Grito guaraní en US Open del Parque Flushing y la boricua Mónica Puig se va con las manos vacías

Grito guaraní en US Open del Parque Flushing y la boricua Mónica Puig se va con las manos vacías
Por Marcela Álvarez

Montserrat González desplegó la tradicional garra guaraní por las canchas duras de Flushing y de paso entró en la historia del tenis paraguayo y latinoamericano. Y es que la joven de 22 años está viendo un sueño. Ha sido una semana que difícilmente podrá olvidar.“Sí, la verdad estoy volando”, dijo con una amplia sonrisa la tarde que ganó su primer partido en la llave principal del US Open 2016. “Desde chiquita siempre soñé estar jugando aquí en el US Open, vivir la experiencia, el ambiente, los fans, todo. Lo hice antes como junior pero ahora la sensación como profesional es otra cosa. Esto es lo máximo”.

Al contrario de la mayoría de los tenistas latinoamericanos que, desde chicos, anhelan llegar a Roland Garros, González siempre lo tuvo claro. “Yo quería venir aquí, jugar en Nueva York, en las canchas duras. Con lo que he conseguido hoy, pasar la qualy, me siento más que satisfecha”. ¿Una próxima meta?  “Por supuesto jugar Wimbledon”.

En la agobiante tarde del 30 de agosto de 2016 (sensación térmica por encima de los 90oF) en la cancha 7 del Billie Jean King National Tennis Center, quedará grabado para la historia del deporte guaraní tras la victoria de González 7-5, 6-2 sobre Danka Kovinic de Montenegro, jugadora que ocupa el ranking 56 de la Women’s Tennis Association, muy por encima del puesto 192 de la sudamericana.

Los fans latinos que presenciaban el partido no cesaron de apoyarla y al final pudieron compartir con la guaraní un momento muy especial.

“Compartí mi triungo con todos los que me apoyaron, mi mamá no pude venir por que no consiguió la visa, pero igual me sentí muy acompañada por los latinos de acá”, dijo en el reposo mientras disfrutaba una barra de chocolate.

Vale destacar que González es la única latinoamericana que pasó la primera ronda en Flushing. “Vine a disfrutar esto, luego de estar lesionada bastante tiempo en mi hombro derecho, que fue muy complicado, así que volver a jugar, entrar a una cancha otra vez lo estoy disfrutando muchísimo, ha sido muy lindo para mí y más aun en Nueva York quiero jugar mi mejor tenis”.

González quiere seguir escalando en el ranking. Entre sus mejores resultados destaca el subcampeonato juvenil de dobles en Roland Garros 2012, en dupla con la brasileña Beatriz Haddad Maia.

Dice que de chica admiraba a la belga Kim Clijsters (tres veces campeona del US Open). “Era mi ídola máxima, la miraba mucho con mi mamá, también me gustaban Agassi, Sampras”. Agrega que también admira a sus compatriotas Rossana de los Ríos (campeona juvenil de Roland Garros 1992) y Victor Pecci. Éste último fue su coach dos años. Subcampeón de Roland Garros 1979, Pecci es un grande del tenis latinoamericano. “Siempre me decía cosas simples como que uno tiene que mantener la calma, aunque soy muy apasionada en la cancha, me gusta sentir y gritar el partido como toda mujer sudamericana, latina”, apunta González.

Dura batalla en la “qualy”

Para entrar al cuadro principal del Open, González tuvo que jugar tres duros partidos en la ronda de clasificación, o más conocida como “qualy” entre los entendidos del tenis.

En el primer partido superó a la holandesa Michaella Krajicek 6-7 (6-8), 7-5, 6-3; luego despachó a la serbia Ivana Jorovic 7-5 y 6-1, y en el último match, la nacida en Asunción venció a la búlgara Viktoriya Tomova 6-1, 2-6, 7-5.

Su próxima rival será la checa Karolina Pliskova, clasificada 10 en el torneo y 49 en el ranking WTA.

Al margen de lo que suceda, González se va feliz de Queens pues ya inscribió su nombre en la gran historia del deporte paraguayo.

Mónica Puig, de blanco, y Mariana Duque-Mariño perdieron en primera ronda pero igual jugaron un buen partido. Foto Marcela Alvarez

Mónica Puig, de blanco, y Mariana Duque-Mariño perdieron en primera ronda pero igual jugaron un buen partido. Foto Marcela Alvarez

Expectativa por Mónica Puig
La puertorriqueña Mónica Puig, flamante ganadora de la medalla de oro en los recientes Juegos Olímpicos de Rio, se fue de Queens con las manos vacías. Con toda la expectativa puesta en ella tras la presea dorada, la boricua cayó en primera ronda, 4-6, 2-6, ante la china Zheng Saisai. El antiguo Grandstand recibió gran cantidad de público curioso por ver en acción a la medallista de oro olímpico, el primero para Puerto Rico.

En dobles tampoco tuvo suerte y perdió en dupla con la colombiana Mariana Duque-Mariño.
Por su parte, Duque-Mariño cayó 4-6, 1-6 ante la serbia Jelena Jankovic, ex número uno del mundo.

A pesar de la derrota, Puig y Duque-Mariño mostraron buen acomplamiento y, muy importante, buen humor. Ojalá sigan jugando juntas.

468