Puerto Rico a la deriva

Puerto Rico a la deriva

Mucha menos gente, millones de dólares en pérdidas por ausencia de patrocinadores, políticos y medios de comunicación huyendo en estampida, banderas en blanco y negro ondeando por la Quinta avenida en señal de protesta y un calor sofocante fue el balance de la edición 60 del Desfile Nacional Puerto Puertorriqueño de Nueva York.

Entrada a la Catedral de San Patricio durante el Desfile Puertorriqueño de Nueva York este domingo 11 de junio. Foto Humberto Arellano

Entrada a la Catedral de San Patricio durante el Desfile Puertorriqueño de Nueva York este domingo 11 de junio. Foto Humberto Arellano

Y para rematar, el Cardenal Timothy Dolan y su grupo de sacerdotes tampoco salió como de costumbre a bendecir a los feligreses puertorriqueños. La Catedral Católica fue una fortaleza custodiada por policías en traje anti-motín.

Empresas como Goya, Coca-Cola, AT&T, Corona y Jet Blue retiraron su apoyo a este desfile por haber seleccionado al independientista puertorriqueño Oscar López Rivera como héroe nacional. La presidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito, quien está obligada a abandonar su puesto este año, tampoco pudo convencer al alcalde Bill de Blasio para que marchara al lado de López Rivera, que no recorrió todo el desfile y exhibió una camiseta de Puerto Rico sin los colores de la Isla del Encanto. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, tampoco desfiló y la misma actitud tuvo James O’Neil, comisionado del Departamento de Policía de esta ciudad.

Ni siquiera la presidenta de este desfile, Lorraine Cortés-Vázquez, logró persuadir a la opinión pública para que apartara su atención de la controversia que causó López Rivera y se enfocara en la deuda externa de Puerto Rico que está estrangulando a su población.

El mismo día de este desfile, 507,499 puertorriqueños votaron para que la isla se convierta en el estado 51 de esta nación. Para que sea una nación independiente votaron 7,779, y para que siga siendo un estado libre asociado sufragaron 6,821 personas.

La votación fue simbólica puesto que Estados Unidos no ordenó o reconocerá el resultado de este plebiscito en donde el ganador fue la abstención. En la isla de Puerto Rico viven más de 3 millones de personas, hay 2,260,804 votantes y sólo el 23% de la población salió a votar. Es decir, 8 de cada 10 votantes no acudieron a las urnas.

Javier Castaño

468