Oigo cantar a Latinoamérica

Oigo cantar a Latinoamérica

JCMalone01@aol.com

Vivimos momentos tan espectaculares, mágicos y poéticos en la historia latinoamericana, que me evocan el título de un poema del inmenso Walt Whitman: ‘Cosmos, hijo de Manhattan’. Hoy entiendo a Whitman cuando escribió “Oigo Cantar a América”, porque oigo cantar a la primavera latinoamericana.

Un canto tan poderoso que más bien es un grito que, como los gritos que derribaron los Muros de Jericó, derrumban dinastías que se asumían “blindadas”.

Oigo cantar a Nicaragua, dice que no tolerará ni un día más que un grupúsculo de ladrones y farsantes oportunistas secuestren sus instituciones imponiendo una “dictadura democrática”.

Ese canto nica tiene extremadamente nervioso a Daniel Ortega.

Oigo cantar a Guatemala, dice que no tolerará que un ladrón continúe enriqueciéndose mientras multiplica la pobreza.

Ese canto destituyó y encarceló al presidente Otto López de Molina y obliga a su sucesor a actuar con mucha cautela para evitar igual suerte.

Oigo cantar al Perú, hastiado de políticos ladrones que con dinero robado construyen liderazgos falsificados con votos comprados.

El canto peruano demandó y obtuvo la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski, por sobornar legisladores. Ahora los políticos peruanos usan tanta cautela como si caminaran sobre cáscaras de huevos.

Oigo cantar al Brasil, que rechazó la propaganda del fin de la pobreza, también a todos los políticos y empresarios corruptos.

Ese canto carioca trancó al empresario Marcelo Odebrecht por sobornar políticos, y al ex presidente Lula Da Silva por corrupción, también destituyó a la presidenta Dilma Rousseff.

El canto de la primavera Latinoamericana es parte de un canto universal que trae impensables cabios políticos, que convierte en realidad lo que creíamos imposible.

Después que Donald Trump derrotó al estamento político estadounidense, lo único seguro es que nadie está seguro de nada, la incipiente primavera latinoamericana traerá cambios indetenibles, arrolladores.

468

Deja un comentario