Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán cuando fue arrestado en México.

Aseguró que luchó como “gato boca arriba” para que no lo extraditaran a EE.UU. Cuando llegó, negó su relación con el narcotráfico, pero esperó que llegara su abogado para revelar todos los detalles que tenía.“Tololoche” confesó anteriormente que estuvo involucrado con el grupo por 12 años entre 1986 y 1998. Primero como piloto de “El Chapo”, y luego le dieron funciones más administrativas, por lo que se autodenomina “el gerente” de la organización.

Está colaborando con la justicia estadounidense desde 2001, con lo que logró que su sentencia de 18 años por crímenes dentro de EE.UU., fuese solo de seis años. Según sus testimonios habría colaborado en otros casos.

Con su participación, la fiscalía espera establecer el organigrama de las organizaciones de narcotráfico y aclarar los roles de cada uno de los miembros de la organización.

Se estima que el gobierno de EE.UU. ha pagado aproximadamente 43.000 dólares en gastos logísticos, de transporte, estadía y otros relacionados con la entrega del testimonio de “Tololoche” en el juicio a Guzmán Loera. Esto debido a que asistir a las audiencias, le impide trabajar para cumplir con sus responsabilidades, explicó. Adicionalmente se habló de que le han sido entregados alrededor de 13.000 dólares para gastos de mantenimiento de él y su familia.

En este octavo día de juicio, la fiscalía continuó su interrogatorio al inicio de la jornada, y en horas de la tarde el turno lo tuvo la defensa, quien busca desestimar el testimonio de Martínez por su adicción a la cocaína, adicción que aceptó y asegura no le ha afectado para aportar al caso. Las declaraciones del expiloto del cártel son clave para uno de los 11 cargos que se le imputan.

Teniendo en cuenta que Martínez ya pagó su condena y no podría ser juzgado por los mismos delitos, la fiscalía cuestionó su participación en este caso.

Él, en respuesta, señaló que hacía parte del acuerdo previamente alcanzado con el gobierno, pero dejó en claro que hubiera preferido no testificar en este caso, pues sin haber hablado anteriormente su seguridad ya había sido vulnerada. ”Nunca mencioné al señor Guzmán, nunca le fallé, nunca lo robé, nunca lo traicioné, cuidé de toda su familia, y lo único que recibí de él fueron 4 intentos de homicidio a mi persona, sin haber dicho nada”.

Sobre los atentados, especificó que tres fueron puñaladas con cuchillo, en dos ocasiones por compañeros de celda, y el cuarto habría sido con granadas lanzadas a su celda mientras al guardia, quien lo cuidaba 24 horas al día, lo amenazaban con una pistola en su cabeza. Pese a que no tiene pruebas que responsabilicen a Guzmán Loera de los atentados, él le atribuye los hechos ocurridos en prisiones mexicanas.

Martínez asegura que en ocasiones, durante los primeros atentados, escuchó cómo afilaban los cuchillos. Y resaltó que la noche anterior al último atentado, escuchó cómo una banda de viento tocaba la canción ranchera, “Puño de Tierra”, una de las favoritas de El Chapo.

Cuando la defensa lo cuestionó de por qué “El Chapo” confiaría en un adicto, Martínez aseguró que: “Este cocainómano del que usted está hablando nunca perdió nada en los ocho años que trabajó para el señor Guzmán”.

Para el jueves está programada la continuación del interrogatorio de la defensa.

Aún se espera una decisión por parte del juez Brian Cogan ante la petición de la fiscalía para que sancione a la defensa por haber facilitado el uso de un celular a la esposa de Guzmán, Emma Coronel Aispuro, por medio del cual se habría comunicado con el acusado a través de mensajes de texto mientras estaban en la corte en la que avanza el juicio. Voa