Reflexión de la Copa Oro después del triunfo de EE.UU. y la caída de México

Reflexión de la Copa Oro después del triunfo de EE.UU. y la caída de México

La reciente obtención de la Copa Oro en las manos de Estados Unidos, que venció a Jamaica 2 a 1, deja una cruda realidad por pocos apreciada. En rigor de la verdad el fútbol que más ha crecido y sostenido en esta región es el jamaiquino. Llegaron a disputar dos finales consecutivas.

En esta oportunidad los Reagee Boyz vinieron a este torneo con muchachos que juegan en el ámbito local de la isla caribeña. Jugaron con una soltura llamativa, regalándole el protagonismo al rival. En otras palabras: Jamaica no problem. Parece que antes de ser futbolistas estos pibes aprendieron a relajarse. Casi consiguen el objetivo de llegar a los penales.

Jamaica conserva al técnico que es oriundo de esa nación; por lo tanto conoce muy bien la idioscincracia de su gente (sabe cuándo y dónde dejar los ceniceros). Eso le basto para disciplinar a sus muchachos y ajustarse al libreto propuesto de antemano. En suma lo que vimos de Jamaica durante el torneo nos asombró porque son prácticos y efectivos.

Sobre todo si tenemos en cuenta que los portadores de las rastras le jugaron de tú a tú a los dos “monstruos” de la confederación. Estados Unidos ganó la Copa y nada más. Juegan peor que hace veinte años atrás. Simplemente porque los dirigentes de la MLS pretenden emparejar a las franquicias del fútbol como las grandes ligas de béisbol o fútbol americano, y eso es un tremendo error.

Los inmigrantes que habitamos este país somos mayoría absoluta. Europeos e hispanoamericanos sabemos lo que es pasión por la redonda. Estos dirigentes (creen que somos estúpidos) se empecinan en traernos estrellas en el ocaso de sus carreras, que solo vienen a engrosar sus cuentas personales, contratados como agentes libres y sin nivel competitivo serio. Ninguno de los jóvenes valores emergentes de las universidades pueden hacer de esta liga algo al menos atractivo para un público que sabe de fútbol, simplemente porque carecen de maestros con renombre internacional.

¿Veremos algún día dirigir aquí a los Mourinho, Conte, Simeone, Ancellotti? Personas con escuela, estilo y personalidad formativa con el potencial económico que ostenta este gran país. Si los directivos de la MLS quisieran, Estados Unidos estaría en el top five ranking FIFA, y nosotros veríamos los mejores partidos del planeta.

Estados Unidos ganó un torneo de muy bajo nivel internacional. La Copa Oro se juega cada dos años, solo por negocio. En el verano (la FIFA no les va a dar otra fecha) cuando los grandes clubes del ámbito futbolístico inician su pretemporada ( por ello jugadores que militan en Europa ni se molestan en integrar los planteles nacionales). Si de “casualidad” la próxima edición la gana México, definen quién va a la Confedrations Cup, el ganador de un partido a disputarse en Los Angeles. De todo este bochorno una minúscula cantidad de personas embolsan millonarias ganancias, y nosotros mientras tanto pagamos cable o satélite para ver fútbol de alto nivel.

468