¿Mexicanos conformistas?

¿Mexicanos conformistas?

A los mexicanos se les conoce por ser trabajadores, sociales y creativos. Pero también, se conoce a la comunidad por ser conformista, individualista y envidiosa.

Más de 11 millones de mexicanos que nacieron en México y que buscaron una mejor calidad de vida en Estados Unidos, solo el 15% lo logró, de acuerdo con el Informe de la Sociedad de las Américas en 2014.

Son pocos los que sacrifican horas de descanso, dinero y sobre todo a la familia. Una vez dado el primer paso, continuar y permanecer, es lo complicado.

En algunos casos el conformismo se centra en solo tener un empleo con un sueldo seguro sin mirar en lo que vendrá a futuro. Otros, con largas jornadas laborales, sueldos mal pagados, sin vacaciones, abusos físicos y verbales. Con la constante amenaza de ser deportados.

Podría asegurar que existe una queja constante de todo y de todos. Comenzando desde el sistema político de quien nos encabeza hasta lo difícil que es vivir en la Unión Americana.

La pregunta es ¿qué hemos hecho para mejorar las cosas?, dos terceras partes de los connacionales, que tienen residencia, no se quieren naturalizar porque están conformes con los beneficios que disfrutan. Uno de ellos, poder visitar México.

Si los residentes se naturalizaran, ayudarían a otros mexicanos a salir adelante ya que cambiarían las cosas en el ámbito político, económico y social. Sin embargo, el beneficio personal es mayor que el trabajo en equipo. Una cultura individualista, competitiva, “mala leche” como vulgarmente se dice.

Perdura la queja sin asistir a marchas para exigir nuestros derechos. No ejercer el voto porque no hay confianza en el cambio y no apoyamos al compañero porque a nosotros nadie nos ayudó. Pretextos muchos… acciones pocas. Abandonar a nuestros paisanos no es de mexicanos.

Es triste cerrar las puertas. Ver el egoísmo que consume la posibilidad de solidaridad. Aprendamos a ser unidos, confiar en nosotros mismos y en los demás. Digamos no a las divisiones, basta de pelear entre nosotros, trabajemos unidos. Ya basta de preguntar “¿para que?”, mejor, ¡Hagámoslo!

Un caso de constancia y dedicación, Cesar Garcia y su esposa Alma Soriano, quienes trabajaron por más de 15 años en las industrias de comida rápida y limpieza. Hoy su pequeño negocio, “Auténtico Mole Poblano Tuzantlan”, distribuye a más de 40 tiendas mexicanas en los condados del Bronx, Brooklyn, Queens y Yonkers.

“Al principio tuvimos que hacer muchos sacrificios como trabajar duro, ahorrar dinero, dormir pocas horas y saber emprender nuestro negocio. Esos sacrificios, son los que hoy nos permiten disfrutar más a nuestra familia, ayudar a la comunidad, dar empleo a otros paisanos y ponerle sabor a las fiestas o reuniones familiares de los mexicanos llevando el mejor Mole Poblano, un símbolo de identidad, unión y festejo,” dijo García

La mejor terapia es aceptar lo malo y bueno que somos…Y así como podemos ser complicados, conformistas, individualistas, envidiosos, chillones, vengativos y de muy baja autoestima. También ver que podemos balancear el talento, la pasión y la perseverancia. Somos sabiduría y coraje. Somos hermandad e igualdad. Somos guerreros y Ángeles de Paz. Tenemos sangre Azteca y Maya, somos descendientes de dos grandes culturas, somos hijos de una gran nación y como México no hay dos.

Nos toca liberarnos de la rutina, del conformismo, del individualismo. Busca emprender y ayuda a tu comunidad en Estados Unidos y México.

Así que ¡Vamos México!  Y que ¡Viva México! ¡Si Se Puede!

 

468