México gana, pero no pueden cantar victoria en Copa Mundo

México gana, pero no pueden cantar victoria en Copa Mundo

Antes de iniciar la copa mundial Rusia’18 el técnico de Alemania Joakim Low respondió a la pregunta acerca de cuáles eran las expectativas de la seleccion Teutona. La respuesta fue lapidaria, escueta y a la vez difícil de comprender: “Nuestro objetivo no está fijado en ganar este mundial, nos preparamos para el próximo, las expectativas a las que usted se refiere es porque somos Alemania, siempre candidatos. Ni dioses, ni inefables; solo disciplinados, y comprometidos con la competencia”.

México sale a jugarle al campeón del mundo dejando hasta la piel en cada pelota disputada. Resulta bien el planteo del entrenador Osorio y la prensa comienza a decir que están para “cosas más grandes”. ¿Pensarán poner una cadena de venta de “tacos” masivamente al estilo McDonald? Se ganó y punto. Hay más partidos.

A guardar recaudo porque jugaron contra un grande, integrado por viejos cansados con mucho rodaje y un título de campeón que deben defender. Hay que ver con el transcurso de los partidos si los alemanes son más inteligentes que los aztecas, entregándoles el primer lugar del grupo. Así, en segunda fase, van contra el segundo del grupo E. Todo indica que puede ser Brasil o Suiza. Dos equipos que meten fuerte en el medio campo.

México tiene grandes falencias en esa zona del terreno de juego y el Memo Ochoa es un colador (contra Alemania la pelota no entró)  porque los tiros a portería fueron sin puntería o al cuerpo del arquero. Esperemos que exijan al arquero más goleado del fútbol Español.

Tengamos en cuenta que gran parte del encuentro la pelota viajaba largas distancias y muchas veces por el aire. Esto habla que no hubo pelea en el medio. Quiero ver a México cuando lo apreten en media cancha para ver la reacción de los interiores.

Veremos hasta dónde llega el vuelo futbolístico de un técnico que hasta ayer era deshecho a girones por la prensa. A propósito, la gente en general predice los candidatos para ganar este mundial de manera sistemática.

Esta resultante se debe a la repetición “como loros” de lo que dicen los periodistas. En rigor de verdad muchos hablan por estar en los medios, pero de fútbol no saben nada. En estos eventos los canales de televisión contratan exjugadores, que opinan acerca de instancias y circunstancias del juego. Es decir, no hablan de más porque saben lo que dicen por el hecho de haberlo vivido en primera persona.

La candidata a ganar era Hillary Clinton, y ganó Trump. Dijeron que Islandia era el débil del grupo; cuando en realidad clasificó directo al mundial, al tiempo que mando a Croacia al repechaje con Grecia. Una clara muestra de lo que es informar sin conocimiento de la materia.

Messi falló el penal y los reporteros dicen que esta ‘bajoneado’. Es humano, puede fallar; no es un Dios. Si la Pulga sale al próximo encuentro con toda la furia y contagia al equipo para seguir avanzando en la copa. El empate de Brasil alivia a la Argentina; engrandece a España y le da esperanza al campeón de la última Eurocopa (Ronaltugal).

Una vez hubo un periodista que pronunció una frase de la que todos comen: “La dinámica de lo impensado”. Entonces, si acatamos esta aseveración “hecha ley”, debemos decir: dejemos que sucedan los encuentros de grupos y una vez que tengamos a los 16 equipos en la siguiente fase, recién allí comenzara el Mundial. Los que creaban y adoraban falsas deidades eran los romanos, griegos y civilizaciones de la antigüedad. Hasta que apareció Jesús y hubo quien no lo comprendió.

468