J.C. Malone en Testigo del tiempo: Más terremotos según Francois

J.C. Malone en Testigo del tiempo: Más terremotos según Francois

Jean François Le Roy es un científico francés con quien consulto cuestiones complicadas, como profesor de la Universidad de Paris, sabe simplificar conceptos complicadísimos.La explicación que me ofreció, tras el terremoto y sunami de Japón en el 2011, vaticina que vendrán más terremotos y posibles erupciones volcánicas.

      “Mira,”  dijo, mostrándome una naranja en la palma de su mano derecha, le puso la izquierda encima y la presionó entre ambas palmas. “Se achata, como la tierra, presionada por el hielo de los polos desde la última Era Glacial, hace unos 10.000 años, el descongelamiento de esos polos reduce la presión.
JULIO MALONE NEW web1
      “Entonces la tierra retorna a su estado natural, como la naranja cuando la suelto. Las 15 placas tectónicas del planeta se reacomodan, causando sismos sucesivos”, dijo.
“Fíjate, terremoto en Haití, 10 febrero del 2010, y 17 días después Chile; en febrero del 2011 Nueva Zelanda, en marzo Japón”, explicó.
México descansa sobre cinco placas tectónicas, su reacomodamiento, implica reacomodar la otras  10 placas tectónicas del planeta.
Tembló en México, Japón y Nueva Zelandia. Esto altera el balance de la corteza terrestre, podría producir erupciones volcánicas que dispararán nuevos sismos.
El descongelamiento de los polos es natural e indetenible, cambiará el ecosistema y la vida en el planeta.
Todos debemos prepararnos para éste destino ineludible, oren quienes quieran orar, pero prepárense.  El hombre de las cavernas creía que el trueno era la “ira de Dios”, quienes piensan lo mismo del terremoto, tienen mentalidad cavernaria.
La última vez que le vi, François estuvo muy ocupado. Preparaba una presentación para la Academia de Ciencias de la República Francesa. El pretende demostrar que Albert Einstein cometió errores conceptuales en su Teoría de la Relatividad. François es un auténtico científico, soy un privilegiado que puede consultarlo, para compartir sus luces con ustedes.
468