Firma del acuerdo de Paz en Colombia y las FARC deja de ser guerrilla

Firma del acuerdo de Paz en Colombia y las FARC deja de ser guerrilla

La Habana, 23 jun (PL) El presidente de Cuba, Raúl Castro, afirmó hoy que la paz será la victoria de toda Colombia, pero también de toda Nuestra América, al hablar en el acto de firma de cese el fuego entre el gobierno colombiano y las FARC-EP.

El mandatario cubano aseguró que el proceso de paz en Colombia es irreversible, y destacó que cuando las negociaciones se iniciaron en noviembre de 2012 muchos vaticinaban su fracaso, como había ocurrido con anteriores procesos pacifistas.

Sin embargo, señaló, los trascendentales acuerdos anunciados hoy por el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) nos acercan como nunca antes al fin del conflicto que por más de cinco décadas los ha enfrentado.

La decisión de firmar esos compromisos de cese el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, dejación de las armas y garantías de seguridad, representa un paso de avance decisivo para el proceso de paz, que no tiene vuelve atrás, apuntó.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), dijo, tiene en su joven historia el gran hito de la proclamación de la región como zona de paz, hecho ocurrido en La Habana en 2014.

En este sentido, subrayó, el fin del conflicto será muestra del compromiso de nuestros pueblos contra el uso de la violencia y la fuerza armada, en beneficio del entendimiento.

Ante las diferencias, diálogo; ante los retos, concertación, expuso el presidente cubano, quien además agregó que el logro de la paz se constituirá en esperanza para millones de personas en el planeta, cuya preocupación sigue siendo la supervivencia, “en un mundo de guerra y violencia”.

La paz no es utopía, recalcó, es un derecho legítimo de cada ser humano y de todos los pueblos, así como una condición fundamental para el disfrute de todos los humanos.

En su discurso en la ceremonia de rúbrica de los citados acuerdos, Raúl Castro ratificó asimismo que el compromiso del pueblo y gobierno cubanos con la paz ha sido y será permanente, fieles al legado de su Héroe Nacional, José Martí (1853-1895), quien sostuvo que “Patria es humanidad”.

Aseguró además que en su condición de garante, Cuba seguirá brindando las facilidades necesarias y contribuyendo en todo lo posible al fin del conflicto que enfrenta a Bogotá y las FARC-EP, con modestia, discreción y profundo respeto a todas las posiciones, según precisó.

Por último, el mandatario felicitó a las partes, las que, dijo, han trabajado sin descanso, con seriedad y compromiso para lograr los avances anunciados hoy.

Quedan cuestiones pendientes de importancia, pero somos optimistas y estamos más convencidos que nunca que el futuro de Colombia será la paz, concluyó.

El enfrentamiento armado entre el gobierno colombiano y las FARC-EP data de más de medio siglo. Como consecuencia del mismo se estima que han muerto más de 200 mil personas, mientras que otras 45 mil están reportadas como desaparecidas. PL

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia.

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia.

‘La paz se hizo posible, ahora vamos a construirla’: Juan Manuel Santos

El presidente aclaró que faltan temas por acordar,

pero que este es el fin de Farc como guerrilla.

El presidente Juan Manuel Santos, visiblemente emocionado pero sereno ante el momento histórico que logró para el fin del conflicto interno, aseguró este jueves que el acuerdo logrado con las Farc en materia de cese bilateral y del fuego y desarme significa el fin de esa guerrilla como un grupo armado ilegal.

Santos, desde La Habana, enfatizó en que este es un paso trascendental hacia el fin de cinco décadas de guerra en Colombia y que, además, abre la puerta hacia la transformación de un país que, según dijo, se acostumbró a la confrontación armada.

“No solamente se acordó el fin de las confrontaciones, con un cese al fuego y hostilidades bilateral y definitivo, sino que también se definió un cronograma preciso para que las Farc dejen las armas para siempre. Esto significa, ni más ni menos, el fin de las Farc como grupo armado”, enfatizó el Jefe de Estado. (Además: El histórico momento de la firma del fin del conflicto con las Farc)

El mandatario tomó la palabra después de los pronunciamientos del líder máximo de esa guerrilla, ‘Timochenko’, a quien, de manera tácita, le reconoció el trabajo de su organización ilegal durante estos casi cuatro años de negociaciones para ponerle punto final al conflicto interno.

“Quiero valorar expresamente el paso que hoy dan las Farc al acordar que la lucha por sus convicciones ya no será armada, sino, como debe ser, política, con ideas y argumentos”, afirmó.

El Presidente reconoció este acuerdo como un paso histórico enfocado a la primera generación que vivirá en Colombia sin las muertes y la violencia que desatadas durante este medio siglo de guerra interna.

“Lo cierto es que nos acostumbramos al horror de la guerra. Se volvió parte de la vida cotidiana. Hoy, por fortuna, con lo que se acaba de firmar, damos vuelta a esta trágica y larga página de nuestra historia”, precisó Santos, quien enfatizó: “Nos llegó la hora de vivir sin guerra”.

El Jefe de Estado también se dio a la tarea de repasar los acuerdos que se han logrado y los puntos más fuertes del  anunciado este jueves en Cuba, pero dejó claro, ante todo, que el eje central de todo el proceso es que no habrá impunidad y que las víctimas tienen el reconocimiento que merecen.

Santos, quien agradeció el respaldo de la comunidad internacional y de los sectores nacionales que lo han respaldado en su principal bandera política, el fin de la guerra, agregó que defenderá el derecho de las Farc a expresarse desde la legalidad, paso que darán definitivamente tras la firma de un acuerdo final.

“Tal vez no haya colombiano alguno que los haya combatido con más contundencia y determinación. Pero, de la misma forma, ahora que pactamos la paz, como Jefe de Estado y como colombiano, defenderé, con igual determinación, su derecho a expresarse y a que sigan su lucha política por las vías legales, así nunca estemos de acuerdo”, señaló Santos. (Lea también: Las Farc ratifican que dejarán de ser guerrilla)

Antes de decir esas palabras, Santos se acercó a ‘Timochenko’ y le entregó un ‘balígrafo’, lo cual es un esfero hecho con una bala y con el que el Gobierno ha simbolizado la búsqueda de la paz en todo el territorio nacional.

Eso sí, el Jefe de Estado dejó en claro que faltan varios puntos por acordar, pero que ya existe el compromiso con las Farc de abordarlos en el menor tiempo posible para acabar definitivamente la guerra. Además, precisó sobre el acuerdo final: “Lo firmaremos en Colombia”.

El mandatario también reiteró su llamado a que todos los sectores del país se sumen a este paso histórico que marca el fin de la guerra, ya que el proceso y la implementación del posconflicto, a su juicio, impactará positivamente en toda la sociedad colombiana.

“Esta es la paz de los colombianos, de todos sin excepción, la paz que soñamos y esperamos por tantos años. Y gracias a Dios ya no es un sueño. La sentimos en nuestras manos, al tiempo que vemos alejarse, para siempre, la pesadilla de la guerra. La paz se hizo posible, por fin posible”, concluyó

El Tiempo

468