquellos que necesitan protección internacional accedan a la seguridad y al asilo”, dijo Filippo Grandi, Alto Comisionado para los Refugiados.

CANCILLERES BUSCAN UNA SALIDA A LA CRISIS DE VENEZOLANOS

Tras las recientes medidas económicas del presidente Nicolás Maduro, Ecuador convocó a una cumbre de 13 países del continente, incluido Venezuela, para buscar acciones conjuntas, mientras Colombia quiere que la Organización de las Naciones Unidas mande un enviado especial para abordar el tema.

Las recientes medidas adoptadas por Maduro han despertado el temor en los gobiernos de la región de que se intensifique el flujo de migrantes venezolanos a los países vecinos.

Maduro dispuso esta semana la reconversión de la moneda, a la cual quitó cinco ceros, para hacer frente a una hiperinflación que según el Fondo Monetario Internacional podría cerrar este año en un millón por ciento.

En una reunión con un grupo de corresponsales, el canciller ecuatoriano José Valencia dijo que llamó a una cumbre regional en septiembre a Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Chile, México, Perú, Paraguay, Panamá, República Dominicana, Uruguay y Venezuela para acordar mecanismos para afrontar la situación migratoria.

Precisó que entre enero y agosto han ingresado a Ecuador más de un millón de venezolanos, “un flujo masivo, inesperado” que ha desbordado las instituciones ecuatorianas. Incluso el país declaró hace un par de semanas la emergencia en tres provincias para habilitar mecanismos de ayuda.
Valencia afirmó que se han quedado en suelo ecuatoriano cerca de 200.000 venezolanos de los cuales 90.000 tienen visa de residencia, 50.000 están en trámite y al resto se le dará facilidades para que puedan legalizar su estadía.

Para ello, esta semana se reunió con el viceministro venezolano para América Latina y el Caribe, Alexander Yánez, a fin de solicitar a ese gobierno que emita pasaportes y documentos de identidad en su delegación diplomática en Quito. Dijo que tuvo una respuesta positiva.
Ecuador también pedirá ayuda especial a la Organización Internacional para las Migraciones.

Por su parte, el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo, entrevistado en su país por Bluradio, coincidió que la migración venezolana “requiere un tratamiento multilateral en virtud de que produce un efecto regional”.
Para abordar este tema, señaló que Colombia pedirá una reunión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos y que esta semana abordará el tema con el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres.

Desde el sábado, los venezolanos deben presentar pasaporte para ingresar a Ecuador. Antes podían hacerlo solo con un documento de identidad. Por su parte, Perú anunció una medida similar desde el 25 de agosto. Ecuador posteriormente informó que la medida del pasaporte no se aplicaría a jóvenes y menores que viajen acompañados de sus padres.

En la frontera entre Ecuador y Colombia, miles de venezolanos se agolpan ante las instalaciones migratorias, donde duermen por días a la intemperie, para ingresar a este país en muchos casos con dirección a Perú, Chile y Argentina, entre otros.

De acuerdo con cifras de las Naciones Unidas, al menos dos millones de venezolanos han abandonado su país de forma legal en los últimos 10 años. Se desconoce el número de venezolanos que emigraron de manera irregular con la profundización de la crisis económica y social. VOA

468