Elecciones presidenciales en EE.UU.: En tiempos difíciles hay oportunidades históricas para los latinos

Elecciones presidenciales en EE.UU.:  En tiempos difíciles hay oportunidades históricas para los latinos

Otro mes ha transcurrido de las elecciones a la presidencia y ¿qué hemos logrado? Seguimos con estos dos pobres candidatos en la nación más poderosa y visible del mundo. Algunas veces esto ha sido provechoso y otras veces un problema, aunque ahora es difícil argüir que EE.UU. lleva el liderazgo del poder en el mundo. Si examinamos a estos dos candidatos, Hillary Clinton y Donald Trump, no podemos evitar pensar si son conscientes de sus actos. ¿Realmente saben y entienden el papel de la presidencia de esta nación?

Clinton tiene mucha experiencia y ha hecho cosas positivas como política. Sin embargo, ha cometido muchos errores y está por debajo de la calificación que le dan sus seguidores más acérrimos en política y medios de comunicación. Es sorprendente reconocer que en las más recientes encuestas, los votantes no la favorecen casi al mismo nivel que su oponente Trump. Y cuando consideras quién es su oponente, lo que ha hecho, dicho y continúa diciendo, la manera como lo dice, el tono y sus continuas mentiras, concluimos que es quizás la elección más difícil en la historia contemporánea de EE.UU. o quizás la peor elección que está siendo descrita como “excepcional”.

Pero nosotros los latinos no podemos aceptar esta realidad. No podemos permitir que esta situación nos enceguezca para no visualizar que somos los agentes de cambio. No quiere decir que marchemos más, que seamos defensivos u ofensivos para contrarrestar los horribles ataques racistas de aquella persona que ha abierto las heridas del resentimiento, el odio, el temor y la ignorancia. Las actitudes, las palabras y las políticas de este candidato y sus seguidores no desaparecerán luego de que pierda. Es probable que adquieran más relevancia porque él ya comenzó inclusive a decir que su pérdida no es su responsabilidad.

Este es un gran desafío para todos en esta nación y en especial para la comunidad latina. Nuestra población sigue creciendo con o sin desplazamientos de inmigrantes indocumentados de muchos países. Podemos ver esto como una oportunidad para llenar un vacío de liderazgo en una nación diversa, o podemos pensar y comportarnos como aquellos que no aprueban nuestra presencia en EE.UU.

Piense en esto por un momento puesto que nunca nos hemos comportado con el mismo odio y temor que hemos recibido de esta nación hasta ahora. Aunque nos sentimos ignorados, perdidos, atemorizados y excluidos del poder de esta sociedad. Hemos nacido aquí y otros han llegado en busca de algo real y humilde, una oportunidad para triunfar con igualdad, disfrutar y fortalecer la libertad, demostrando respeto y apreciación por los avances que podemos conquistar en esta nación, lejos del terruño en el cual nuestros padres y abuelos nacieron.

Son tiempos muy difíciles para ver oportunidades, pero esa es nuestra propia obligación histórica.

468