Protesta en Aeropuerto Kennedy contra política migratoria de presidente Trump

Protesta en Aeropuerto Kennedy contra política migratoria de presidente Trump

La orden puesta en práctica justo antes de un fin de semana, ha sembrado confusión mientras que deja a un número de viajeros inmigrantes en el limbo.

La jueza Ann M. Donnelly, del Tribunal del Distrito Federal de Brooklyn (Nueva York), dictó que los refugiados u otras personas afectadas por la medida y que han llegado a aeropuertos estadounidenses no pueden ser deportados.

Donnelly bloqueó parte del polémico veto temporal de entrada a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, impuesto por el presidente de EE.UU., Donald Trump.

La orden ha sembrado confusión en los viajeros de los países de Irak, Irán, Somalia, Sudán, Siria, Libia y Yemen.

El asambleísta Francisco Moya y los congresista Nydia Velázquez y Nader acudieron al Kennedy a ayudar a los inmigrantes musulmanes. Foto cortesía

El asambleísta Francisco Moya y los congresista Nydia Velázquez y Jerrold Nadler acudieron al Kennedy a ayudar a los inmigrantes musulmanes. El alcalde Bill de Blasio, la concejal Melissa Mark-Viverito, el fiscal estatal Eric Schneiderman y el gobernador Andrew Cuomo también han condenado la política migratoria del presidente Trump. Foto cortesía

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y otros grupos de activistas, presentaron una demanda colectiva, intentando desafiar la orden del presidente, ya que la acritud se amplió por la política y el número de detenidos en el camino parecía aumentar.

La juez federal concedió la suspensión de emergencia para permitir temporalmente a las personas con visas válidas que aterrizaron en los Estados Unidos, permanecer en el país.

El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, se comprometió a retirar todas las paradas para ayudar a cualquier persona detenida como resultado de la acción ejecutiva.

Esto tras el caos y las detenciones después de la orden ejecutiva del presidente Donald Trump relacionado con la inmigración de siete países de mayoría musulmana.

La ACLU calcula que afectará a entre 100 y 200 personas detenidas en o en tránsito a los aeropuertos de los Estados Unidos, aunque la extensión total de la estancia no fue inmediatamente clara.

Sin embargo, no parecía cubrir la orden completa de Trump, suspendiendo la entrada de ciertas naciones durante 90 días.

En una petición de habeus corpus presentada en un tribunal federal de Nueva York en nombre de dos iraquíes detenidos en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, la ACLU dijo que el movimiento de Trump era “ilegal”.

La ACLU sostuvo que los dos principales demandantes del caso estaban en poder de las autoridades y amenazados con la deportación, aunque ambos estaban autorizados a ingresar a los EE.UU.

Las manifestaciones surgieron en los aeropuertos de todo el país en respuesta a las detenciones.

El viernes, el gobierno de Trump anunció que prohibiría temporalmente la entrada a refugiados de países vinculados al terrorismo.

Trump dijo que prometió “mantener a los terroristas islámicos radicales fuera de los Estados Unidos de América”. Voa

468