Eder Holguín lanza su libro Camino a la esperanza en el Consulado de Colombia en Nueva York

Eder Holguín lanza su libro Camino a la esperanza en el Consulado de Colombia en Nueva York

“La clave del éxito es hacer lo que amas sin esperar compensación y aprender a desarrollar ideas para venderlas”, dijo Eder Holguín en el Consulado de Colombia en Nueva York durante el lanzamiento de su libro Camino a la esperanza que primero escribió en inglés bajo el título Dreaming of Hope Street.
El libro es una autobiografía de Holguín, su vida en las calles de Medellín, su llegada como inmigrante indocumentado a los Estados Unidos y su ascenso hasta convertirse en empresario de mercadeo digital. Se refirió a su mamá como “el monstruo que afectó mi vida de manera negativa y que no fue fácil recuperarme”.
Holguín dijo que la historia de su libro no es el haber pasado de pobre a rico, sino la esperanza, la posibilidad de una vida mejor y llegar a saber qué se quiere hacer en la vida para tomar acción.
“Hay que aprender del dolor”, dijo Holguín ante más de 50 personas, algunas de las cuales compraron sus libros en inglés y español al final de la charla. La cónsul general de Colombia en Nueva York, María Isabel Nieto, fue la encargada de presentar a Holguín e hizo algunas preguntas.
“En 1999 comencé los negocios digitales y en el 2012 vendí mi primera empresa por 12 millones de dólares. Mi libro ha sido traducido al ruso, persa y chino y se hará una película sobre mi historia. Mi objetivo ahora no es hacer dinero, sino ayudarle a las personas a superarse”, dijo Holguín.
Holguín dijo que su mayor fuente de inspiración fue su abuela que “era una sabia” y que luego leyó diversos libros religiosos “en busca de explicación y orientación”.
Se refirió al trauma que tuvo con Medellín y Colombia, a donde regresó después de 20 años. “Quiero que haya paz en Colombia, pero que los criminales pague por haber hecho sufrir tanto a Colombia”, dijo refiriéndose a la guerrilla.
Sobre el presidente Trump dijo que “es una persona que sabe utilizar el temor para avanzar su agenda política y sus negocios. “El problema no son los inmigrantes, sino la tecnología que está acabando con los trabajos tradicionales”, concluyó Holguín.

Javier Castaño

468