Juez ordena seguir DACA y corte examina prohibir viajeros

Juez ordena seguir DACA y corte examina prohibir viajeros

Un juez federal en Washington asestó el golpe más duro hasta el momento a los esfuerzos de la administración Trump para poner fin a las protecciones de deportación para los inmigrantes indocumentados conocidos como “soñadores”.

El juez federal de distrito John Bates ordenó al gobierno continuar el programa de la era Obama y, por primera vez, aceptar nuevos solicitantes.

El juez federal de distrito John D. Bates calificó la decisión del gobierno de poner fin a la Acción Diferida para Llegados en la Infancia como “virtualmente inexplicable” y por lo tanto “ilegal”.

“La rescisión de DACA fue arbitraria y caprichosa porque el Departamento (de Seguridad Nacional) no explicó adecuadamente su conclusión de que el programa era ilegal”, escribió Bates en su opinión de 60 páginas, publicada el martes por la noche.

“Ni el escaso razonamiento jurídico ni la evaluación del riesgo de litigio proporcionado por el DHS para respaldar su decisión de rescisión son suficientes para mantener la terminación del programa DACA”, dice el fallo del magistrado.

Bates, quien fue designado por el presidente George W. Bush, es el primer representante republicano en fallar en contra de la acción del presidente Donald Trump para acabar con DACA.

Dos jueces de tribunales de distrito nombrados por el presidente Bill Clinton -uno en San Francisco y otro en Brooklyn- llegaron a conclusiones similares anteriormente. Esos jueces también ingresaron medidas cautelares que requieren que la administración continúe aceptando renovaciones mientras continúa el litigio.

El juez Bates suspendió su decisión durante 90 días para permitir que el Departamento de Seguridad Nacional presentara un razonamiento más sólido para finalizar el programa.

Un juez de Maryland, también designado por George W. Bush, confirmó el razonamiento básico de la decisión del gobierno de finalizar el programa.

La administración de Trump intentó eludir el proceso de apelación habitual y llevar directamente una de esas sentencias del tribunal de distrito ante la Corte Suprema, pero en febrero los jueces declinaron examinar el caso antes de que al menos un tribunal de apelaciones se pronuncie.

Trump anunció en septiembre que planeaba eliminar el programa, permitiendo renovaciones hasta el 5 de marzo de este año pero luego se negó a emitir nuevos permisos. El acuerdo hubiera permitido que unas 700,000 personas obtuvieran permisos de trabajo y un estatus casi legal durante un período de dos años.

La administración dijo que la medida era necesaria para evitar una demanda de los fiscales generales de estados conservadores que lograron bloquear una expansión del programa durante el gobierno de Barack Obama. Bates, sin embargo, dejó en claro el martes que no pensaba que fuera una razón creíble para la desaceleración de DACA.

“La predicción de la agencia sobre el resultado de la amenaza de litigio sobre la viabilidad de DACA -específicamente, que la corte del distrito en la demanda de Texas detendría inmediatamente el programa sin ninguna oportunidad de desaceleración- era tan inverosímil que falla incluso bajo el estándar de arbitrariedad deferente y caprichosa “, escribió Bates. “Por lo tanto, la rescisión de DACA se dejará de lado”.

Bates dijo en su decisión del martes que si el DHS no presentaba una nueva y mejor explicación para la rescisión dentro de los 90 días, se restauraría todo el programa. Voa

PHOHIBICION DE VIAJES

La Corte Suprema de Estados Unidos pareció el miércoles respaldar la idea de que el presidente Donald Trump puede bloquear unilateralmente la entrada de inmigrantes estadounidenses de varios países de mayoría musulmana.

Los jueces conservadores de la corte dijeron que la orden no parece reflejar la “prohibición musulmana” de la que Trump habló durante su campaña. “No parece una prohibición a musulmanes” dijo el juez Samuel Alito, indicando que la orden solo se aplica al ocho por ciento de los musulmanes del mundo.

Desde la izquierda, Zainab Chaudry, Zainab Arain y Megan Fair, del Consejo de Relaciones Islámico-Estadounidenses, protestan fuera de la Corte Suprema, mientras la corte escucha argumentos sobre si la prohibición del presidente Donald Trump a los viajeros. Abril 25 de 2018.

Los jueces liberales expresaron preocupación por un poder presidencial para prohibir a viajeros indefinidamente. La jueza Elena Kagan preguntó qué pasaría si en el futuro un hipotético presidente decide prohibir a todos los judíos. Su colega Sonia Sotomayor preguntó “¿De dónde saca el presidente la autoridad para hacer más de lo que el Congreso ya ha decidido que es adecuado?”.

Si la corte falla a favor del presidente, se mantendrán las restricciones que prohíben a los viajeros de Irán, Libia, Siria, Somalia y Yemen, por razones de seguridad nacional. Chad estaba inicialmente en la lista, pero fue eliminado luego de las mejoras de seguridad y la cooperación con el gobierno de Estados Unidos, dijo la administración.

Los tribunales inferiores han fallado tres veces contra las órdenes, la última en febrero, cuando un tribunal federal de apelaciones dijo que la prohibición es ilegal porque se dirige a los musulmanes.

Partes de la prohibición de viajar han entrado en vigencia a la espera de la decisión del Tribunal Supremo.

El Procurador General de EE.UU., Noel Francisco, durante su audiencia de nominación en el Capitolio el 10 de mayo de 2017. Su cargo es el cuarto más importante en el Departamento de Justicia, y él es el encargado de abogar por el gobierno ante la Corte Suprema.

La última versión de la orden también prohíbe la entrada de ciudadanos de Corea del Norte y Venezuela. A principios de este mes, los funcionarios de los EE. UU. Permitieron a los residentes de Chad volver a solicitar visas de viaje a los Estados Unidos.

El procurador general Noel Francisco, abogado de la administración, dijo que la última prohibición fue el resultado de una “revisión mundial de varias agencias”, se basó en “criterio de política exterior” en lugar de animismo religioso, y excluye “casi a todo el mundo, e incluye a casi todo el mundo mayoritariamente musulmán”.

Francisco instó al tribunal a no enfocarse en las palabras del candidato Donald Trump, diciendo que un presidente electo que toma el juramento “marca una transformación fundamental”.

“Esta no es una prohibición musulmana. Si lo fuera, sería la peor prohibición musulmana en el mundo”, dijo Francisco, porque excluye a la gran mayoría del mundo musulmán.

Neal Katyal, el abogado que argumentó en contra de la administración Trump en el caso Trump v. Hawaii, habla a miembros de los medios de comunicación fuera de la Corte Suprema, el miércoles 25 de abril de 2018 en Washington.

Neal Katyal, el procurador general interino en la presidencia de Barack Obama, en representación del estado de Hawái, uno de los demandantes, dijo que “el presidente no puede destruir con una bola de demolición” la ley de inmigración del Congreso que su demanda alega que violó al tratar de imponer la prohibición, y agregó que si los jueces votaron para defender su acción “se estaría dando al presidente un poder que no se ha dado en 100 años”.

Habrá mucho interés en el juez Anthony Kennedy, tanto porque normalmente tiene el voto decisivo de la Corte como por los rumores de más de un año, sobre su posible retiro. El presidente del Tribunal Supremo John Roberts también será un jugador clave; en algunos temas, es más moderado que los otros conservadores y le importa mucho la legitimidad institucional de la Corte.

Otro juez importante a observar aquí es el juez Neil Gorsuch, cuyas opiniones sobre el poder presidencial aún no conocemos. Gorsuch se unió a los liberales para fallar contra la administración Trump en un caso de inmigración reciente que disgustó profundamente al presidente, de modo que sus preguntas y tono serán seguidos atentamente por la Casa Blanca. Voa

468