Haciendo una diferencia a través de las artes

Haciendo una diferencia a través de las artes

Por: Carmen Fariña, Canciller de educación de la Ciudad de Nueva York

Las artes pueden influir increíblemente en las vidas de nuestros niños, y es por esto que al asumir el cargo de Canciller, uno de mis objetivos era garantizar que cada uno de los niños de nuestra ciudad, independiente de la zona donde resida o de su idioma natal, tuvieran la oportunidad de aprender y dedicarse a las artes de forma auténtica. De hecho, esta misma semana publicamos nuestro informe anual de artes, en el que se observa nuestro increíble avance con el aporte de maestros y programas de danza, música, teatro y artes visuales en las escuelas de la ciudad.

El acceso a la educación artística de primera y a maestros de artes comprometidos es vital para el éxito de nuestros estudiantes, por lo cual me complace anunciar que tenemos el más alto número de maestros de artes con certificación en 11 años, y hemos aumentado significativamente los programas de artes dirigidos a estudiantes que aprenden inglés y aquellos con discapacidades. En el desarrollo de esta iniciativa ha sido instrumental el programa Arts Matter, cuyos esfuerzos combinan la colaboración común entre varias escuelas vecinas – la mayoría de ellas localizadas en comunidades con profundas necesidades – para compartir uno o dos maestros de artes. Este programa ofrece desarrollo profesional permanente y mentoría individual específica por disciplina, impartidos por maestros experimentados, así como materiales de artes. Esta iniciativa es parte de la inversión adicional de $23 millones de la administración en educación artística.

A raíz de ello, la Ciudad de Nueva York tiene ahora un número sin precedentes de maestros de artes certificados a tiempo completo, con un total de 2,757 en todas las escuelas y clases desde kínder a 12.o grado.  En materia de artes, el gasto aumentó a $399 millones en el año escolar 2015-16, de $367 millones en el año anterior. La inversión en las artes mejorará los resultados académicos para decenas de miles de estudiantes. Al mismo tiempo, las artes juegan un papel primordial para profundizar en la comprensión y apreciación de otras culturas y costumbres.

La educación artística de alta calidad sirve para enseñar destrezas importantes a nuestros estudiantes y se articula a lo que ellos aprenden en otras clases: por ejemplo, la representación de un monólogo puede ser el ejercicio perfecto para ayudar a que un estudiante aprendiendo inglés entienda las complejidades del lenguaje y la comunicación, se desenvuelva y adquiera confianza en sí mismo.  Un buen programa de música sirve como estímulo para que el estudiante asista a la escuela, desarrolle nuevos intereses, o que simplemente haga nuevas amistades.

Como también le dirán la mayoría de los directores escolares y maestros, cuando voy de visita a una escuela quiero ver las aulas llenas de estudiantes aprendiendo con alegría y curiosidad. Quiero ver la imaginación de cada uno volar. Quiero verlos ensayando un número de baile tradicional para una presentación próxima, o escuchar un debate animado sobre arte pop, surrealismo e impresionismo, y ver evidencias de pinturas, dibujos, fotografía y piezas literarias.  A medida que el mundo se conecta más y más, la educación de primera tiene que preparar a los estudiantes para salirse de lo convencional, y las artes son un ingrediente esencial.

Me llena de satisfacción ver a nuestra Ciudad adelantar a grandes pasos hacia la expansión del acceso a las artes, como parte de nuestro compromiso de brindar equidad y excelencia para todos los estudiantes. Esta inversión seguirá ofreciendo enseñanza práctica a nuestros niños que les servirá como lecciones de camaradería, de cómo revisar, editar, ensayar y aplicar la lógica—destrezas que los ayudarán prosperar en la escuela y la vida.

 

468