Los hospitales de NY protegen a los inmigrantes

Los hospitales de NY protegen a los inmigrantes

“Por la actitud en contra de los inmigrantes hemos visto una reducción en las visitas a nuestro hospital, familias que sienten miedo de recibir información y personas que dejan a sus seres queridos en la sala de emergencia y salen corriendo”, dijo Israel Rocha, CEO del NYC Health + Hospitals/Elmhurst. “Pero no tienen porque sentir temor de visitar nuestro hospital y estamos aquí para atender su salud, la de su familia y de la comunidad”.

El NYC Health + Hospitals está realizando una serie de encuentros con la comunidad para informar y calmar los ánimos de los inmigrantes de esta ciudad. La reunión tuvo lugar en el auditorio del primer piso del Hospital Elmhurst y habrá otra reunión similar el miércoles 29 de marzo en el mismo lugar. Asistieron más de 20 inmigrantes de origen latino quienes recibieron información y asesoría sobre inmigración. Hubo traducción simultánea del inglés al español y viceversa.

El médico Al Ogipski, del Departamento de Siquiatría de este hospital de Queens, dijo que la reducción de pacientes con problemas mentales “ha sido dramática en los últimos meses”.

Sylvia Miller, abogada del New York Legal Assistance Group, dijo que a los agentes de Inmigración (ICE) no les permiten hacer arrestos en las inmediaciones de los hospitales. “Esta ciudad tiene muchas reglas para proteger a los inmigrantes indocumentados y por eso no comparten la información privada de los pacientes, tienen plan de Opciones y para solicitar algunos beneficios no se fijan en el estatus legal del enfermo”, dijo la abogada Miller.

Para buscar asistencia el inmigrante puede llamar al 311 o al 1-800-354-0365.

Para Matilda Román, Jefa de Diversidad del NYC Health + Hospitals, “la clave está en no sentir miedo de acudir a los hospitales de la ciudad y hablar de esto con sus familiares y amigos”.

Hina Naveed, de la Oficina de Asuntos de Inmigración del alcalde Bill de Blasio, dijo que la ciudad posee muchos recursos para asistir a los inmigrantes, como el carné municipal o idNYC y muchas organizaciones comunitarias que asisten a los indocumentados, como Make the Road New York, que también envió a la reunión a María Reinoso a informar a los asistentes.

Claudia Calhoon, Directora de Defensa de la Salud del New York Immigration Coalition, dijo que estamos viviendo “unos días muy raros y por eso estamos recopilando historias de personas a las cuales les han negado los servicios médicos”. Calhoon presentó gráficos sobre el aporte financiero de los inmigrantes como $1,100 millones en impuestos para el estado de Nueva York y 300,000 empresarios que emplean más de medio millón de personas.

Clara Londoño, de la clínica comunitaria Plaza del Sol, dijo que esta comunidad necesita más recursos, apoyo legal y foros como este para informar a la comunidad.

Desde la izquierda,

Desde la izquierda, Matilda Román, Claudia Calhoon, Sylvia Miller y Hina Naveed.

La doctora María Luisa Miranda, educadora de la Comisión Latina Sobre el Sida, añadió que el Hospital Elmhurst necesita inversión para crecer, mejorar su sala de emergencia y su alcance en la comunidad. “Y la gente debe de ver menos televisión porque los está embruteciendo y su visión sobre los problemas es muy limitada, además del falso miedo que están promoviendo con respecto a inmigración”.

La inmigrante Marisela Anaya fue a la reunión con su hija menor y dijo que el miedo a inmigración no es lo único que aleja a los inmigrantes de los hospitales, “sino las largas horas de espera y el pánico a recibir una elevada cuenta por los gastos de atención médica de emergencia… es mejor quedarse en la casa y tomar remedios caseros”.

En primer plano, Clara Londoño y parada, Marisela Anaya.

En primer plano, Clara Londoño y parada, Marisela Anaya.

El doctor Roca dijo que su abuela murió por no ir a la sala de emergencia de un hospital. “No importa que tengan que esperar varias horas, en un hospital hubieran descubierto que mi abuela no solo tenía un dolor de cabeza, sino que había sufrido un ataque celebrar hacía tres días y su hubiera salvado”, concluyó el doctor Roca. “También pueden quejarse de nuestra atención, porque seguimos trabajando para mejorarla y ofrecerles un mejor servicio con la compasión que cada uno de ustedes se merece”.

Javier Castaño

468