Herencia latina, activismo y resistencia

Herencia latina, activismo y resistencia

Se inician las celebraciones del Mes de la Herencia Hispana en el marco de la furibunda campaña de Washington y las fuerzas de la supremacía blanca en toda la nación contra los indocumentados y los latinos, así como contra todas las gentes de color. Al mismo tiempo adelantan la agenda de las corporaciones y los ricachones como las anteriores administraciones. El presidente Trump despotrica de los mexicanos e insiste en el muro de la desgracia en la frontera sur.

Las celebraciones incluyen proclamas de los gobiernos locales y los oficiales electos, de eventos culturales y nacionalistas de los venidos del sur del Río Grande a través de sus organizaciones comunitarias hasta el Desfile de la Hispanidad.  Los cerca de 800,000 jóvenes beneficiados con la acción diferida se destacan con cientos de valientes activistas políticos que serán los dirigentes del mañana.

Hoy hay 55 millones o el 17% de latinos en el país y 25 millones registrados para votar y cada año 800,000 jóvenes cumplen 18 años. Podrían definir elecciones locales en muchas partes. En NY son el  8%  de la población, de los cuales el 33% son puertorriqueños, 31% dominicanos y 13% suramericanos.  Los colombianos llegan a los dos millones  con casi 100.000 en NY.

Crecemos demográficamente y de ahí la furia de los supremacistas. A la comunidad la marcan la diversidad, ya por el origen nacional, los niveles educativos y socio-económicos y un tercio tiene problemas con el inglés, que la hacen poco participante políticamente. La tarea de los activistas políticos progresistas es enorme en ayudar a convertirla en una fuerza política innovadora. Los latinos estamos aquí para quedarnos, la salsa, la bachata, la cumbia, la ranchera, nuestro idioma, el fútbol, nuestra gastronomía y nuestra cultura permanecerán. La única alternativa política cierta es el extraordinario demócrata y anti-corporativo Bernie Sanders donde las fuerzas de dentro y de fuera del partido demócrata se la juegan para las elecciones del 2020.

Activistas, padres y madres de familia se enfrentan cada día a las detenciones al momento de cumplir citas con las oficinas de inmigración. Cada uno con una bellísima historia y compromiso con el trabajo y sus seres queridos. Casi todos los expulsados tenían órdenes de detención y la persecución se diversifica y arrecia. Muchos olvidan las causas por la que los 7 millones de  mexicanos indocumentados están aquí,  son los expulsados por las políticas neoliberales y los tratados de libre comercio.

Debemos informarnos y oponernos al proceso privatizador de la educación pública, la reducción de impuestos a los poderosos del 32% al 15%,  la destrucción del medio ambiente y del planeta, la intervención política y militar por doquier. Serán cuatro años de resistencia dura y exigente para toda la comunidad latina, sus activistas de todo tipo y sus líderes sociales y culturales. Solidarizarse con los jóvenes soñadores y los trabajadores inmigrantes, participar en las protestas, escribir notas cortas a los medios y en facebook, debatir política, registrarse y votar hasta que se convierta en un hábito ciudadano. Ese es el reto en estas celebraciones.

468