Marisol Carrere es una cineasta comprometida

Marisol Carrere es una cineasta comprometida

Las mujeres latinas constituimos una gran fuerza laboral y familiar en Nueva York y somos parte del motor de Queens. Todas queremos crear una mejor comunidad para nuestros familiares y comunidad. Cuando se trata de nuestro desarrollo existen muchos diferentes caminos a seguir que nos llevan a la superación ya sea familiar o profesional. En mi caso, además de mi familia, otro de los ejes de mi vida es mi carrera.

Estudie cine en Hunter College de CUNY. Cuando empecé a ir a la universidad me di cuenta del poder que tienen los creadores de cine y televisión. La carrera de cine es muy competitiva y predominantemente masculina. Por eso entrevisté a Marisol Carrere, cineasta preocupada por temas sociales como el bullying o acoso escolar. Además es actriz, productora y pertenece al Comité de Artes y Cultura de LULAC.

¿Por qué elegiste el cine?

El arte es mis pasión y un vehículo de comunicación. El arte nos ayuda a expresar lo que somos y compartir nuestras culturas. Adoro el proceso de producción de películas y de obras de teatro. Por medio de mis historias, especialmente mis películas, quiero comunicar mensajes relevantes para el mundo. Como en el caso de la película “Soy Julia… atrapada en la guarida de un rufián”, acerca del bullying, además de otros proyectos que estoy desarrollando.

¿Cómo latina, qué desafíos has hallado?

Creciendo no tuve ningún modelo a seguir que trabajara en la industria, ni alguien que me guiara y este fue un gran desafío. En mi casa la idea de trabajar en el cine era desconocida. Como resultado sentí que algo me faltaba. He tenido que ser implacable en mis esfuerzos para demostrar que era digna de trabajar en esta carrera. Como mujer tuve que ingresar a aguas desconocidas.

Empecé como actriz de teatro usando la actuación como un medio de expresión personal. Recuerdo que creciendo como artista, me empecé a interesar más por producir películas. La mayor parte de los problemas que he tenido que enfrentar son similares a los de muchos cineastas independientes, como la recaudación de fondos o encontrar las actores adecuados para un personaje. En el pasado me encontré con personas que debido a su ego fueron poco amables o trataron de tomar ventaja de mi. Sin embargo, siempre les agradecí, porque aprendí algo. Nunca me rindo y sigo trabajando duro con el fin de superar los retos que enfrento como cineasta y actriz.

Gabriela Brum / (347) 951-5275

 

468