Por la Abogada Ana María Bazán

La señora Yara, nativa de Guatemala, como muchos inmigrantes ingresó a Estados Unidos por razones económicas. El incremento del desempleo la obligó a dejar su país, principalmente porque ella tenía un bebé pequeño que mantener y cada vez le era más difícil. Ella pensó que al llegar a Estados Unidos su vida cambiaria y podría ayudar a su familia. No obstante, su travesía por la frontera fue muy difícil. Estuvo 3 días sin comer, ni tomar agua, hasta que después de 8 días de caminar cruzando el desierto y las montañas llegó a suelo estadounidense. Al llegar las dificultades no cesaron, se encontraba sola en un país extraño, no sabía hablar inglés y tuvo que enfrentar discriminación. Estuvo viviendo en un cuarto que le rentó una amiga y al principio solo conseguía trabajar de tiempo parcial en limpieza ganando muy poco.

La Sra. Yara nos cuenta que para ella su prioridad era conseguir más horas de trabajo para enviar dinero a su hijo. Luego logró conseguir otro trabajo empacando comida donde le pagaban mucho más. Ella sacrificaba jornadas de 12 horas los 7 días de la semana. En ese transcurso, ella fue víctima de intento de violación y violencia doméstica. Ella nos cuenta que no permitió que estos atroces momentos de su vida la debilitaran o hicieran que pierda su Fe. Finalmente llego con la abogada Ana María Bazán que la ayudó a solicitar para una Visa U para ella y su hijo. La espera por la aprobación de la Visa U fue larga y los retos no acabaron. La Sra. Castillo nos dice que debido a un accidente tuvo que cambiar de trabajo y ganar aun menos dinero.

Ella nos relata que un amigo le sugirió que estudiara modelaje. Ella nunca en su vida se imaginó como modelo, ya que era muy tímida y callada. No obstante, las clases de modelaje le ayudaron a mostrar seguridad. En sus primeras pasarelas recibió muchas críticas departe de los espectadores, mucho decían que su estatura era muy baja y que era un poco gorda. La Sra. Yara no permitió que estas críticas la deprimieran, más bien las utilizó como combustible para superarse y seguir adelante.

El día que la Abogada le informó que su Visa-U fue aprobada, fue el momento más feliz de su vida, ya que significaba que finalmente podía traer a su hijo. La Sra. Yara  nos dice: “Mi mejor regalo de Navidad fue cuando mi hijo llegó a New York un 25 de diciembre”.

Actualmente la Sra. Yara es instructora certificada de modelaje, diseñadora de ropa, calzado, carteras, Joyas, maquillista profesional y asesora de imagen. Sus servicios son muy solicitados en el ambiente de las pasarelas. Ella prepara a sus modelos y provee los diseños de ropa incluyendo los accesorios de su propia creación. La Sra. Yara ha recorrido un gran camino lleno de dificultades. Sin embargo, no se permitió ella misma derrumbarse. Una gran Mujer y un gran ejemplo para muchas.

Para más información y hacer una cita sobre un caso migratorio, consulte con la abogada Ana María Bazán llamando al 1(718)478-8583 o mándenos un correo al abazanlawfirm@gmail.com