Mes de la mujer con latinas que hacen historia en NY

Mes de la mujer con latinas que hacen historia en NY

Tatiana Echeverry: “La clave es persistir”

A su 28 años, Tatiana Echeverry le sonríe a la vida, a carcajadas, aunque no siempre ha sido así. Cuando llegó de Latinoamérica a Queens, en 1999, le impresionó la iluminación de Nueva York, la amplitud de las autopistas y la cantidad de carros estacionados en la calle. “Pero lo más duro fue aprender inglés y hasta lloré en la escuela secundaria”, dijo Echeverry durante la sesión de fotografías.

Tatiana Echeverry con su sonrisa y el estetoscopia de doctora al cuello. Fotos John Caballero

Tatiana Echeverry con su sonrisa y el estetoscopia de doctora al cuello. Fotos John Caballero

Desde pequeña le encantaba la actuación y soñaba con ser bailarina. Por eso ingresó a la agrupación de baile Estampas Negras en donde aprendió a bailar mapalé, currulao y cumbia. “Así también mantuve mi cultura y raíces colombianas y aprendí a trabajar en equipo”, dijo esta mujer que nació en la ciudad de Manizales.

Echeverry también sentía pasión por el estudio y la ciencia. Siempre era de las primeras en la clase y por su dedicación obtuvo 60,000 dólares en becas para pagar el primer año de estudios de medicina en Cornell University.

“No entiendo por qué los latinos no aprovechan las becas y otras oportunidades que ofrece esta nación, inclusive siendo indocumentados”, dijo Echeverry. “Nos faltan mentores y ganas de salir adelante, porque a mí no me orientaron para hacer internados o mejorar mis relaciones. Todo lo aprendí en la universidad, con persistencia, porque esa es la clave del éxito”.

Luego de Cornell se fue a estudiar a la escuela de medicina de St. George, en la isla Granada. Se graduó en diciembre del año pasado y ahora está en el Hospital Elmhurst de Queens haciendo su residencia de cuatro años para luego especializarse en cirugía del cerebro. “Todavía me quedan muchos años, pero seguiré con paciencia”, dijo Echeverry, quien fue una soñadora, se casó y ahora vive a pocas cuadras del Hospital Elmhurst. “Quiero retribuirle a mi comunidad y ayudar a aliviar las disparidades en la salud médica que tanto afectan a la comunidad latina”.

El mensaje de esta doctora a los jóvenes latinos: “Tener perseverancia, tomarse el tiempo para hacer las cosas, seguir sin desfallecer, empujar y meterse en lo que le guste”.

Su opinión sobre el presidente Trump: “Fue nuestra culpa haber elegido a una persona incompetente y racista que no respeta a los nuevos inmigrantes”.

Javier Castaño

468