Obrero salvadoreño muere en accidente de trabajo y su esposa busca ayuda

Obrero salvadoreño muere en accidente de trabajo y su esposa busca ayuda

Por Dámaso González

A Sandra Ramos le cuesta trabajo entender aún lo sucedido. Siente que falta alguien en su casa y que pronto llegará. Feather, una paloma que recogió su esposo de la calle, es el único aliciente para llenar el vacío que se apoderó de su hogar.

“Desde que murió mi esposo la paloma ha estado un poco inquieta. Ella lo extraña mucho, pues cada vez que venía mi esposo la agarraba y se acurrucaba con ella”, dijo Sandra.

Sandra con la paloma Feather en su apartamento de Queens. Foto Dámaso González

Sandra con la paloma Feather en su apartamento de Queens. Foto Dámaso González

Han pasado varias semanas desde que Alessandro Ramos, de 43 años, perdió la vida, luego que una enorme viga se desenganchara de la grúa y le cayó encima. Una tragedia familiar.

La historia de los Ramos se asemeja a la de miles de inmigrantes que llegan a los Estados Unidos en busca del llamado Sueño Americano.

“Nosotros somos originarios de Sunza, en el departamento de Sonsonate, en El Salvador”, dijo la madre de 35 años de edad. “Nos venimos a este país para buscar un mejor porvenir para nuestros hijos”.

Alessandro inició la travesía en 2005 y luego trajo a su esposa. Después trajeron a sus dos hijas que ahora estudian en las escuelas públicas. La tercera hija tiene cinco añitos y nació en los Estados Unidos.

Tras la muerte de su marido, Sandra sobrevive sin su esposo que era el único sustento de la familia. “El trabajaba de lunes a viernes algo así como 40 horas, era una persona responsable y quería lo mejor para su familia”, dijo Sandra. Compartían en familia e iban a la iglesia cristiana.

“Yo le pido a Dios que me de fuerza para poder enfrentar esta situación, que me ilumine para poder sacar adelante a mis hijas adelante”, añadió Sandra, quien debe enterrar a su esposo, cuya familia quiere venir a Nueva York,

Sobre el accidente, Sandra desconoce los detalles de lo sucedido el pasado 23 de noviembre en el sitio marcado con el 81-10 de la calle 134, en Briarwood, Queens. “No tengo nada de información y ni siquiera he tenido la oportunidad de ver el cuerpo de mi esposo”, dijo Sandra.

Departamento de Edificios (DOB) indicó en un reporte que una falla en la grúa pudo haber causado que la enorme viga se desprendiera y cayera sobre el obrero.

DESTACADO:

Un informe del Consejo de Trabajadores de la Construcción de Nueva York señala que en los últimos dos años al menos 28 personas han perdido la vida en zonas de construcción, la mayoría sin representación sindical.

468