El duelo entre el Volkswagen Golf y el Seat León

El duelo entre el Volkswagen Golf y el Seat León

El mundo de los coches está compuesto por ejemplares que han hecho la historia de este sector en décadas o también en años.

La industria de los automóviles, que hace casi 100 años mueve el planeta arriba y abajo, cuenta con una serie de modelos que han marcado épocas y siguen haciéndolo, pese a que hoy en día la experiencia de conducción es completamente diferente, tal como lo son las exigencias y las peticiones de los conductores y de los pasajeros. Porque hoy en día vivir un coche es disfrutar a tope del momento en el que lo conducimos y no solamente ser transportados. Y es por eso que algunos modelos de toda la vida marcan todavía tendencia tras renovarse continuamente. Y en el marco de los modelos deportivos hoy en día hay un bonito duelo entre dos vehículos: el Volkswagen Golf y el Seat León: el primero, con más de 40 años de vida y el segundo que ha arrasado en el mercado en los últimos 15. Se trata de dos coches agresivos y de aspecto cautivante, uno más clásico y el otro más atrevido.

El Golf, tal vez el modelo más emblemático de Volkswagen, tiene un estatus de dominador de las carreteras, tanto las urbanas como las autopistas de grande distancia. Se trata de una berlina con alma deportiva y una carrocería armónica y fluida, que invita a aceptar el reto de recorrer grandes recorridos. Ahora que ha llegado a la sexta edición, este modelo, disponible tanto con motor gasolina que diesel, sigue siendo referencia para los que disfrutan conducir de manera deportiva pero relajada, con una excelente respuesta del propulsor y un confort inigualable en los asientos interiores, que permiten tener una estancia agradable corroborada también por el equipo de entretenimiento disponible.

El auto Sear León. Foto cortesía

El auto Seat León. Foto cortesía

El Seat León, por su parte, siendo más joven ha sido propenso a más cambios desde el lanzamiento del primer modelo a inicios de este siglo. La última edición es la culminación del trabajo de unos ingenieros que quieren ofrecer al conductor la experiencia de conducción más adrenalínica e intensa en absoluto. Con un diseño exterior más agudo, da la sensación de un coche disfrazado de bala, con los motores que se prestan a rugir en cualquier momento. Su interior es un pequeño salón en el que es posible vivir una experiencia de conducción relajada en cualquier tipo de viaje o desplazamiento.

La gran ventaja de ambos coches es que se puede fácilmente encontrar una pieza de repuesto en el caso de que algún elemento original se estropee. Se puede obtener más información sobre el portal Motordoctor.es, uno de los sitios web de referencia para poder conseguir de manera sencilla y rápida una pieza de recambio adecuada para el gran engranaje interior del coche en cuestión. Porque un gran coche merece unos cuidados importantes, y tanto en el caso del Golf como del León no se puede descuidar ningún detalle si queremos disfrutar a lo máximo de la experiencia que supone conducirlos.

468