Mes de la Herencia Hispana: Un legado que hay que pelear

Mes de la Herencia Hispana: Un legado que hay que pelear

Por Natalia Rojas Rodríguez

El Mes de la Herencia Hispana se lleva a cabo del 15 de septiembre al 15 de octubre. Es un homenaje a la comunidad latinoamericana. Desde el año 1968, durante la presidencia de Lyndon Johnson, en Estados Unidos se viene conmemorando el Mes de la Herencia Hispana.

Los latinos somos la minoría más grande de este país. Nuestra cultura, folklore, música, comida y valores se sienten en cada rincón. Desde que se fundó San Agustín en 1565 por el español Pedro Menéndez de Avilés, la primer ciudad de origen europeo de los Estados Unidos, los latinos no hemos parado de contribuir a esta nación.

A partir del 15 de septiembre comienzan los aniversarios de independencia de Costa Rica, El salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. México, país con mayor número de latinos, también celebra su independencia el 16 de septiembre. ¡Orale!

Son innumerables los latinos que se han destacado en las artes, los deportes, la religión, el entretenimiento, la política y la cultura. Por ejemplo, en el área metropolitana de Nueva York en la política se destacan los congresistas Nydia Velázquez, José Serrano y Roberto Menéndez. En la actuación John Leguízamo, la escritora Julia Alvarez o la constructora Elizabeth Vélez. La lista es interminable, al igual que los héroes anónimos que cada día impulsan la comunidad latina y esta nación.

En la actualidad no hay en Estados Unidos una persona, latina o anglosajona, que supere el talento del escritor, productor y actor Lin-Manuel Miranda, creador de la obra de teatro Hamilton, un paradigma en la cultura estadounidense.

“La mayor herencia que nosotros como hispanos podemos dejar es la educación de nuestros hijos, pues son el futuro de la sociedad y nuestro compromiso como inmigrantes”, dijo Olga Barceló, residente de Queens.

La venta de verduras y frutas en la calle es común en los vecindarios latinos de Queens.

La venta de verduras y frutas en la calle es común en los vecindarios latinos de Queens.

Queens es el futuro de Nueva York y la presencia latina se siente en vecindarios como Astoria, Sunnyside, Jackson Heights, Elmhurst, Corona y Flushing. Un experimento social que nos obliga a interactuar con anglosajones, chinos, árabes y europeos y a entender religiones tan diversas como la musulmana o la judía.

En este condado hay restaurantes latinos de todas las nacionalidades para saborear la reina pepiada venezolana, el churrasco argentino, la caipirinha brasilera, el ceviche peruano, los tacos mexicanos, las pupulas salvadoreña, el mangú dominicano, la ropa vieja cubana y el arroz con gandules puertorriqueño.

“Creo que somos una comunidad con sensibilidad humana e influimos en la cultura dominante con tradición europea, un poco más fríos y más cerebrales y nosotros con arraigo familiar y calidad humana”, dijo Joyce Sánchez, artista que nació en Elmhurst.

De acuerdo al último Censo del 2010, Queens tiene 2.3 millones de habitantes y 613,750 son de origen latino: 102, 681 puertorriqueños, 98,512 ecuatorianos, 92,835 mexicanos, 88,061 dominicanos y 70,290 colombianos. El total de suramericanos en Queens asciende a 214,022 y el total de centroamericanos a 52,509.

Pero la escuelas está sobrepobladas y el costo de los arriendos, un promedio de 1,500 dólares al mes por un dormitorio, está estrangulando a las familias latinas. El desplazamiento o gentrification es rampante en este condado.

Leticia Pazmino, coordinadora del comité de vivienda de Make the Road New York (MRNY), dijo que “lamentablemente a la comunidad latina le falta informarse sobre sus derechos y sufre las consecuencias del desalojo de vivienda. Hay padres de familia con 3 y 4 hijos que no saben qué hacer para vivir tranquilos”.

En Long Islad City la construcción de edificios no para y los costos de la renta oscilan entre 3,000 y 5,000 dólares mensuales por apartamentos de un dormitorio. Todos los vecindarios que recorre el tren 7 siguen encareciendo, desde Astoria hasta Flushing. A la avenida Roosevelt están llegando las grandes tiendas por departamento y los gimnasios con aparatos sofisticados para bajar de peso.

El mundo moderno está llegando a Queens y eso significa que la comunidad latina debe luchar por preservar su legado que se refleja en murales callejeros, la música que sale de los autos, el olor de la comida y el idioma español.

 

468