Hospital Woodhull coordina feria de salud con MetroPlus

Hospital Woodhull coordina feria de salud con MetroPlus
La doctora Carol Tondu-Small.

La doctora Carol Tondu-Small en su oficina con una practicante de medicina.

“La salud de los jóvenes depende del bienestar de sus familias y los estudios señalan que un 70 por ciento de las enfermedades de los jóvenes en esta nación depende de su comportamiento sexual, de la cantidad de licor que consumen, de sus traumas en la niñez y de niveles de depresión”, dijo la doctora Carol Tondu-Small, directora de medicina para adolescentes en el Hospital Woodhull de Brooklyn.

“Por eso nuestro hospital se concentra en educar a las familias y la pregunta que siempre le hago a los padres es ¿su hijo adolescentes está preparado para llegar a los 24 años de edad?”, añadió la doctora Tondu-Small. “Los padres tienen que ser educados para que entiendan el origen de la depresión, la rabia y los traumas, además de la buena alimentación”.

Cada año el Hospital Woodhull atiende alrededor de medio millón de personas y trata a más de 100,000 pacientes. La diabetes y la obesidad son los mayores problemas que enfrentan los residentes del área en donde se encuentra ubicado el Hospital Woodhull. El 40% de los pacientes son nuevos inmigrantes y están aprendiendo inglés como segundo idioma. Provienen principalmente de México, Centro y Suramérica y de Polonia.

MetroPlus es la aseguradora que trabaja con los hospitales públicos de la ciudad de Nueva York para hallar y asegurar a las familias de escasos recursos. “Servimos a los pobres y más vulnerables de esta ciudad para informarlos y educarlos. Por ejemplo, las enfermedades venéreas (STD), están impactando de manera desproporcionada a esta comunidad, en especial a mujeres entre los 40 y 50 años”, dijo Darryl Thomas, asistente del director y coordinador de Relaciones con la Comunidad de MetroPlus.

Los doctores de Hospital Woodhull atendiendo a las familias.

Los doctores de Hospital Woodhull atendiendo a las familias.

Silvia Rojas en la mesa con información sobre cómo controlar el asma y en compañía de su hijo Luis Hernández y su hija Natali Hernández, al extremo izquierdo.

Silvia Rojas en la mesa con información sobre cómo controlar el asma y en compañía de su hijo Luis Hernández y su hija Natali Hernández, al extremo izquierdo.

Richard Zapata es el Coordinador de Salud para Jóvenes de NYC Health + Hospitals y está de acuerdo con Thomas. “Necesitamos que las familias y la juventud reciban información para que eviten las enfermedades venéreas y evalúen su salud mental, además de cómo controlar el asma y evitar la obesidad”.

MetroPlus logo Una de las familias que acudió el sábado pasado al Hospital Woodhull a la feria de salud fue la madre Silvia Rojas, su hijo Luis Hernández, de 11 años, y su hija Natali Hernández de 4 años. “Nos enteramos de esta feria y decidimos venir a tomar información”, dijo Rojas, quien no tiene seguro de salud. “Pero mis hijos si tienen seguro y han sido atendidos en este hospital”, dijo Rojas mientras recorría las mesas de información del Hospital Woodhull, MetroPlus, St. Nicks Alliance (centro educativo para obreros de construcción), Departamento de Salud e Higiene Mental de NYC y Crunch (gimnasio).

“Vivimos en el vecindario y fue en este hospital en donde nací y me atienden cuando me enfermo”, dijo el niño Luis Hernández mientras le traducía del inglés al español a su mamá Silvia Rojas.

Las hermanas Valeria, de 4 años, y Vanesa, de 8, fueron con sus familias a recibir información del Hospital Woodhull y la organización de seguro de salud MetroPlus. Ambas nacieron en Nueva York y viven en esa zona de Brooklyn.

“Nos gusta pintar”, dijo Vanesa, quien escogió el color claro para pintar una casa de juguete, mientas que su hermana Valeria pintó de morado el techo de su casa de juguete durante la feria de salud del Hospital Woodhull de Brooklyn.

Las hermanas Valerie y Vanesa pintando casas de juguete en el Hospital Woodhull de Brooklyn.

Las hermanas Valerie y Vanesa pintando casas de juguete en el Hospital Woodhull de Brooklyn.

“La tecnología nos está ayudando, pero necesitamos monitorear la desgracia que nos ha traído el Internet”, concluyó la doctora Tondu-Small.

Javier Castaño

468