Perspectiva económica en el tema migratorio

Perspectiva económica en el tema migratorio

A lo largo de la historia de los Estados Unidos (EEUU), los inmigrantes siempre han sido vistos como una amenaza, problema, y carga. Muchos estadounidenses creen que los inmigrantes impactan negativamente al país. Grupos anti-inmigrantes y políticos argumentan que los inmigrantes  roban los trabajos a los ciudadanos norteamericanos, deprimen los salarios, agotan los recursos públicos, no pagan impuestos, cometen actos criminales y no quieren asimilarse a la cultura estadounidense. Esto ha provocado que los legisladores apliquen fuertes restricciones a las políticas de inmigración creando a la vez una reacción pública polémica.

Sin embargo, los inmigrantes realizan grandes contribuciones a la economía de los Estados Unidos. Los empleos que muchos de ellos toman se perciben como peligrosos, sucios y de bajo nivel. En su mayor parte, los ciudadanos nativos no están realmente interesados en estos puestos de trabajo, ya que no ofrecen salarios o beneficios imperantes. Pero, por el contrario, debido a su necesidad de vivienda, alimentos, transporte, entre otras necesidades personales, los inmigrantes crean empleos, abren nuevos negocios y mercados.

Un informe realizado en el 2015 por el organismo Multicultural Economy señala que los mexicanos en EE. UU. tienen una capacidad de consumo de aproximadamente $1 billón de dólares al año. Un informe realizado por el Current Population Survey en el 2014 indica que los campos agrícolas y la mayor parte del suministro de alimentos dependen en gran medida de la fuerza laboral mexicana. El centro de Investigación Pew y el Current Population Survey señalaron también que los mexicanos agregan vitalidad a la economía norteamericana, ya que dos tercios de la población de origen mexicano pertenecen a la fuerza laboral en EE. UU. Otros estudios revelan que para el 2050, los mexicanos serán el mayor grupo inmigrante del país, contribuyendo aún más al plan de pensiones del gobierno americano.

Tienda mexicana en East Harlem.

Tiendas mexicanas en East Harlem, Manhattan.

El Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca reveló en un informe de 2007  que la actividad económica que generan los inmigrantes eleva el GDP de EE. UU. por $37 mil millones por año. Los inmigrantes han demostrado una mayor capacidad empresarial que los ciudadanos estadounidenses. Es por eso por lo que las contribuciones de los inmigrantes se pueden apreciar en todas partes: la comida, la cultura, las artes, y otras áreas. El National Immigration Forum y el Cato Institute también reportaron que los inmigrantes pagan un promedio de $162 mil millones en impuestos federales, estatales, y locales. Otro proyecto emprendido por el Consejo Nacional de investigación afirmó que el inmigrante paga un promedio de casi $1.800 dólares más en impuestos de los que él o ella cuesta en beneficios públicos al Estado.

El espíritu emprendedor de los inmigrantes se ha convertido en una fuerza motriz significativa en la economía y la vida social de los Estados Unidos. A pesar de que los ciudadanos nativos pueden diferir con las costumbres de los inmigrantes, la diversidad cultural de los inmigrantes contribuye altamente al bien común de la economía estadounidense.

Link: https://myfaith68.wordpress.com/2018/01/19/mi-perspectiva-economica-en-el-tema-migratorio/

1 Comentario

Deja un comentario

  1. Excelente, lo que están realizando y aportando los Inmigrantes Latinos, también hay que reconocer que a U.S.A., llegan inmigrantes que cometen actos indebidos, dada su poca cultura y desconocimiento de la vida misma del Ameicano.

    Responder