Mes de la Herencia Hispana: ¿Luchar o celebrar?

Mes de la Herencia Hispana: ¿Luchar o celebrar?

La sensación política de este año, por primera vez, es una joven hispana, Alexandria Ocasio-Cortez, quien derrotó a las maquinarias políticas de el Bronx y Queens. Eso ocurre justamente medio siglo después de el presidente Lyndon B Johnson instituyera la “Semana de la Herencia Hispana” en 1968; y 30 años después de que el Presidente Ronald Reagan lo extendiera a un mes en 1988.

Hoy, según la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados, hay mas de 6,000 hispanos electos y designados en posiciones federales, estatales y municipales.

El mes de la Herencia Hispana discurre entre el 15 de septiembre y el 30 de octubre, durante el período, casi media Latinoamérica celebra su independencia. Desde México hasta Chile, pasando por toda Centroamérica, hay celebraciones de independencias. También se conmemora, unos celebran otros lamentan, la llegada de Cristóbal Colón al continente americano.

El triunfo de Ocasio-Cortez es el primer paso en un largo tramo que debemos caminar los hispanos neoyorquinos. Su triunfo  fue en Queens, el condado mas diverso  del planeta, eso muestra que los hispanos como portadores de todas las razas, podemos armar coaliciones multiétnicas.

Y debemos armarlas porque la situación de los Hispanos en Nueva York, donde somos la principal minoría étnica, es descorazonadoramente trágica.

Más de la mitad del 1.1 millón de estudiantes del sistema de educación pública neoyorquino, el mas grande y costoso del país, son hispanos mayormente dominicanos y puertorriqueños.

En la cúpula del Departamento de Educación que gasta $32 mil millones anuales, no hay ni un puertorriqueño, ni un dominicano tomando decisiones sobre la educación de nuestros hijos. Una camarilla de blancos, algunos negros y un par de mexicanos, toman las decisiones sobre como educar a los niños boricuas y dominicanos de Nueva York.

En éste mes de celebrar la “Herencia” es bueno que le pongamos atención a cuál será el futuro de nuestros niños, que son el futuro de esta gran ciudad.

Las aulas no tienen textos sobre la historia y la cultura boricua y dominicana, para que éstos niños sepan quienes son, de donde vienen y qué ejemplos pueden seguir. Eso debe cambiar cuanto antes, porque tenemos muchísimos educadores dominicanos y boricuas en la ciudad, pero fueron excluidos.

Más que una celebración, en este Mes de la Herencia Hispana debemos para alcanzar la proporcional cuota de poder que nos corresponde, en democracia representativa o participativa.

 

468

Deja un comentario