Destituir y arrestar presidentes en Latinoamérica

Destituir y arrestar presidentes en Latinoamérica

La destitución o renuncia de un presidente era una experiencia traumática en el pasado, hoy es normal, muchos salen del palacio a la cárcel, otros son prófugos.  Y la vida de sus países continua normal.  Por eso es que el club de presidentes destituidos o renunciantes crece en Latinoamérica.

Es tan común como el arresto de ex presidentes acusados de corrupción.

El escándalo de los sobornos y sobrevaluaciones de la constructora brasileña Odebrecht ha motivado destituciones o renuncias de presidentes, además de arrestos de funcionarios y ex gobernantes.

Hay países en los que eso ya es común.

Ecuador por ejemplo, destituyó a Abdalá Bucarám en 1997 a Jamil Mahud en el 2000, a Lucio Gutiérrez en el 2005, ahora el ex presidente Rafael Correa está en problemas. Alberto Fujimori huyó del Perú en el 2,000 y luego fue extraditado y condenado, ahora le tocó el turno a Pedro Pablo Kuczynski.

Algunas cosas son comunes en los países donde destituyen y arrestan presidentes y ex presidentes. Siempre los acusan de corrupción, espionaje o, como en el caso de Bucarám, de tener “incapacidad para gobernar”. Lo otro es que esos arrestos y destituciones solo progresan en naciones con sistemas judiciales fuertes e independientes del ejecutivo.

En la República Dominicana, donde las cortes las controla  una componenda de políticos oficialistas luce improbable que ningún tribunal condene a nadie del gobierno ni del partido de gobierno.

Los dominicanos, sin embargo, fuimos los primeros latinoamericanos en arrestar a un ex presidente y condenarlo a la cárcel por corrupción.  El “honor”, por así decirlo, recayó sobre el ex presidente Salvador Jorge Blanco, quien ganó prometiendo gobernar con “manos limpias”, pero terminó condenado por corrupción.

Hoy los peledeístas están “blindados”, controlan las cortes pero, ¿hasta cuándo?

468

1 Comentario

  1. Obviamente lo poco que sabes de la política ecuatoriana y su historia ha hecho que escribas una pieza sin fundamento, sin pies ni cabeza. Mezclar a pillos y traidores con Rafael Correa asociando a esos delincuentes con un hombre honesto es vil y nada imparcial. Señor Malone le sugiero que se empape un poquito de nuestra historia y el porqué de su desgracia. La judicialización de la política, el regreso de la partidocracia y el reparto del país, aupada con la prensa corrupta que lucha contra los gobiernos progresistas de latinoamérica para restaurar lo que el Socialismo del Siglo 21 les quitó, esa es la razón de la persecución contra Correa. El invertir en escuelas, colegios y universidades, en las mejores carreteras de latinoamérica, en salud y educación gratuitas, impuestos para los ricos, obras de salubridad, prevención de inundaciones y canales de riego, represas que producen electricidad barata y que se vende a Colombia, Perú y Chile. Yachay, la repotenciación de la refinería del Pacífico, protección del medio ambiente, ayudas para los discapacitados, niños, indigentes, derechos para las mujeres, amas de casa, modernización de la policía y el ejercito, modernización de las entidades públicas como las eléctricas y el seguro social. La expulsión de los estadounidenses de la base de Manta, pero sobre todo el sentimiento de orgullo y pertenencia de todo un país a una identidad. Correa nos devolvió la honra, la decencia, la voluntad de trabajo y unidad. El decir “Yo Soy Ecuatoriano” se volvió normal y un acontecimiento feliz.
    Dicen que no hay más ciego que el que no quiere ver, en mi país no hay más ciego que el que habiendo visto se niega a aceptar lo que sus ojos le muestran.
    En toda sociedad moderna la presunción de inocencia está sobre todas las cosas. Correa es perseguido porque no se ligó con las clases dominantes, no aceptó las instrucciones e imposiciones del Departamento de Estado, no se fue a la cama con los medios corruptos que controlan la opinión pública, hizo que las grandes empresas, banqueros y millonarios paguen sus impuestos. A todos estos les quitó lo que ellos consideraron siempre suyo, el poder fue finalmente restituido al pueblo y eso la burguesía ecuatoriana no le perdona, USA no le perdona que Ecuador no sea un peón en sus ansias expansionistas y explotadoras de nuestras riquezas y nuestra gente.
    Podría decirle muchísimo más, pero ojalá ya tenga una idea.
    En una guerra, la primera víctima es la verdad…verdad señor Malone?
    Saludos.