El mito de la paz en Colombia

El mito de la paz en Colombia

El Comité Cívico Internacional de Trabajo por el Si se creó en Nueva York dos meses antes del plebiscito del pasado 2 de octubre para apoyar el Proceso de Paz en Colombia. Ganó el No y esta organización dejó de existir para integrarse a la Red de Colombianos por la Paz en NY. “Tenemos que aceptar que no hicimos el trabajo con tiempo y tampoco tuvimos dinero”, dijo el actor Ramiro Sandoval ante la pregunta de si habían tratado de organizar a los colombianos en el exterior sin haber hecho un trabajo de campo previo en la comunidad.

“Somos emocionales y por eso territoriales, nos falta inclusión y estamos obligados a buscar una nueva terminología en este proceso de paz”, dijo Sandoval luego de mostrar varias fotografías y gráficos sobre una organización llamada Paz Ya, que presentó personalmente en La Habana, Cuba, el pasado primero de noviembre. Pertenece a la Agenda Internacional de Iniciativas Colombianas por la Paz. Desde la primera imagen y en la gran mayoría de fotografías, el protagonista es Sandoval, incluyendo imágenes al lado de Timochenko, el líder de Las Farc.

Ramiro Sandoval de Paz Ya, quien estuvo en Cuba representando a los colombianos en el exterior.

Ramiro Sandoval de Paz Ya, quien estuvo en Cuba representando a los colombianos en el exterior.

Sandoval fue parte del foro sobre los Mitos y las Realidades del Proceso de Paz en Colombia realizado en el Centro del Rey Juan Carlos de España de la Universidad de Nueva York (NYU). Paola Angel del Movimiento por la Paz en Colombia, Laura Zarta de la naciente organización Paz a la Calle Nueva York, y el activista y columnista Carlos Salamanca, fueron parte del panel con Sandoval denominado: El rol de la población civil y movilización popular.

Los moderadores del foro fueron el fotógrafo Julio Bedoya, miembro del Movimiento por la Paz en Colombia, y el profesor, autor y comunicador Mario Murillo.

“Ganó el No porque en Nueva York hay gente desconectada, añeja, que sólo escucha RCN y Caracol”, dijo Angel. “El problema es que los defensores del Si asumimos una superioridad moral, creyéndonos que éramos los únicos que sabíamos la problemática de Colombia y no supimos convencer o llegar a la gente”, añadió Zarta.

Para Salamanca es necesario apoyar el trabajo de los manifestantes, salir a educar y convencer a la comunidad, “porque la gente si escucha y actúa”. En Nueva York ganó el No porque el Centro Democrático, encabezado por la activista Liliana Melo, hizo un trabajo de campo sistemático y organizado en restaurantes y redes sociales durante varios años.

Daniel García Peña.

Daniel García Peña via Skype.

El primero que habló en este foro titulado Colombia at the Crossroads, fue el político, historiador y periodista Daniel García Peña, ex alto comisionado de la paz durante el gobierno del expresidente Ernesto Samper Pizano y fundador de Planeta Paz. Dijo que este es el tercer intento de Colombia por llegar a un acuerdo de paz y la primera vez que las dos partes en conflicto, el gobierno y la guerrilla, se han sentado a dialogar de manera prolongada dentro de un contexto político internacional con la venia del presidente Obama. “No se sabe que hará el nuevo presidente Trump”, dijo García Peña.

“Parte del problema es que los promotores del No engañaron a la gente diciéndole que Colombia se convertiría en Venezuela y que en el texto del acuerdo se atacaba a la familiar y se promovía la homosexualidad”, añadió García Peña en inglés vía Skype.

El siguiente panel, también vía Skype y titulado ¿Qué está en juego en las negociaciones para un mejor acuerdo?, estuvo integrado por Juan Carlos Ospina, Investigador de Derechos Políticos y Civiles de la Comisión de Juristas de Colombia, Adriana Benjumea, Directora del Centro Regional de Derechos Humanos y Justicia de Género (mujeres), Pedro Arenas, líder político y social y ex congresista en representación de movimientos campesinos, Jesús Avirama, de los indios Kokonuco y quien vive en Nueva York, Vilma  Almendra, líder de los indios Nasa, y Manuel Rozental, líder indígena, comunicador, educador y analista político en Colombia.

“La ideología de género, el discurso de odio en contra de los gay, se utilizó para atacar el Proceso de Paz que también ha sido mezquino con las mujeres”, dijo la abogada Benjumea.”El nuevo acuerdo con el Centro Democrático de Alvaro Uribe, que nunca se ha preocupado por las víctimas de género, ahora que ganó el No sólo se preocupa por la tenencia de tierras y que no se persiga a los paramilitares en Colombia”.

Todos los integrantes de este panel están de acuerdo que se ratifique un nuevo acuerdo de paz, que se firme, para iniciar el trabajo de construcción de la paz en Colombia. “Los colombianos que viven en las zonas más afectadas por la violencia votaron por el Si, aunque las voces del No triunfaron y se oponen al uso de tierras ociosas que beneficiarían al campesinado”, dijo Arenas.

Almendra dijo que los colombianos en el exterior deben seguir haciendo este tipo de foros “para que la palabra que está parada sobre la muerte”, pueda ser desenmascarada, “se realicen movilizaciones en contra de los tratados de libre comercio y se detenga el paramilitarismo que se ha revitalizado. El modelo de muerte sigue en Colombia”.

“El movimiento indígena sigue apoyando los acercamientos entre el gobierno y la guerrilla, pero los indígenas siguen siendo asesinados y ultrajados en Colombia”, dijo Avirama. “El problema es la discriminación, la toma ilegal de los recursos naturales y esas negociaciones en las cuales se está dejando por fuera a los pueblos indígenas”.

Rozental presentó una visión más histórica del conflicto armado en Colombia: “Lo que se va a firmar en realidad no es la paz, porque sigue habiendo despojo y tratados de libre comercio. Es simplemente el fin del conflicto para comenzar a construir la paz de los pueblos sin dueño, de los excluido que viven en la incertidumbre. Es el mismo modelo del Frente Nacional en donde dos grupitos deciden por el resto de la nación. Un proceso de paz que también está conectado al Departamento de Estado de los Estados Unidos en donde quieren la paz para desarrollar los mega proyectos de las corporaciones multinacionales… Ojalá que el presidente Santos respete su Nobel de Paz y acepte los nuevos acuerdos de paz con pocos cambios”.

Paz a la calle nació hace pocas semanas en Nueva York.

Paz a la calle nació hace pocas semanas en Nueva York.

“Si hay un nuevo acuerdo, entonces será necesario refrendarlo con un plebiscito, pero enfrentamos el problema de tiempo”, dijo el jurista Ospina desde su apartamento en Colombia.

Entre el público se hallaba Jorge Sáenz, quien dijo que “en el campo de Colombia se están robando la tierra, mientras que en las ciudades se están robando la vida”, haciendo alusión a los altos niveles de prostitución infantil, las madres pidiendo limosna en las esquinas y el crimen rampante y sin castigo.

“A partir de hoy sábado, cuando se den a conocer los nuevos acuerdos de paz en Colombia, entonces comenzará nuestra pedagogía, vigilancia del proceso e implementación de nuevas ideas”, concluyó emocionado Sandoval.

Los colombianos, dentro y fuera de Colombia, siguen acomodándose a esta nueva realidad del Proceso de Paz en Colombia. La televisión muestra en Nueva York al presidente Santos sonriendo, mientras el senador Alvaro Uribe le pide plazo para analizar el nuevo texto del nuevo acuerdo de paz.

Javier Castaño

468

1 Comentario

  1. Uribe es un charlatán engaña idiotas e ignorantes, manipulables, gente con poco poder de análisis, que sufre de pereza mental y no leen jamás por eso les queda más cómodo solo escuchar y obedecer, a ese grupo de retrasados mentales se dirige Uribe y lo paradójico es que Uribe fue el que se cago en ellos haciéndoles una reforma laboral y privatizandoles la salud.