Pelea de presidentes Trump y Peña le cuesta al continente americano

Pelea de presidentes Trump y Peña le cuesta al continente americano

En un intercambio de tuits, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, canceló su visita a Washington prevista para la próxima semana luego que Donald Trump advirtió que si México no está dispuesto a pagar por el muro, “sería mejor cancelar nuestra próxima reunión”.

Los dos mandatarios estaban supuestos reunirse el martes 31 de enero para discutir las relaciones entre ambas naciones y replantearse el Acuerdo de Libre Comercio de Norteamérica en el que también participa Canadá.

Precisamente, Trump utilizó su cuenta de Twitter el jueves por la mañana para quejarse sobre el comercio con su vecino del sur. “EE.UU. tiene un déficit de 60 mil millones de dólares con México. Ha sido un acuerdo que favorece solo a un lado desde el comienzo del NAFTA con una cantidad masiva de empleos y compañías perdidas”, escribió.

“Si México no tiene la voluntad de pagar por el muro tan necesario, entonces sería mejor cancelar la reunión venidera”, añadió en un segundo tuit.

Peña Nieto, que estaba presionado por la opinión pública para cancelar la reunión, reiteró el jueves que México continuará con la”voluntad de trabajar con los Estados Unidos para lograr acuerdos en favor de ambas naciones”.

El miércoles por la noche el presidente mexicano “lamentó y reprobó” la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro “que lejos de unirnos nos divide”.

“México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez: México no pagará ningún muro”, afirmó.

“México ofrece y exige respeto como la nación plenamente soberana que somos”, agregó.

En una entrevista otorgada a ABC News antes de firmar las órdenes ejecutivas relacionadas con el muro y la inmigración, Trump remarcó en que aunque Peña Nieto diga que no, México va a terminar pagando el muro.

“Él tiene que decir eso, pero te digo, va a haber un pago. Será en una forma, tal vez una forma complicada… pero se nos devolverá lo que desembolsemos por el muro”, dijo el presidente al presentador de ABC News, David Muir.

Para mientras, Trump ha tenido que solicitar al Congreso que financie la construcción del muro fronterizo.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijo desde un retiro republicano en Filadelfia, que se espera que el muro cueste entre 12 y 15 mil millones de dólares, y aunque añadirá al deficit presupuestario del país, el Congreso está dispuesto a financiarlo.

“Nosotros tenemos previsto afrontar ese gasto”, dijo McConnell sin querer valorar si vale la pena o no entrar en conflicto con México por el pago de la obra. Voa

Remesas a Mexico

Más impuesto a mexicano para ‘pagar por el muro’

Funcionarios de la administración Trump aclaran que la propuesta de aplicar un arancel a las importaciones mexicanas es una de “un buffet de opciones”.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que la propuesta de aplicar un impuesto del 20% a las importaciones de México es tan solo una de varias opciones que se discuten para pagar el muro en la frontera sur.

Spicer indicó que el presidente Donald Trump aún no toma una decisión final sobre la manera en que Estados Unidos recuperaría los gastos del muro fronterizo que propuso.

Spicer había dicho horas antes que Trump quería aplicar un arancel del 20% a todas las importaciones provenientes de México y pronóstico que ese gravamen generaría unos 10.000 millones de dólares al año.

En declaraciones a los reporteros a bordo del avión presidencial, el vocero de la Casa Blanca dijo que Trump había discutido el plan con líderes del Congreso y que quería incluir la medida en un paquete de reforma fiscal integral.

Pero el jefe de gabinete de Trump, Reince Priebus, señaló posteriormente que el gobierno tiene “un buffet de opciones” para pagar el muro.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, que formula la política impositiva dijo el jueves que no cree que el presidente Donald Trump esté sugiriendo que el costo del muro que quiere construir en la frontera con México provendrá únicamente de aranceles que se impondrían a las importaciones del país latinoamericano.

“No creo que estén apuntando a un solo país”, dijo el legislador Kevin Brady, cuyo panel está preparando la reforma de la ley tributaria.

En declaraciones a Fox News, Brady afirmó: “Lo que he escuchado hoy de este presidente es que ellos van a nivelar el campo de juego para las importaciones de todo el mundo y nivelarla con los productos estadounidenses aquí en el país, a la misma tasa”. Voa

Remesas a Latinoamerica

Alcalde de Miami: ‘No seremos ciudad santuario de inmigrantes’

El presidente Donald Trump felicitó en Twitter la decisión del alcalde republicano Carlos Giménez

El alcalde de Miami-Dade en Florida, Carlos Giménez, eliminó el jueves la posición del condado como “santuario” para inmigrantes, ordenando a las cárceles cumplir con las solicitudes federales de detención de inmigrantes, informó el diario Miami Herald.

Giménez tomó la decisión por temor a que su condado deje de recibir millones de dólares por desafiar a las autoridades de inmigración, dice el diario.

El presidente Donald Trump, que el miércoles firmó una orden ejecutiva en la que amenazó con recortar los subsidios federales a los condados y ciudades que no cooperen plenamente con la Policía de Inmigración y Aduanas, elogió la decisión del alcalde Giménez en su cuenta de Twitter, horas más tarde.

“Alcalde Miami-Dade anula política de santuario. Decisión correcta. Fuerte!”, tuiteó Trump, vinculando el mensaje con el link de la noticia.

Según el Miami Herald, desde el 2013, el condado se ha negado a detener indefinidamente a presos que están en el país ilegalmente y que son buscados por ICE, porque el gobierno federal no reembolsa completamente al condado por el gasto.

El diario aclara que Miami-Dade nunca se declaró “ciudad santuario”, y se ha resistido a que lo designen de esa manera desde el Departamento de Justicia incluyó al condado como un lugar santuario en un reporte en mayo de 2016.

Añade que, anticipando que Trump iba a tomar medidas severas contra lugares santuarios, el condado le pidió a las autoridades federales que reconsideran esa designación, pero todavía no se ha emitido una decisión al respecto.

“El Condado Miami-Dade cumple con las leyes federales e intenta cooperar completamente con el gobierno federal”, escribió Giménez, un republicano que asistió a la toma de posesión de Trump la semana pasada pero que votó por Hillary Clinton para la presidencia.

El alcalde prometió asociarse con la Junta de los Comisionados del Condado “para abordar cualquier tema necesario para cumplir esta orden”. Pero resulta que la comisionada del condado Sally Heyman es una demócrata, quien patrocinó la medida en 2013 que ordenó a Miami no llevar a cabo detenciones de inmigrantes cuyos gastos el gobierno federal no pagara, relata el artículo del Herald.

Según el diario, Heyman dijo que ya está trabajando en una propuesta para cambiar la posición del condado para que Miami-Dade no sea objeto de recortes de fondos federales.

“Es una situación terrible”, dijo Heyman, quien se reunió con las autoridades federales en Washington en diciembre, y a principios de este mes en Miami, para tratar a aclarar la postura de Miami-Dade.

Según cita el Herald, las autoridades de inmigración federales dijeron que ahora tienen suficientes instalaciones para albergar a los detenidos, de manera que podrían recogerlos de las cárceles locales en 48 horas, en vez de obligar al condado a cubrir los gastos de una detención prolongada. Voa

468