Petro presidente por un mejor futuro en Colombia

Petro presidente por un mejor futuro en Colombia

Sergio Angulo, MD-PhD

Colombia ha salido de un conflicto de 50 años y la tarea para cambiar el rumbo depende de lo que haga en este momento. Después de la guerra, quedó claro que el mayor mal de Colombia es la Corrupción. Su sed insaciable no solo pone en peligro la vida de los ciudadanos al tocar recursos como la salud o la infraestructura (Puente Chirajara, Hidroituango), sino además ha hecho de Colombia uno de los países con baja educación y una alta exclusión social.

Colombia requiere transformaciones urgentes para ayudar a sacar al 26.9% de conciudadanos de la pobreza absoluta. Adicionalmente, tenemos un vasto legado de recursos naturales (Páramos , etc.) pero se requiere que su aprovechamiento se desarrolle de forma sostenible. Necesitamos que la Colombia invierta en la ciencia y tecnología, para que podamos ser capaces de crear y vender innovación.

Todos sentimos un orgullo tremendo al ver como el Dr. LLinás ha llegado a lo más alto en el campo de las neurociencias, pero esto no hubiera sido posible si él hubiera desarrollado su trabajo en Colombia. Tenemos un gran capital humano que se encuentra por todo el mundo. Miles de científicos, académicos, artistas, deportistas, emprendedores salieron en busca de mejores oportunidades. ¿Qué sería de Colombia si regresaran todos ellos?, ¿Cuántos Dr. Llinás pueden estar en Colombia pero su potencial no se puede desarrollar? Para la estabilidad del futuro de Colombia necesitamos la estabilidad del fin del conflicto armado y una inversión social para asegurar una verdadera paz, ésta que logra evitar que la pobreza sea el germen de la próxima guerra.

Uno de los mayores miedos del votante en nuestra región es que Colombia se vuelva Venezuela. Tiene razón en que la situación del vecino país es caótica, donde la economía ligada a la producción del petróleo con una muy débil industria nacional ha socavado el bienestar de muchos venezolanos. Y para muchos las ideas de Petro suelen ser sinónimos de esta trágica receta. Pero las propuestas de Petro distan de seguir este camino, y él ya ha criticado tanto el modelo económico como la pobre democracia venezolana. El diagnóstico de Petro de Colombia es de una sociedad postguerra, un escenario similar (aunque guardando proporciones) a la ocurrida en Europa después de la segunda guerra mundial.

Alemania Occidental se embarcó en un proyecto al que llamó la Economía Social de Mercado —Capitalismo del Rin, que retoma las ideas del capitalismo (libre mercado) pero sumándole a ello un componente de políticas sociales para proteger a aquellos fuera del sistema de producción. Estas medidas incluyen: pensión, seguro de salud universal, seguro de desempleo, y educación.  A esta teoría económica se le ha sumado conceptos como el uso sostenido de recursos naturales. Hoy en día, Alemania es la cuarta economía del mundo, es indudablemente una de las naciones líderes en ciencia y tecnología, y tiene una fuerte industria pública y privada. Nadie duda en estos momentos que Alemania es capitalista, pero muy poco se habla en Colombia del éxito de implementar un capitalismo con enfoque social.

A Colombia la han dirigido siempre los mismos partidos y los problemas estructurales siguen siendo iguales. La alcaldía de Petro en Bogotá fue transparente y disminuyó sus índices de pobreza. El programa de la Colombia Humana nos dará la dirección correcta para ser una potencia global.

468