Presidente Trump tiene plan para quitar ciudadanía

Presidente Trump tiene plan para quitar ciudadanía

La última medida del gobierno de Estados Unidos en su campaña contra la inmigración es apuntar a ciudadanos estadounidenses.

Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos están estableciendo una nueva oficina y contratando a docenas de abogados para rastrear a las personas que pueden haber mentido en sus solicitudes de ciudadanía. Las personas que se descubrió que mintieron podrían ser “desnaturalizadas” o despojadas de su ciudadanía estadounidense.

El presidente Trump con la frontera de México al fondo.

El presidente Trump con la frontera de México al fondo.

Estos casos han sido abordados en el pasado, pero solo cuando surgieron en el curso del trabajo normal. Un abogado defensor de inmigrantes le dijo que el Departamento de Justicia sólo ha enjuiciado 305 de estos casos desde 1990.

El director de USCIS L. Francis Cissna dijo que había potencialmente “unos miles” casos en los que las personas habían presentado solicitudes fraudulentas de ciudadanía. USCIS no comentó de inmediato cómo afectaría esto a otros departamentos o tiempos de tramitación de visa y ciudadanía. Actualizaremos si lo hacen.

¿A cuántos inmigrantes afecta? ¿Cuándo y por qué empezó este programa?

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) implementa una política de retiro de ciudadanía a quienes hayan cometido fraudes, principalmente, un programa que opera la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) que recientemente ha sido comentado por activistas y defensores, aunque no es una estrategia de reciente creación.

La historia del programa se remonta a 2011, en la administración del presidente Barack Obama, cuando Servicios de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) investigó base de datos para ubicar a extranjeros que “eran fugitivos, criminales convictos, o tenían órdenes de deportación desde 1990”, reportó el DHS la dependencia a través de la portavoz Joanne Talbot.

El proyecto derivó que al menos 315,000 inmigrantes podrían estar en ese grupo, una cifra consideraba “baja” si se contempla que anualmente Estados Unidos da la bienvenida a alrededor de 700,000 ciudadanos, pero no tolerará a aquellos que mientan para lograrlo y, mucho menos, a quienes hayan cometido algún crimen.

Para hacer frente al problema, USCIS implementó una oficina en Los Ángeles, que investigará los casos y eventualmente entregará los reportes al Departamento de Justicia (DOJ), donde se iniciarán los procesos en cortes correspondientes.

“Aquellos que hayan obtenido el gran privilegio de la ciudadanía a través de actos de fraude deliberados e intencionales han engañado al sistema con el fin de minar a los solicitantes legítimos y respetuosos de la ley que buscan una mejor oportunidad, prosperidad, y seguridad, y pueden ser referidos legítimamente al Departamento de Justicia para que se les revoque el privilegio”, dijo recientemente Michael Bars, portavoz de USCIS sobre el programa.

¿En qué consiste exactamente? Aquí 10 datos precisos:

  1. ¿Cuánta gente?.-Como resultado de sus investigaciones en 2011, ICE identificó 315,000 extranjeros cuyos registros de huellas dactilares no estaban en el Sistema de Identificación Biométrica Automatizada (IDENT, por sus siglas en inglés). El universo original de los registros de huellas dactilares de la Inscripción Histórica de Huellas Dactilares (Historical Fingerprint Enrollment, HFE) consistió de personas procedentes de una colección de datos de personas de al menos 100 nacionalidades.
  2. Las acciones.- En 2012, el Congreso otorgó $5 millones para escanear e incorporar el HFE en INDENT. La Oficina del Inspector General (OIG) comenzó su estudio en julio de 2014 y en septiembre de 2016 dio a conocer un reporte en el que recomienda el desarrollo del programa.
  3. USCIS pone manos a la obra.-USCIS comenzó a revisar los resultados procedentes del esfuerzo del HFE del 2012 en julio de 2016. En 2017, la dependencia comenzó a crear operaciones administrativas en cumplimiento con la recomendación del informe de OIG. Es decir, el plan no comenzó en la Administración del presidente Donald Trump, sino que continuó su implementación.
  4. Las huellas dactilares.-Para delimitar el universo, en 2016 las autorides comenzaron la digitalización de las huellas de acuerdo al informe del OIG publicado bajo la Administración Obama y se investigaron casos de naturalización completados con tarjetas de huellas dactilares antiguas que no habían sido digitalizadas. “OIG encontró una numerosa cantidad de personas en dicha serie de casos que habían podido obtener la ciudadanía estadounidense fraudulentamente por medio del uso de identidades falsas”, se indicó. “Esto debido a que la información relacionada con la identidad asociada con las antiguas tarjetas de huellas dactilares no había sido ingresada a las bases de datos contra las cuales se verificaban datos biométricos digitales al momento de solicitar naturalización (en muchos casos, hecho años después)“.
  5. Casos de deportación.-La autoridad identificó cientos de casos en los que las personas tenían una orden de deportación o remoción bajo una identidad y habían obtenido la naturalización bajo otra nombre. El proceso de digitalización también ayudó a encontrar casos de inmigrantes que no eran elegibles para obtener la ciudadanía.
  6. El plan.- En enero de 2017 se asignó un grupo de trabajo para revisar esos casos identificados en el informe del OIG y los casos adicionales ubicados durante la digitalización y, si era apropiado, referir los expedientes al DOJ para procesos de desnaturalización, ya que el solicitante utilizó otra identidad o hizo una falsa representación de su pasado (como por ejemplo mentir sobre una deportación anterior) para parecer elegible para la naturalización.
  7. La oficina en California.-La oficina de USCIS en el sur de California servirá como un punto central para revisar y referir los casos al DOJ para retirar la ciudadanía cuando así proceda, en expedientes que incluyen personas con órdenes de deportación, identidades múltiples, entre otros aspectos.

8.- El proceso.- “Los casos de desnaturalización civil deben ser presentados en la corte federal de Distrito y sólo un juez tiene la autoridad para quitar la ciudadanía a una persona“, apuntó el DHS. Si el equipo en Los Ángeles determina que el inmigrante obtuvo la naturalización fraudulentamente o inapropiadamente, los oficiales realizarán investigaciones administrativas y redactarán la documentación de apoyo para entregarlo al DOJ.

9.- Universo real.- Aunque se habló de 315,000 personas, hasta ahora USCIS ha determinado que 2,500 expedientes requieren una revisión a fondo para retirar la ciudadanía a los beneficiarios. “Hasta el momento, cerca de 100 de esos archivos han sido referidos formalmente a DOJ para desnaturalización civil”, apuntó Talbot vía correo electrónico. De esas personas, sólo seis casos personas orginarias la India, Azerbaiyán, Costa de Marfil y Nigeria ha sido concretados.

10.- ¿Más casos?.- Las autoridades migratorias esperan que la cantidad de expedientes aumenten conforme se integran registros de huellas dactilares adicionales en IDENT, por ello USCIS trabaja activamente en la contratación de nuevos oficiales de inmigración y abogados para integrarse a la unidad especial, se reportó.

USCIS aclaró que esta labor está separada del trabajo que cotidianamente se realiza para procesar solicitudes de inmigrantes para cualquier tipo de visas, incluidas la Residencia Legal Permanente y la ciudadanía a quienes cumplan los requisitos.

Fuente: Diario NY  /  Aztecaamerica

 

468

Deja un comentario