‘Inmigrantes pueden ser empresarios’: María Gabriela Altamirano

‘Inmigrantes pueden ser empresarios’: María Gabriela Altamirano

Por Mauricio Hernández

María Gabriela Altamirano es abuela, madre de cuatro niñas, una esposa feliz y una empresaria de éxito. Fundó hace un año su empresa Altamirano Financial Services para “ayudar a cumplir el sueño de los inmigrantes emprendedores en el mundo empresarial de Nueva York”.

Altamirano, asesora y analista financiera, saca el tiempo para seguir preparándose día a día, actualizándose en las leyes. Y los fines de semana es activista comunitaria, impartiendo cursos gratuitos de finanzas a empresarios e integración social a los latinos de Queens y Brooklyn.

“En un año hemos tenido un importante crecimiento; llevamos la contabilidad de varias compañías, entre ellas cuatro constructoras con más de 30 empleados. Pero mi mayor felicidad es introducir en el mundo empresarial a los inmigrantes sin papeles, que quieren montar su propia compañía”, dijo orgullosa esta ingeniera de Comercio.

“Agradezco inmensamente a mi esposo, que siempre me apoyó en los estudios, que me dio ánimo en momentos de flaqueza y porque ha sido un gran padre y esposo”, dijo Altamirano al recordar que este año cumplen 30 años de casados. La empresa nació tras un accidente grave que tuvo su marido y que la obligó a ver económicamente por su familia.

En noviembre abrirá su sede en Queens, donde tiene el mayor número de clientes y donde está vinculada a organizaciones empresariales y sociales. Su facilidad para la enseñanza la adquirió durante tres años en el Departamento de Educación.

Altamirano está siempre estudiando y actualizándose, como lo hizo en 1993, cuando terminó en LaGuardia Community College sus estudios de Administración de Negocios.

Y Altamirano recuerda: “Lo primero que debemos comprender y tener muy claro es que iniciar una empresa es un proceso con diferentes etapas, que nace con un sueño que se convierte en una idea, que debe planificarse y luego trabajar muy duro para construir el negocio a fin de que genere los frutos deseados: ingresos y utilidades”.

468