Los inmigrantes y el miedo al presidente Trump

Los inmigrantes y el miedo al presidente Trump

Sergio Mucino, dueño de cuatro restaurantes mexicanos, fue arrestado en su hogar de Nueva York por emplear latinos, pagarles menos del sueldo mínimo y brindarles alojamiento a bajo precio. La Migra también arrestó a sus 24 empleados y los metió en el proceso de deportación.

Los incidentes de odio contra minorías como musulmanes y latinos han aumentado en la ciudad de Nueva York. “En lo que va de este año ha habido 253 incidentes de odio, un incremento del 36.6 por ciento”, dijo James O’Neill, comisionado del Departamento de Policía de esta ciudad. “En las dos semanas después de las pasadas elecciones presidenciales se han registrado 28 crímenes de odio”.

“Hay pánico y miedo en nuestra comunidad inmigrante, pero es mejor esperar a ver qué pasa cuando Donald Trump se posesione como presidente”, dijo Jojo Annobil, director ejecutivo de Immigrant Justice Corps. “Necesitamos calmar a la gente”. Annobil fue parte de un panel sobre inmigración “post-elecciones” organizado por el Centro para los Medios Etnicos y Comunitarios de la Escuela de Periodismo de CUNY a raíz de la elección del republicano Trump como presidente de los Estados Unidos y quien asume su cargo el próximo 20 de enero.

“Los más vulnerables son aquellos que solicitaron DACA y dieron toda su información porque una simple firma de Trump puede cancelar la Orden Ejecutiva del presidente Obama que por ahora protege a estos inmigrantes”, dijo Elizabeth Newman, directora del Community Legal Resources Network de la Escuela de Leyes de CUNY. “Entonces comenzarían las deportaciones”.

Desde la izquierda, Nisha Agarwal,

Desde la izquierda, Nisha Agarwal, comisionada de la Oficina del Alcalde para Asuntos de Inmigración, Camille Mackler, directora de iniciativas legales de la Coalición de Inmigración de Nueva York, Elizabeth Newman, directora del Community Legal Resource Network de la Oficina de Leyes de CUNY, Alina Das, codirectora de Immigrant Rights Clinic en la Escuela de Leyes de NYU, y Jojo Annobil, director ejecutivo de Immigrant Justice Corps. Foto Javier Castaño

Donald Trump hizo promesas de campaña que ha comenzado a suavizar, incluyendo su política contra los indocumentados y la construcción del muro entre Estados Unidos y México. Ha dicho que deportará entre dos a tres millones de indocumentados, una cifra inferior a los deportados por el presidente Obama, quien ha deportado hasta ahora a 2.9 millones de personas, con récord o sin récord criminal.

“Pero la ciudad de Nueva York ha invertido recursos, implementado normas y está coordinando con todas sus agencias para seguir protegiendo a los inmigrantes. Más de 900,000 inmigrantes han obtenido su carné de identificación conocido como IDNYC y nosotros vamos a mantener su información privada de manera confidencial, aunque aún no sabemos si vamos a destruir esos récords”, dijo Nisha Agarwal, comisionada de la Oficina del Alcalde para Asuntos de Inmigración.

Aquellos inmigrantes que tienen récord criminal son los que están en mayor peligro de ser deportados, aunque se aconseja a todos los inmigrantes indocumentados no entregar su información a cualquier notario o persona, sino a un abogado titulado. Tampoco recibir llamadas de personas que se hacen pasar por representantes de Inmigración y mucho menos pagarle a alguien que promete arreglar su situación de inmigrante.

Por ahora lo mejor es esperar a ver qué hace Trump como presidente. Y si la autoridad lo arresta en la calle o golpea la puerta de su vivienda, lo mejor es callar. La Constitución de esta nación le otorga este derecho a todos sus habitantes, ciudadanos o no.

El mayor riesgo es que retire gran parte de los 10,400 millones de dólares que el gobierno federal otorga a las “ciudades santuario” como Nueva York para ayudar a financiar programas sociales como los de inmigración.

“Esta es una reunión de emergencia”, dijo Melissa Mark-Viverito, presidenta del Concejo y quien también realizó una reunión con la prensa étnica. “Creo que Trump será hostil con los musulmanes y latinos y esta ciudad seguirá peleando por los derechos de los inmigrantes. Además, la mayoría de los votantes de esta nación no votó por Trump, sino por la visión de Hillary Clinton y son voces que no se pueden desechar…”.

Ante la pregunta de la información que posee el gobierno federal (NSA) de los inmigrantes, que puede ser obtenida de las empresas de teléfonos celulares, cuando un usuario utiliza el WiFi de las estaciones de los trenes o envían dinero a sus países, la presidenta Viverito dijo que “solo puedo hablar por la información que hemos obtenido en programas de la ciudad y no me puedo meter con el sector privado”.

Al lado de Viverito se hallaba Carlos Menchaca, el concejal que preside el comité de inmigración del Concejo y quien dijo: “La ciudad de Nueva York es la línea del frente de esta guerra y somos nosotros los inmigrantes los que vamos a construir este puente con historias de esperanza. Esa es nuestra misión”.

El gobernador Andrew Cuomo en la

El gobernador Andrew Cuomo en la Iglesia Bautista Abisinia. Foto cortesía Gobernación de Nueva York.

La visión de Viverito y Menchaca la comparten otros políticos demócratas del estado. “Nueva York es progresista y si van a deportar inmigrantes, que me deporten porque yo soy de origen italiano”, dijo el gobernador Andrew Cuomo en la Iglesia Bautista Abisinia de Harlem, al norte de Manhattan. “Esta nación ha sido construida de las diferencias y vamos a combatir el sexismo, el racismo y el odio. Nuestro estado es el laboratorio de la experiencia democrática de los Estados Unidos”.

El gobernador Cuomo anunció la creación de un fondo público y privado para ayudar legalmente a los inmigrantes y una unidad de policías estatales que se especializará en crímenes de odio. Dijo que las víctimas de odio pueden llamar a la línea de emergencia 911 o comunicarse gratis con su oficina de protección de los derechos humanos de los inmigrantes: 1-888-392-3644. Puede llamar y preguntar por asistencia en español.

En la oficina de New Americans de la gobernación de Nueva York ofrecen orientación gratis a los inmigrantes que llamen al 1-800-566-7636.

Eric T. Schneiderman, fiscal del estado de Nueva York, tampoco se quedó con las manos cruzadas. “Combatiremos todos los tipos de fraude en contra de los inmigrantes, como las llamadas no solicitadas de falsos funcionarios del gobierno, los notarios que se aprovechan del miedo de los inmigrantes, quienes se hacen pasar por abogados, las personas o instituciones que hacen promesas irreales y el fraude de desinformación”.

El Fiscal de Queens, Richard Brown, dijo que este condado posee la diversidad étnica y cultural mayor en el mundo y “tomamos muy en serio los crímenes de odio”.

Alcalde Bill de Blasio en Cooper Union. Foto NYC

Alcalde Bill de Blasio en Cooper Union. Foto cortesía NYC

“Este es Nueva York, nada ha cambiado después de las elecciones presidenciales y demandaremos al gobierno federal si el nuevo presidente no respeta nuestros valores”, dijo el alcalde Bill de Blasio en tono desafiante en Cooper Union. “Nuestra policía no será usada para deportar inmigrantes y tampoco aceptaremos el incremento de la estrategia de stop-and-frisk en nuestras comunidades”.

La ciudad de Nueva York está distribuyendo información sobre cómo los inmigrantes pueden defenderse y a dónde pueden acudir a solicitar ayuda. Las personas pueden llamar al 311 en busca de información o comunicarse en horas de oficina al 212-788-7654. En ambos lugares ofrecen servicio en español.

“No sabemos qué nos traerá el futuro, pero existen reglas y procedimientos que debemos seguir”, dijo Camille Mackler, directora de iniciativas legales de la Coalición de Inmigración de Nueva York. La abogada Mackler dijo que el arresto de Sergio Mucino, dueño del restaurante La Divina en Búfalo, al norte del estado de Nueva York, puede ser el ejemplo de las redadas que vendrán.

“Cuando hay una investigación, siempre hay daños colaterales y en este caso las víctimas son los empleados”, dijo Mackler al New York Times.

Javier Castano

468