Presidente Trump y Venezuela toman atención en la ONU

Presidente Trump y Venezuela toman atención en la ONU

El primer día debate en la Asamblea General de las Naciones estuvo protagonizado por una multitud de asuntos entre los que destacan el multilateralismo, la democracia, el patriotismo, el libre comercio, el proteccionismo, el cambio climático y, en la región de las Américas, la situación que plantean los migrantes y refugiados venezolanos.

Como es tradición, el presidente brasileño, Michel Temer, fue el primero de los mandatarios mundiales en tomar la palabra en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Pese a la gran incertidumbre política en Brasil por la denuncia de corrupción presentada en su contra, el discurso de Temer destacó la recuperación del país.

Otro latinoamericano en dar su discurso el primer día fue el presidente presidente Lenín Moreno, de Ecuador, quien se dirigió a la Asamblea General y recalcó varios temas prioritarios para su país y la región tales como los derechos de los discapacitados, la atención a los migrantes y refugiados, el narcotráfico, el medio ambiente y el fortalecimiento de la ONU.

Luego, después de hacer una entrada tarde, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, rechazaba lo que definió como la “ideología del globalismo” y dijo que su país abraza el patriotismo.

“Rechazamos la ideología del globalismo, y abrazamos la doctrina del patriotismo. En todo el mundo, las naciones responsables deben defender las amenazas contra su soberanía no sólo de la gobernanza global, sino contra otras nuevas formas de coerción y dominación”, recalcó.

Al mismo tiempo, reiteró el compromiso de Estados Unidos de hacer de las Naciones Unidas más efectivas y responsables.

Risas en la ONU

Un momento que sin duda marcó el inicio de esta Asamblea General fue cuando el Donald Trump provocó risas cuando habló ante los líderes mundiales sin ser esa su intención.

Cuando comenzó su discurso en la asamblea, Trump enfatizaba los logros de Estados Unidos bajo su mandato. Dijo que la economía estadounidense estaba “en un auge nunca visto” y que su gobierno ha logrado más en menos de dos años que casi cualquier otro gobierno.

Sus palabras provocaron risas entre los jefes de Estado y otros delegados congregados en la audiencia.

Trump, quien ha dicho que la falta de liderazgo de sus predecesores hizo que otros países “se rieran” de Estados Unidos, pareció sorprenderse y agregó: “No esperaba esta reacción, pero está bien”.

Posteriormente, cuando salía de la sede de la ONU, Trump dijo a los reporteros que su intención había sido hacer reír a los presentes.

“Fue increíble, bueno, fue para hacerlos reír un poco, así que fue genial”, afirmó Trump.

Venezuela

Venezuela y la situación que afronta los miles de personas que cruzan la frontera fue también objeto de atención por parte de Brasil, Ecuador, Estados Unidos, Argentina, Perú y Paraguay.

Los mandatarios latinoamericanos, en tanto, pintaron un panorama preocupante.

El ecuatoriano Moreno expresó que su país recibe unos 6.000 venezolanos diariamente. “Mujeres embarazados y niños. Los niños llegan con sarampión, con difteria, con poliomielitis”.

El peruano Martín Vizcarra condenó “la ruptura del orden constitucional”, diciendo que las elecciones del 20 de mayo “carecieron de las garantías mínimas de un proceso electoral libre, justo, transparente y democrático”.

“Más de un millón de venezolanos dejaron su país en busca de nuevas condiciones de vida”, señaló el brasileño Michel Temer. “Brasil recibió a todos los que llegaron, decenas de miles, y procuramos dar toda asistencia”.

Agregó que la solución al éxodo venezolano “vendrá cuando Venezuela encuentre el camino del desarrollo”.

“Hago un llamado a Venezuela para que reconozca la crisis humanitaria para así poder desplegar la cooperación internacional que atienda las fuertes carencias sanitarias y alimentarias de los desplazados”, manifestó el presidente argentino Mauricio Macri. “Somos parte de una respuesta regional y amplia que busca mitigar las dificultades de millones de venezolanos tras el éxodo de su país, recibiéndolos e integrándolos en la sociedad”.

EE.UU anunció nuevas sanciones contra la primera dama, vicepresidenta, y ministros del país; mientras Argentina y Perú dijeron que llevarían el caso a la Corte Penal Internacional.

Más allá del multilateralismo

En otras intervenciones se abordaron otros asuntos. La consolidación de la democracia fue la apuesta de Lenín Moreno, el presidente de Ecuador; la lucha por la corrupción, la de su homólogo peruano, Martín Vizcarra Cornejo, y el desarrollo de una política sobre los recursos para el Atlántico Sur fue la del presidente argentino, Mauricio Macri; y el paraguayo, Mario Abdo Benitez, defendió abiertamente a las Naciones Unidas y pidió su refuerzo. Además, planteó que la pobreza no es un problema económico, sino humano. Voa

468

Deja un comentario