Mazda CX-9 representa la lucha entre David contra Goliat

Mazda CX-9  representa la lucha entre David contra Goliat

Por: Roger Rivero

En el complejo mundo de los SUV o utilitarios, Mazda juega bien el papel de David contra Goliat. Para poder golpear a gigantes como  Honda Pilot, Toyota Highlander, Dodge Durango o Ford Explorer, por solo mencionar algunos, rediseñó el CX-9 el pasado año y sorprendió.

Introducido en el 2007, nunca fue un SUV fuerte en números de venta para el fabricante. Dese su renovación el pasado año, la suerte del CX-9 ha mejorado, y merecido lo tiene Mazda. Usted reconocerá instantáneamente los faros delanteros aguzados, la parrilla poligonal, y las luces traseras ultra-delgadas. Su interior mejoró muchísimo. En la tercera fila de asientos dos adultos podrían viajar con cierta comodidad. El sistema de información y entretenimiento Mazda Connect está entre mis favoritos, por la extrema sencillez, funcionabilidad y habilidad de poder ser controlado a través de mandos colocados convenientemente justo tras la palanca de cambios, al estilo Audi.

Hay cuatro opciones de acabado para el CX-9, a las que se puede agregar AWD o tracción en todas las ruedas, aunque el más caro de los acabados lo incluye de forma estándar. El Mazda CX-9 Sport es el modelo base, con costo de $31,520 dólares. Le sigue el CX-9 Touring en los $35,970 y Grand Touring que sube a los $40,470.  En la cima de terminados se encuentra el Signature, que por $44,315, incluye detalles únicos como tapicería de cuero Nappa.

Mazda tiene una tarea difícil atrayendo a consumidores que estén a la búsqueda de un SUV de lujo de tres filas de asientos, pero los que tornen la mirada, posiblemente van a quedar sorprendidos. Así de bueno es este Mazda.

Más sobre carros en:  youtube.com/automotrizMagazine

468