El obrero Teodoro Mendoza construye sueños en Nueva York

El obrero Teodoro Mendoza construye sueños en Nueva York

Gloria Medina

La construcción es uno de los tantos trabajos en los que se ha desempeñado Teodoro Mendoza, de 45 años, gracias a su afiliación a una agencia de empleo en Queens.

Con poca experiencia en construcción, Mendoza ayudó a construir en el 2017 una serie de cuartos para dar masajes en unos consultorios de fisioterapia. “Se me hizo un poco difícil porque las medidas y la forma en que se trabaja aquí en Nueva York es diferente que en México”.

A pesar de lo diferente que se trabaja en los dos países, Mendoza – quien actualmente trabaja en un deli en Manhattan – dijo que la experiencia en construcción fue buena porque aprendió mucho, pero no le gustaría seguir en esa clase de profesión porque se enfermó durante su trabajo en construcción debido a que no recibió equipo de protección.

Mendoza sufrió de alta fiebre, con una gripa que le duro más de una semana y no pudo ir al doctor porque no tenía seguro médico. Tuvo que curarse con remedios caseros y medicina que le vendían en una bodega dominicana.

“Siempre lo he visto en todo lado. Por ser inmigrante nos tienen menos consideraciones, no nos ofrecen equipo de seguridad, trabajamos más y nos pagan menos”, dijo Mendoza, quien regresó a la agencia de empleo en Queens en busca de un segundo empleo. “Me gusta más trabajar en los delis, porque el trabajo es más cómodo y estable”.

Según Mendoza, quien vive en Nueva York desde hace 19 años, se puede encontrar trabajo en delis durante todas las temporadas del año. En construcción no hay mucho trabajo durante el invierno por la lluvia, las nevadas y el frío. “Las personas deben comprar su propio equipo de protección”, dijo Mendoza.

Con protección o sin protección, Mendoza dijo que seguirá trabajando fuertemente durante dos años más hasta terminar de construir los terrenos que tiene en México. Otra de sus metas es comprar un camión, todo con el propósito de poder ayudar a sus dos hijos y nietos que viven en Morelos.

Mendoza va al gimnasio los fines de semana porque lo hace sentir más joven y con más energía.

 

Deja un comentario