México vence a Alemania y Brasil nada en Copa Mundo 2018

México vence a Alemania y Brasil nada en Copa Mundo 2018

Alemania, que hace cuatro años se proclamó por cuarta vez campeona del mundo de fútbol, arrancó la defensa del título en el Mundial de Rusia con una inesperada derrota ante la selección de México, que protagonizó la gran sorpresa del torneo merced a un gol de su estrella emergente, el ‘Chucky’ Lozano.

México ganó por primera vez en la historia al equipo que más veces ha llegado a semifinales (13) y cuyos títulos sólo supera Brasil, con récord de partidos (107) y goles (224). Echando por tierra, con un magistral planteamiento de su técnico, Juan Carlos Osorio, la que hubiera sido la octava victoria consecutiva de la ‘Mannschaft’ en un primer partido mundialista.

La entrada en el lateral izquierdo de Marvin Plattenhardt por Jonas Hector —al que le sobrevino una gripe antes del encuentro— fue la gran sorpresa en el once inicial de Joachim Löw, que no prescindió de Mesut Özil a pesar de las controversias extradeportivas vinculadas a su foto con Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, el país de sus ancestros.

El colombiano Osorio -gran amante de las rotaciones- incluyó de salida al polivalente Miguel Layún, esta vez por la derecha del ataque, con un magistral Carlos Vela de enganche, por delante del efectivo pivote Herrera-Guardado, con Lozano por la izquierda y ‘Chicharito’ en punta. El ‘Profesor’, tan criticado desde algunos sectores como querido por sus jugadores, insistió en la prevalencia del “amor a ganar sobre el miedo a perder”, tal y como respondió en la víspera, durante su conferencia de prensa. Y le planteó un partido de tú a tú a la cuádruple campeona del mundo.

La primera mitad fue trepidante. México ya avisó en el segundo minuto, con una ocasión clara de Lozano —que se ‘salió’ en Holanda, donde ganó la liga con el PSV— a pase de Vela, gran creativo del ‘Tri’ en el Luzhniki. Alemania insistía por banda derecha, merced a Joshua Kimmich, pero los intentos de su no menos emergente delantero Timo Werner y del madridista Toni Kroos, que porta galones en la ‘Mannschaft’, siempre encontraron segura respuesta de la ordenada defensa mexicana y de su guardameta, Guillermo Ochoa.

La elaboración germana era la antesala del contraataque mexicano; y Alemania se enteró pronto por qué a Lozano lo apodan ‘Chucky’. El veloz atacante aprovechó un servicio al hueco del ‘Chicharito’ Hernández para hacerle un endiablado recorte a Mats Hummels y abrir el marcador, a diez minutos para el descanso, al que se llegó entre ‘olés’ de la afición mexicana y tras una falta al larguero de Kroos que tocó con la punta de los dedos Ochoa.

A Alemania no le quedaba otra que adelantarse en la reanudación, en la que pronto México no amplió su ventaja porque el servicio de ‘Chicharito’ no le llegó bien a Vela, reemplazado poco después por Edson Alvarez. Igualmente, Löw sacó del campo a Khedira y dio entrada a Marco Reus. Los germanos seguían tejiendo, cuando, ya con ‘Chucky’ fuera del terreno, el iraní Faghani no vio un posible penalti sobre ‘Chicharito’.

No importaba. Era el gran día de México. Si no el más importante, desde luego el más sonado de toda su historia. Osorio dio entrada a Rafa Márquez, que aportó la serenidad suficiente, en su quinto Mundial, por delante de la defensa. El ‘Kaiser de Michoacán’ le puso un balón de oro al infatigable Layún, que lo volvió a intentar poco después en otro disparo que se fue por poco y que hubiera matado definitivamente el partido. No hizo falta, Alemania —a la que el ‘Tri’ derrotó por primera vez en un Mundial— atacaba a la desesperada. Y chocaba una y otra vez con el genial planteamiento del técnico colombiano. En la grada se cantó el ‘Cielito Lindo’, los germanos acabaron llorando y el discutido Osorio entró en la historia de México. 20 Minutos

Brasil no convence

Sólo faltaba la sorpresa de Brasil para cerrar un domingo loco, de esos que arruinan a las casas de apuestas si algún atrevido se anima a apostar por el empate de Suiza ante la pentacampeona unido a la derrota de la campeona Alemania.Pero pasó, empató la selección helvética ante una selección que sufrió la falta de ritmo de Neymar. La canarinha apostó por los ‘Beatles do jogo bonito’, los cuatro diablos que Tite ha decidido jueguen arriba, pero para que Gabriel Jesús y Willian funcionen necesitan que Neymar esté bien. El cuarto hombre, Coutinho fue el que más destacó, con un golazo espectacular desde fuera del área de rosca.

No se escondió Neymar, recibió más faltas que el resto de su equipo al completo, pero está lejos de su mejor forma física, necesita ganar confianza. Y Brasil depende demasiado del estado anímico y físico del crack.

Salía el ‘cuarteto mágico’ Brasil al campo con la consigna del seleccionador de que tuvieran muchísima movilidad, que intercambiaran posiciones, que no dejaran que la defensa suiza pudiera fijarlos. Neymar empezaba algo incómodo, muy marcado, dejando detalles de calidad pero sin chispa. Le falta ritmo a Neymar y las altas temperaturas – 25 grados al inicio del partido sumando a una humedad infernal- tampoco le ayudaba.

Suiza tuvo la primera ocasión del partido en el minuto 3 en un desajuste de la defensa brasileña con un remate de Dzemali que se marchó alto. Suficiente para que Brasil despertase y decidiera que la banda izquierda sería la que crease más peligro. Paulinho, tras una combinación con Coutinho y Neymar, tenía la primera oportunidad de Brasil para adelantarse en el marcador, pero tuvo que esperar al minuto 20 para que Coutinho firmase un golazo brutal.

El partido se fue apagando, parecía la canarinha querer reservar fuerzas, caía en el ritmo de Neymar e incluso Alisson se permitía la frivolidad de jugar con el pie ante la presión de Seferovic sin ponerse nervioso.

El descanso no sirvió para que Brasil pusiera más velocidad a su fútbol y Suiza sorprendió de la única forma posible; botó un córner que Zuber remató de cabeza antes de empujar a Miranda. Los brasileños reclamaron el VAR pero no hubo revisión de la jugada.

Tite decidió sentar a Casemiro y que entrase Fernandinho para darle más intensidad al ataque de Brasil. Necesitaba que los cuatro de arriba se activasen, especialmente Gabriel Jesús, al que le pesaba el debut.Un remate de Neymar con poco ángulo que se fue directamente fuera era la única aportación del brasileño que eso sí. Tite sentó a Paulinho para que Renato Augusto llevase a la selección aún más arriba y Coutinho tuvo una ocasión de oro tras una asistencia de Neymar en el área pequeña que controló con el pecho pero el golpeó se marchó ligeramente desviado.

Suiza paraba a Neymar con faltas o agarrones – la mejor producción de Ney fue provocar tarjetas-, Marcelo buscaba ser protagonista y acumulaba error tras error, Neymar probaba un lanzamiento desde fuera del área y entraba Firmino por Gabriel Jesús buscando el gol. Muy activo Firmino tardó un minuto en fabricar la primera ocasión, estaba volcado Brasil buscando el gol que rompiera el empate, entraba Neymar de cabeza pero le faltaba ese plus necesario para marcar.

Otro cabezazo de Roberto Firmino y el remate de Miranda posterior desesperaba a Brasil que no era capaz de romper el empate.  Mundo Deportivo

468

Deja un comentario