Presidente de Colombia enfrenta a comunidad en Queens College

Presidente de Colombia enfrenta a comunidad en Queens College

“Estoy orgulloso de estar aquí y gracias por el empuje y la verraquera de los colombianos en Nueva York”, dijo el presidente Iván Duque frente a su comunidad el domingo pasado en el Golden Auditorium del Queens College. Habían más de 400 sillas vacías y la mayoría de las personas que tomaron el micrófono eran del Centro Democrático y del partido religioso MIRA.

María Paola Agudelo, ex congresista del MIRA en representación de los colombianos en el exterior y ahora senadora, le entregó al presidente la estatua de un chigüiro “por ser el primero en reunirse con los colombianos en el exterior”, desconociendo lo que han hecho los últimos cuatro presidentes colombianos en esta ciudad.

Catalina Cruz, quien asumirá el puesto de asambleísta de Nueva York en enero del año entrante, tomó el micrófono para decir que fue soñadora (dreamer) y que el presidente Duque debe apoyar una reforma de inmigración en esta nación.

A la que no dejaron hablar fue a Jessica Ramos, quien será senadora del estado de Nueva York y tiene una visión más progresista. “No participé con mi comunidad latina en el Desfile Hispano de Queens por ir a la cita con el presidente Duque y no tuve la oportunidad de hablar sobre el Tratado de Libre Comercio y la responsabilidad de los grandes corporaciones”, dijo Ramos en Terraza 7 el domingo en la noche al lado de Alexandria Ocasio-Cortez, futura congresista demócrata de esta nación.

Tampoco dejaron hablar a la asambleísta Nathalia Fernández, quien se sentó al lado de Ramos. Tanto Cruz como Ramos, Fernández y Julia Salazar, futura senadora estatal y quien no fue al Queens College, hicieron historia al comienzo de este mes cuando se convirtieron en las primeras colombianas electas a posiciones públicas en la ciudad de Nueva York. Estas cuatro legisladoras del Partido Demócrata tienen más poder que cualquier político colombiano para influir en las relaciones con Estados Unidos.

Juan David Vélez, el nuevo congresista del Centro Democrático en representación de la diáspora colombiana, dijo que trabajará por cambios en la política migratoria de esta nación y por la repatriación “automática” de cadáveres de colombianos. “Además, en el Consulado de Colombia en Nueva York deben contestar el teléfono”, dijo Vélez criticando a María Isabel Nieto, cónsul general en esta ciudad.

Desde la izquierda, María Isabel Nieto,

Desde la izquierda, María Isabel Nieto, Carlos Holmes Trujillo, Iván Duque, Karen Abudinen Abuchaibe, Francisco Santos y Divia Cepeda Rojas. Foto Javier Castaño

El encuentro en el Queens College se llamó Taller Construyendo País y estuvieron, entre otras personalidades, Karen Abudinen Abuchaibe, alta consejera presidencial para regiones, Francisco Santos, embajador en Washington, Divia Cepeda Rojas, cónsul general de Newark, Alejandro Ordoñez, embajador ante la OEA y Carlos Holmes Trujillo, canciller de Colombia y a quien le cantaron el cumpleaños.

El presidente Duque comenzó a hablar al medio día, luego de pasar varios videos sobre su Agenda Integral. No se refirió al Proceso de Paz por su nombre, pero dijo que “recibí el proceso sin recursos y sin estructura”. Dijo que había que reincorporar a los criminales, pero sin reincidencia y que el proceso debe de conllevar verdad, justicia y reparación. Hizo énfasis en el Plan Diamante y en “el que la hace la paga”. Dijo que quiere destruir la coca y frenar el consumo de drogas y apoya la cultura “porque es el antídoto contra la violencia”.

“La dictadura de Venezuela está destruyendo la economía y la libertad en esa nación y debemos apoyar a los desplazados”, dijo el presidente Duque luego de hablar sobre los siete puntos centrales para los colombianos en el exterior: homologación de títulos universitarios, digitalización de trámites consulares, asesoría para los que quieran retornar a Colombia, desmontar la doble tributación, transferencia de recursos para quienes regresen a Colombia, cotizar el seguro social desde el extranjero y facilitar la compra de bienes desde el exterior.

El padre Fernando Echeverry de América Viva, dijo que recogieron medio millón de dólares para construir casas en Mocoa, población que fue azotada por la naturaleza, “pero la aduana en Colombia está obstaculizando la entrega de materiales”. Entonces el presidente Duque llamó por celular a uno de sus ministros y dijo que el problema iba a estar solucionado a favor de la población de ese pueblo del sur de Colombia. “Que Dios bendiga a Colombia”, dijo el cura Echeverry en medio de aplausos y gritos.

Jorge Muñoz dijo que los empleados de los consulados deben de ser más capacitados, Orlando Arango añadió que los colombianos en el exterior son “méndigos de la democracia” y Natalia Robles, directora internacional del Centro Democrático, le agradeció el apoyo al presidente Duque y al congresista Vélez. La gente se paró y aplaudió con fervor.

Gloria Estela Castro, representante en el exterior de la víctimas de la violencia en Colombia, dijo que hay 500 mil víctimas, aunque en la Unidad de Víctimas del gobierno solo hay 26 mil. “¿Dónde está el resto de las víctimas”, le preguntó Castro al presidente Duque. Hubo silencio. Nadie aplaudió.

Elizabeth Castañeda hablando sobre el irrespeto a los derechos humanos en Coloombia. Foto Javier Castaño

Elizabeth Castañeda hablando sobre la violación a los derechos humanos en Colombia. Foto Javier Castaño

“La oposición en Colombia no está integrada por criminales y defienden los recursos naturales y los derechos humanos en zonas como el Urabá”, dijo Elizabeth Castañeda del Comité de Derechos Humanos de Somos Uno Solo. “En Colombia siguen las masacres, los desalojos y las amenazas y por favor señor presidente, ¿díganos quiénes son Las Aguilas Negras?”. Gritos y abucheos para tratar de callar a Castañeda.

La respuesta del presidente Duque para calmar a sus seguidores: “Nosotros no promovemos a los criminales y queremos que paguen por sus delitos. Las protestas sociales son un derecho, pero primero debemos intentar el diálogo y yo nunca estigmatizo a las personas”. En el pasillo repartía empanadas, achiras y café.

Alexandra Aristizábal dijo que el gobierno debería de apoyar más la cultura y Juan José Guzmán y Jimena Gómez salieron en defensa de los jóvenes colombianos que tienen que abandonar su patria en busca de un mejor futuro.

Protesta al frente del Goldel Auditorium del Queens College por los asesinatos en Colombia. Foto Javier Castaño

Protesta al frente del Goldel Auditorium del Queens College por los asesinatos impunes en Colombia. Foto Javier Castaño

Al comienzo del encuentro el presidente del Queens College, Felix V. Matos Rodríguez, dio la bienvenida a los colombianos y dijo que un tercio de su población estudiantil es de origen latino y “la mayoría son de Colombia”. Nadie le agradeció públicamente al Queens College el haber facilitado el primer Taller Construyendo País en el exterior.

Javier Castaño

468

1 Comentario

Deja un comentario

  1. Importante que una mujer valiente y convencida haya presentado realidades que los asistentes a ese evento duquista no quieren ver. Las realidades que el Presidente Duque le dara a los colombianos como la reforma tributaria parece no importarle a los residentes de esta gran ciudad porque no los afectara y no les importa las promesas y los incumplimientos ni el caracter de los diplomaticos….ni que el pais haya hervido ante las denuncias contra Alberto Carrasquilla y que Duque lo defienda como si fuera de poca monta. No se enteraron? Enterraron la cabeza como las avestruces? Les parece poco el asesianto de lideres sociales al punto que ni quieren pensar en ello porque antes tenian una excusa ahora no tienen ni eso. Continuismo y demagogia y punto.

    Responder