El Centro Cultural Latinoamericano de Queens celebra los Tres Reyes Magos

El Centro Cultural Latinoamericano de Queens celebra los Tres Reyes Magos

Durante 17 años el Centro Cultural Latinoamericano de Queens (LACCQ) ha celebrado la tradicional fiesta de los Tres Reyes Magos. En esta ocasión se realizó en el Paraíso Tropical de Corona y contó con la asistencia de personas mayores y sus familias, incluyendo niños que recibieron regalos.

Hubo música y mucho baile para despedir la temporada decembrina con la tradicional fiesta de los Tres Reyes Magos que acudieron desde el Oriente a llevarle oro, incienso y mirra a Jesús de Nazaret hace 2017 años.

Prudencio Mantuano se vistió de Melchor y dijo que le encantaba esta celebración que se mantiene viva entre la comunidad latina de los Estados Unidos. Cristina Martinez se vistió de Gaspar y Melanie Martínez de Baltazar.

LACCQ Reyes Magos

Los Tres Reyes Magos visitando el pesebre de Jesús y Nayibe Núñez-Berger, al centro, acomodando la escenografía.

“Esta fiesta la realizábamos en Astoria, siempre tenemos la presencia de niños y en esta ocasión hay varias familias y nos sentimos halagados con su presencia”, dijo Nayibe Núñez-Berger, fundadora y presidenta del LACCQ. “Nuestra misión es fomentar la cultura latino y exaltar este tipo de tradiciones”.

El pesebre donde se hallaba una réplica del niño Jesús fue custodiado por los hermanos Brando Martínez, de 12 años, y Gabriela Martínez, de 9 años. Representaron a María y José, los padres de Jesús y dijeron que les gustaba esta tradición cristiana.

A pesar del frío y las bajas temperaturas del pasado domingo, más de 60 personas acudieron al llamado del LACCQ a celebrar la fiesta de los Tres Reyes Magos.

Después de las escenificación de los Tres Reyes Magos siguió el baile en Paraíso Tropical.

Después de las escenificación de los Tres Reyes Magos siguió el baile en Paraíso Tropical.

Edna White, de la juta directiva del LACCQ, dijo que “los adultos debemos promover este tipo de eventos para dejarle un buen legado cultural a nuestros niños”.

Javier Castaño

468