Esther Vargas vence el cáncer y la epilepsia

Esther Vargas vence el cáncer y la epilepsia

“Debemos aprender a cuidarnos”: Esther Vargas

Gloria Medina

Después de ser declarada libre de cáncer, Esther Vargas vive con intensidad la segunda oportunidad que, según ella, Dios le ha dado. Y sigue en pie de lucha contra una nueva enfermedad que ahora la acosa: epilepsia.

“En este momento no sé cuál de las dos enfermedades es peor”, dijo Vargas de 74 años y residente de Sunnyside. “Uno no sabe en que momento me va a dar un ataque de epilepsia, vivo más asustada que cuando tenia cáncer. Esta segunda enfermedad me ha dado más fuerte psicológicamente”.

A pesar de esta nueva enfermedad, Vargas continúa yendo algunos días a la semana a su trabajo como auxiliar de contaduría, cuida a su mamá de 94 años con la que vive y sigue haciendo lo que más le gusta hacer, bordar en punto de cruz.

Otra actividad que Vargas disfruta es ver partidos de fútbol. Llegó a Nueva York hace 55 años, llevaba una vida normal junto a la mamá, hasta que, en junio del 2016, el doctor le dio la inesperada noticia de que tenía cáncer en el cuello. “Lo primero que pensé fue ‘me voy a morir’ y le pregunté inmediatamente al doctor ‘¿cuánto tiempo me queda de vida?’”.

Era un cáncer agresivo que en cuatro meses se convirtió en etapa 4. A pesar de sufrir las dolencias de los tratamientos, siempre estuvo rodeada de su familia y, según Vargas, es afortunada porque tiene seguro médico y obtuvo tratamiento inmediatamente. Pero todo empeoró meses después cuando tuvo el primer ataque epiléptico.

A pesar de sufrir estas dos enfermedades, Vargas lucha sobrevivir. Ahora aprendió a apreciar más la vida, a cuidar más su salud, su alimentación y está más apegada a la familia. Además, recomienda que las personas se cuiden desde jóvenes, que no coman enlatados, que duerman lo necesario y hagan ejercicio.

“La clave está en cuidarse cuando están jóvenes, porque entre más edad uno tiene, las enfermedades son peores”.

468