Los ‘dreamers’ seguirán soñando

Los ‘dreamers’ seguirán soñando

El presidente Obama está siendo presionado para que otorgue perdón a los inmigrantes que están recibiendo DACA y DAPA. Gestiones similares han fracasado anteriormente, incluso con mayorías demócratas en ambas cámaras, así que las probabilidades de éxito de una legislación no son grandes.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, está bajo presión con miras a proteger el futuro de centenares de miles de inmigrantes traídos a Estados Unidos de niños, y que pudieran ser deportados bajo el gobierno de Donald Trump.

En sus últimas semanas en la Casa Blanca, sus opciones parecen ser pocas.

Al menos 50 congresistas demócratas están presionando a Obama para que dé el paso excepcional, aunque no sin precedentes, de otorgar perdones a los jóvenes inmigrantes que se han identificado como dreamers a cambio de la promesa de que no serán deportados.

La Casa Banca, no obstante, ha descartado reiteradamente esa medida.

Varios legisladores republicanos están preparando propuestas para solidificar la posición de los dreamers antes de que Trump asuma la presidencia el 20 de enero.

Gestiones similares han fracasado anteriormente, incluso con mayorías demócratas en ambas cámaras, así que las probabilidades de éxito de una legislación no son grandes.

Eso deja a más de 741.000 inmigrantes preguntándose qué les espera.

Los perdones que buscan algunos demócratas son considerados improbables.

Los planes de Trump para la orden ejecutiva de Obama no están claros. Como candidato, Trump prometió el fin inmediato de lo que llamó “una amnistía ilegal”. Sin embargo, como presidente electo, ha suavizado esa postura.

“Vamos a elaborar algo que va a enorgullecer y hacer felices a muchas personas”, dijo Trump en una entrevista con la revista Time el mes pasado.

“Ellos fueron traídos aquí a una edad muy temprana, han trabajado aquí, han estudiado aquí. Algunos fueron buenos estudiantes. Algunos tienen empleos excelentes y están en esa tierra de nadie porque no saben qué va a pasar”.

El programa de Obama permitió a jóvenes inmigrantes traídos de niños a Estados Unidos que se identificaran ante las autoridades y se sometieran a revisiones de antecedentes a cambio de ser protegidos de deportación y poder solicitar permisos de trabajo.

Los inmigrantes deben volver a presentarse al programa y solicitar los permisos de empleo cada dos años.

Aunque el gobierno prometió a los inmigrantes que no enfrentarían deportación, el programa no provee un estatus migratorio legal.

Bajo Trump, su información personal y la de algunos de sus familiares pudieran quedar muy pronto disponibles para funcionarios de inmigración. Voa

Presidente Obama irá al Congreso esta semana

El mandatario espera reunirse con legisladores el miércoles para tratar de defender la ley de salud conocida como Obamacare.

Luego de sus vacaciones en Hawái, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, regresó a Washington para hacer frente a los últimos días en la presidencia y ponerle los toques finales a su legado.

A través de un correo electrónico a sus seguidores, Obama informó que su discurso de despedida será el martes 10 de enero y que lo ofrecerá desde Chicago siguiendo una tradición instaurada por el presidente George Washington en 1796.

En el correo electrónico, Obama señala que ha empezado a escribir sus palabras de despedida y que al pensar en ellas aprovecha la oportunidad para decir “gracias por este fascinante viaje para celebrar las maneras en que han cambiado este país para mejor durante estos últimos ocho años y ofrecer algunos pensamientos sobre a dónde vamos desde aquí”.

Barack Obama expresó que desde 2009 el país ha enfrentado muchos retos y que a través de ellos se ha fortalecido y que eso es porque nunca “hemos dejado ir una creencia que nos ha guiado desde nuestros fundadores, nuestra convicción de que juntos podemos cambiar este país para mejor”.

En estos últimos días Obama seguirá en la lucha en el Congreso para defender la ley de salud conocida como Obamacare. El presidente de EE.UU. espera reunirse con los legisladores este miércoles.

Obama invirtió mucho tiempo de sus vacaciones trabajando en su discurso de despedida. Su viaje a Chicago será el último como presidente fuera de Washington e incluirá una “reunión familiar” con los ex miembros de campaña de Obama.

Según la Casa Blanca, el presidente Obama también tiene planeado perdonar y conmutar penas a último minuto a personas sentenciadas por drogas bajo las duras leyes del fallido sistema de justicia criminal.

Obama ha abogado por su reforma durante su administración. Voa

468