En Charlotte no paran las protestas

En Charlotte no paran las protestas

Cientos de manifestantes desafiaron un toque de queda que estaba supuesto a comenzar a la media noche en Charlotte, Carolina del Norte, marchando pacíficamente en protesta durante la madrugada del viernes por la muerte de un hombre afroestadonidense a manos de la policía.

Las autoridades dijeron no tener planes de hacer cumplir el toque de queda mientras los manifestantes continuaran su protesta en paz.

El mayor Gerald Smith del departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg dijo que “el toque de queda es una herramienta que usaremos para mantener la paz. Y hasta ahora tenemos una protesta en paz”.

Una mujer dijo a la Voz de América que estaba “extraordinariamente” preocupada por el toque de queda. “Tenemos miedo que [la policía] vayan a hacer algo”.

En la transmisión que hizo en vivo la Voz de América en Facebook Live se pudo ver como algunos manifestantes daban la mano y sonreían con los guardias nacionales apostados frente al cuartel central de la policía de Charlotte, donde se produjo una sentada.

Los manifestantes marcharon por el corazón de la ciudad y solo en un lugar fue usado gas lacrimógeno.

El gobernador Pat McCrory, un exalcalde de Charlotte, ya había declarado estado de excepción y había advertido que la policía iba a arrestar a quienes violaran la ley. “No podemos tolerar ningún tipo de violencia… o destrucción de la propiedad privada”, dijo McCrory.

La multitud fue una mezcla de razas —afroestadounidenses, blancos, y hasta hispanos que llevaban carteles con lemas como “Los latinos dicen que la vida de los negros importa”. Voa

Acusan a policía blanca que mató negro

“La oficial Shelby actuó irrazonablemente al empeorar la situación. Ella se involucró emocionalmente al punto que sobre-reaccionó”, dice el auto de acusación.

Policía Betty Shelby.

Policía Betty Shelby.

La agente de la policía de Tulsa, en Oklahoma, Betty Shelby, de 42 años, acusada de matar a un hombre negro desarmado, se entregó en la madrugada de este viernes a las autoridades.

Según los documentos, Shelby, que es blanca, llegó a la institución a la 01:11 de la madrugada y quedó en libertad 20 minutos más tarde, a la 01:31, tras abonar una fianza de 50.000 dólares.

El fiscal federal en el condado Tulsa, Steve Kunzweiler, presentó los cargos contra la agente el jueves por la tarde alegando que “reaccionó injustificadamente” cuando disparó a Terence Crutcher, que no iba armado.

Ha sido acusada de homicidio en primer grado y desde el jueves tenía una orden de arresto en su contra.

Si es declarada culpable, podría ser condanda hasta cuatro años de cárcel, dijeron sus abogados.

El incidente, capturado en videos de la policía ampliamente divulgados, es uno de una serie que ha generado interrogantes sobre el racismo en la policía estadounidense.

“Aunque ella ha sido acusada, debe presumirse que es inocente hasta que un juez o un jurado determine lo contrario”, dijo Steve Kunzwiler el Fiscal de Distrito del Condado Tulsa, quien informó sobre los cargos contra Shelby, luego de una investigación en la que se interrogó a más de 50 testigos.

En dos videos provistos por la policía de Tulsa el lunes, Crutcher aparece con las manos levantadas poco antes de se disparado.

Shelby dijo a los investigadores que “tenía temor por su vida y pensó que Crutcher iba a matarla”, indica la orden de arresto en su contra.

Un agente que la acompañaba en el incidente le aplicó una pistola Taser a Crutcher. La policía dice que él no respondió a sus preguntas ni a sus órdenes de detenerse cuando regresaba a su auto con las manos en el aire.

“La oficial Shelby actuó irrazonablemente al empeorar la situación. Ella se involucró emocionalmente al punto que sobre-reaccionó”, explica el auto de acusación contra la mujer policía.

La policía de Tulsa había dicho que Crutcher no llevaba un arma y que no se encontró una en el vehículo. Y en un esfuerzo por ser transparentes divulgaron los videos, grabados desde un helicóptero de la policía y de un auto patrulla.

El Departamento de Justicia ha iniciado una investigación separada para saber si los policías involucrados violaron los derechos civiles de Crutcher. Voa

468