Ya empezaron las preparaciones para el Día de Acción de Gracias en la casa de Aura Fountain, de 68 años, quien vive en Jamaica, Queens, desde hace 48 años.

Aunque no es una tradición en su natal Panamá, Fountain la adquirió a través de su esposo Robert a quien conoció en las Naciones Unidas cuando pertenecían a una organización con fines humanitarios.

“Es muy importante para mi esposo porque es una festividad muy familiar”, dijo Fountain, quien además detalló los ingredientes que acompañarán al pavo en esta cena. “Para mí, la tradición más fuerte y que todavía mantengo es la celebración del día de la madre panameña, que se celebra el 8 de diciembre”.

Pero algo en lo que si están de acuerdo los esposos Fountain es la celebración de la Navidad, sinónimo de unidad familiar, según Aura, quien se desempeña como coordinadora de padres en una escuela pública. Aunque la Navidad no la siente tan natural como la sentía cuando vivía en Panamá.

“En mí país, todo se cultivaba para la gran celebración, pero aquí se siente como que todo es forzado”, añadió Aura.

Una de las tradiciones que mantiene es el ayuno durante el día de la Navidad y el conteo de las 12 uvas en la noche. “Sacamos las semillas y las contamos. Ese es el número que jugamos en la loto y aunque nunca no lo hemos sacado, seguimos haciéndolo como lo hacía mi abuela”, dijo Aura.

Y es que la unión familiar es muy importante para Fountain, quien divide su tiempo libre entre cuidar a su mamá de 86 años y divertirse con su esposo en cine o de compras.

Estas no son las únicas actividades que le gustan a Fountain. Sólo espera el retiro para poder dedicarse a hacer cosas que no ha podido por las responsabilidades que ha tenido desde que llegó a la Gran Manzana, como baile de salón y viajar.

“Uno tiene que gozar los últimos años que le quedan”, dijo Fountain con una sonrisa pícara.

Gloria Medina