Presidente Trump se hunde por ex abogado y jefe de campaña

Presidente Trump se hunde por ex abogado y jefe de campaña

Michael Cohen, el ex abogado personal del presidente Donald Trump, se declaró culpable el martes de violaciones a la ley de fondos de campaña y otros cargos, diciendo que él y Trump arreglaron el pago de dinero a la estrella porno Stormy Daniels y a una ex modelo de Playboy para influir en las elecciones .

En virtud de un acuerdo con los fiscales federales, Cohen, de 51 años, podría recibir de cuatro a cinco años de prisión al momento de la sentencia el 12 de diciembre.

Cohen se declaró culpable de ocho cargos en total, incluida la evasión de impuestos y una declaración falsa a una institución financiera.

Al presentar la declaración de culpabilidad, Cohen no nombró específicamente a las dos mujeres o incluso a Trump, y en su lugar contó que trabajó con un “candidato anónimo”. Pero las cantidades y las fechas se alinearon con los pagos hechos a Daniels y a la exconejita de Playboy Karen McDougal.

El alegato de Cohen sigue a meses de escrutinio de las investigaciones federales y una desavenencia con el presidente, por quien previamente dijo que “recibiría una bala”.

El FBI allanó la habitación del hotel, el hogar y la oficina de Cohen en abril y confiscó más de 4 millones de artículos. La búsqueda recogió registros bancarios, comunicaciones con la campaña de Trump e información sobre un pago de $ 130,000 a Daniels y un pago de $ 150,000 a McDougal. Ambas mujeres afirmaron que Trump tuvo relaciones sexuales con ellas, algo que él niega.

Trump ignoró las preguntas sobre Cohen cuando abordó el Air Force One para una visita de campaña a West Virginia.

El presidente se ha puesto furioso públicamente sobre lo que él consideraba una exageración del gobierno, mientras se preocupaba en privado sobre qué material podría tener Cohen después de trabajar para la Organización Trump durante una década. Trump calificó el ataque como “una caza de brujas”, un asalto al privilegio abogado-cliente y un ataque de motivación política de enemigos en el FBI.

El equipo del asesor especial Robert Mueller está investigando la interferencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016. El equipo remitió el caso relacionado con las transacciones financieras de Cohen a los fiscales federales en Manhattan.

Antes de las elecciones, Cohen había sido un miembro de confianza de la organización Trump, trabajando desde una oficina en la Torre Trump junto a una utilizada por su jefe.

Recaudó millones para la campaña de Trump y, luego de ser entrevistado por el Comité de Inteligencia de la Cámara el año pasado, le dijo a Vanity Fair que Trump no participó en la supuesta conspiración rusa para manipular las elecciones.

El apoyo inicial del presidente a Cohen después de la redada ha degenerado en una disputa pública, lo que provocó especulaciones de que, para salvarse, Cohen podría estar dispuesto a contarle a los fiscales algunos de los secretos que ayudó a Trump a guardar.

Cuando el equipo de Cohen hizo pública una grabación que hizo de Trump discutiendo uno de los pagos confidenciales a las mujeres, Trump tuiteó: “¿Qué tipo de abogado grabaría a un cliente? ¡Tan triste!”

Avenatti reacciona

“Abróchate el cinturón Buttercup” tuiteó alegremente el martes Michael Avenatti, el abogado de Stormy Daniels, a Rudy Giuliani el abogado personal del presidente Donald Trump, después de que se supo que el exabogado de Trump, Michael Cohen, se había entregado al FBI. “tu y tu cliente interpretaron completamente mal esto…” agregó.

“Los desarrollos de hoy nos permitirán que la suspensión sea levantada en el caso civil y también debería permitirnos proceder con una deposición acelerada de Trump bajo juramento sobre lo que sabía, cuándo lo supo y qué hizo al respecto” escribió Avenatti.”Divulgaremos todo al público”, prometió.

Paul Manafort culpable de 18 cargos de fraude

Paul Manafort, el agente político de larga trayectoria que durante meses lideró la campaña presidencial ganadora de Donald Trump, fue declarado culpable de ocho delitos financieros el martes en la primera victoria judicial de la investigación del fiscal especial sobre los asociados del presidente.

Un juez declaró la anulación de otros 10 cargos en los que el jurado no pudo ponerse de acuerdo.

El veredicto fue parte de un impresionante doble golpe de malas noticias para la Casa Blanca, ya que el ex abogado del presidente, Michael Cohen, se declaró culpable en Nueva York de presentar cargos por financiamiento de campaña debido a pagos de dinero a dos mujeres que dijeron tuvieron relaciones sexuales con Trump.

El jurado anunció la decisión luego de deliberar durante cuatro días sobre cargos de fraude fiscal y bancario contra Manafort, quien encabezó el esfuerzo electoral de Trump durante un periodo crucial de 2016.

Paul Manafort, llega a la corte federal para una audiencia de su juicio por fraude fiscal y bancario. Junio 15 de 2018.

Manafort, que parecía jovial a primera hora del día en medio de indicios de que el jurado estaba luchando en sus deliberaciones, miró fijamente al panel mientras un funcionario de la corte leía los cargos. Bajó la mirada hacia la mesa de la defensa y luego levantó la vista, inexpresivo, mientras el juez terminaba de dar las gracias al jurado.

Manafort fue declarado culpable de cinco cargos de presentar declaraciones de impuestos falsas sobre decenas de millones de dólares en ingresos de consultoría política en Ucrania. También fue declarado culpable de no informar sobre una cuenta bancaria en el extranjero y de dos cargos de fraude bancario por haber mentido a los bancos para obtener millones de dólares en préstamos después de que sus ingresos provenientes del exterior se agotaron.

El resultado, aunque no el total de veredictos de culpabilidad que buscaron los fiscales, casi con seguridad asegura años de prisión para Manafort. También parece reivindicar la capacidad del equipo del abogado especial Robert Mueller para obtener condenas de un jurado de ciudadanos promedio a pesar de los meses de ataques partidistas, incluso de parte de Trump, sobre la integridad de la investigación.

El veredicto suscitó preguntas inmediatas sobre si el presidente tratará de perdonar a Manafort, el único estadounidense acusado por Mueller de optar por el juicio en lugar de cooperar. El presidente no ha revelado su sus intenciones, pero ha hablado con simpatía durante el juicio de su otrora ayudante, y en un momento sugirió que había sido tratado peor que el gángster Al Capone.

El juicio, presidido por el colorido e impaciente juez de Distrito de EE.UU., T.S. Ellis III, capturó la atención de Trump al tratar de socavar la investigación de Mueller a través de un aluvión constante de críticas en Twitter y declaraciones cada vez más antagónicas de su abogado y vocero, Rudy Giuliani.

Pero la campaña de Trump solo comprendió una parte del juicio, ya que los miembros del jurado escucharon testimonios detallados y a veces aburridos sobre las finanzas de Manafort y lo que según los fiscales fue un esquema de evasión de impuestos y fraude de varios años.

Manafort decidió no presentar testigos ni testificar él mismo. Sus abogados dijeron que tomó la decisión porque no creía que el gobierno haya demostrado su culpabilidad.

El equipo de defensa de Manafort intentó argumentar sobre la credibilidad del veterano protegido de Manafort Rick Gates, quien fue el testigo estrella del gobierno. Lo atacaron como mentiroso, malversador e instigador de cualquier delito mientras trataban de persuadir al jurado de que Manafort no violó voluntariamente la ley.

Gates pasó tres días en el estrado de los testigos, diciendo al jurado cómo cometió crímenes junto a Manafort durante años. Gates admitió haber manipulado documentos, falsificado información y creado préstamos falsos para reducir la factura de impuestos de su ex jefe. También admitió haber robado cientos de miles de dólares sin el conocimiento de Manafort mediante la presentación de informes de gastos falsos.

Pero el caso del gobierno no era todo sobre Gates. Los fiscales pasaron dos semanas presentando un caso meticuloso y documentado ante el jurado mientras intentaban demostrar que Manafort utilizó cuentas bancarias extraterritoriales para ocultar millones de dólares de su consultoría política ucraniana del Servicio de Rentas Internas (IRS), y más tarde recurrió a los fraudes bancarios.

En general, los fiscales dicen que Manafort evitó pagar más de $ 16 millones en impuestos durante varios años.

Llamaron a carpinteros, paisajistas y vendedores de ropa para dar fe de cómo Manafort pagó su estilo de vida lujoso de trajes caros y propiedades mediante elaboradas transferencias por cable desde compañías ficticias en Chipre y en otros lugares. También trajeron banqueros y contadores para decirles a los miembros del jurado cómo, cuando los ingresos de consultoría extranjera de Manafort cayeron, recurrió a la obtención de millones de dólares más en préstamos bancarios obtenidos bajo falsas pretensiones.

Y quizás lo más importante es que el gobierno leyó los correos electrónicos de Manafort mientras exponían su caso, incluidos los mensajes en los que él personalmente dirigía los retiros de las cuentas extraterritoriales que nunca informó en sus declaraciones de impuestos.

Algunos de los otros correos electrónicos admitidos como evidencia revelaron que Manafort presionó al yerno de Trump, Jared Kushner en representación de Stephen Calk, presidente del Federal Savings Bank. Los fiscales dicen que Calk aprobó $ 16 millones en préstamos para Manafort -a pesar de varias banderas rojas- porque Calk quería un trabajo en la administración Trump.

Los correos electrónicos mostraron que en las semanas posteriores a las elecciones de 2016, Manafort instó a Kushner a considerar a Calk como Secretario del Ejército, una posición que Calk había colocado en la parte superior de su lista en un correo electrónico anterior a Manafort. Calk también enumeró otros siete altos nombramientos nacionales y 18 embajadas, clasificadas por orden de preferencia, que él aceptaría.

Kushner responde al correo electrónico de Manafort diciendo: “¡(Estoy)En eso!” Pero Calk finalmente no recibió un cargo administrativo.

El juicio en Alexandria, Virginia, es el primero de dos para Manafort. Se enfrenta a un juicio a finales de este año en el Distrito de Columbia por cargos de conspiración contra Estados Unidos, conspiración para lavar dinero, hacer declaraciones falsas y actuar como agente extranjero no registrado para los intereses de Ucrania. También es acusado de manipulación de testigos en ese caso. Voa

 

468