DACA: la pelea apenas comienza

DACA: la pelea apenas comienza
La portada de la edición de septiembre de QueensLatino. Diseños Ana Luisa Castaño

La portada de la edición de septiembre de QueensLatino. Diseños Ana Luisa Castaño

El presidente Donald Trump cumplió con una de sus promesas de campaña y terminó el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (o DACA). El anuncio fue dado el martes 6 de septiembre desde el Departamento de Justicia por el Fiscal General de EE.UU. Jeff Sessions.

El presidente Barack Obama anuncio la creación de DACA el 15 de junio del 2012 después de protestas en varias sus oficinas de campaña por jóvenes soñadores para que los protegiera de la deportación. El programa beneficia a más de 800,000 jóvenes indocumentados quienes fueron protegidos de deportación y pudieron obtener un número de seguro social y un permiso de trabajo. El anuncio del presidente Trump se da después de que Texas y otros cinco estados amenazaron con denunciar a la Casa Blanca si Trump no terminaba con DACA.

Cuando el presidente Trump hizo el anuncio, dijo que el ex presidente Obama había actuado por fuera de la Constitución y que lo hacía para “proteger a los trabajadores de esta nación”.

Después del anuncio, jóvenes indocumentados y sus aliados salieron a las calles en protesta. Nueve jóvenes indocumentados y 20 aliados fueron arrestados después de bloquear la Quinta Avenida en frente de la Torre Trump. Acciones similares se realizaron en otros estados del país.

El fiscal del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, al centro, de corbata azul y rodeado de políticos y activistas, cuando anunciaba su demanda a la administración de Trump por terminar el programa DACA. Foto Oscar Fraser

El fiscal del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, al centro, de corbata azul y rodeado de políticos y activistas, cuando anunciaba su demanda a la administración de Trump por terminar el programa DACA. Foto Oscar Fraser

Las reacciones de políticos electos no se hicieron esperar. El Fiscal General de Nueva York, Eric Schneiderman, y el Gobernado Andrew Cuomo dijeron estar preparados para demandar al presidente. “Los soñadores son estadounidenses en todo el sentido de la palabra,” dijo Schneiderman. “Pagan sus impuestos y se han ganado el derecho de quedarse en el único hogar que han conocido. Más de 40,000 neoyorquinos están protegidos bajo DACA y pagan más de $140 millones en impuestos estatales y locales”.

“Sus padres los trajeron en busca de una vida mejor, bajo la promesa de que los EE.UU. es la tierra de oportunidades”, dijo en un comunicado la congresista por Nueva York, Nydia Velázquez. En el 2010 Velázquez fue criticada en Brooklyn por jóvenes soñadores por haber votado varios años en contra del Dream Act.

Varios soñadores fueron arrestados por protestar frente al edificio del presidente Trump en Manhattan.

Varios soñadores fueron arrestados por protestar frente al edificio del presidente Trump en Manhattan.

“El Concejo de Nueva York continuará usando los recursos para defender a los soñadores, sus familias y el sueño americano”: Concejales Melissa-Mark Viverito y Carlos Menchaca

“El Concejo de Nueva York continuará usando los recursos para defender a los soñadores, sus familias y el sueño americano”:
Concejales Melissa-Mark Viverito y Carlos Menchaca

DACA no ha sido eliminada del todo. Los permisos de trabajo y las acciones diferidas aún vigentes, seguirán vigentes hasta su fecha de caducidad. Solicitudes que hayan sido recibidas antes del 5 de septiembre y que caduquen entre el 5 de septiembre del 2017 y el 5 de marzo del 2018 aún serán procesadas a discreción de la oficina del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS). Según Trump, este plazo es para permitir que el Congreso apruebe un proyecto de ley que otorgue estatus permanente a los jóvenes soñadores.

Varias organizaciones sin fines de lucro anunciaron su repudio a la decisión. “Trump ha decidido poner a 800,000 jóvenes inmigrantes y sus familias en riesgo, y debería estar completamente avergonzado”, dijo Javier Valdez de Make The Road. El presidente del sindicato 32BJ, Héctor Figueroa, dijo que “la decisión del Presidente Trump de deportar un millón de ‘soñadores’ es un acto vil de cobardía y crueldad”.

“Los EE.UU. no serán más seguros o prósperos privando a casi un millón de jóvenes de su libertad, sacando a 700,000 trabajadores de la fuerza laboral o robando a la economía estadounidense de $460 millones en producto interno bruto”, dijo Steven Choi, director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York.

Para los jóvenes soñadores de nuestra área, la medida es motivo de alta preocupación. Aunque no pierden la esperanza de una solución permanente, se preparan para lo peor.

“¿Qué futuro tengo en los EE.UU.?” se pregunta el argentino Gustavo Balleta, 26, quien es guardia de seguridad cerca de la Torre Trump. Balleta dijo no saber qué hacer ahora que DACA está siendo eliminada. “Mi permiso expira en dos años. Si expira lo primero que tengo que hacer es no entrar en pánico”.

“La eliminación no será el fin del mundo, pero causara estrés porque tendré que ver cómo podré apoyar a mi familia monetariamente”, dijo la ecuatoriana Viviana Sánchez, 24, de Ridgewood. Sánchez dijo que los jóvenes indocumentados han podido sobrevivir antes de DACA, pero en caso que no haya otra opción regresará a su país.

Otros jóvenes ven esta decisión como resultado de años de inacción. Para la estudiante de medicina Selenne Galvez, hay necesidad de una nueva ley que otorgue la ciudadanía a los jóvenes indocumentados. “Después que el expresidente Obama otorgara ese alivio a más de 700,000 jóvenes soñadores, muchos, incluyéndome a mí, sucumbimos a la enfermedad del conformismo”, dijo Galvez. “La historia de palabras y acciones inestables del Presidente Trump con respecto a DACA es lo que pasa cuando un problema es parchado más no arreglado”.

Yajaira Saavedra.

Yajaira Saavedra.

“DACA fue una ayuda limitada y resultado de la lucha de muchos activistas. No fue un logro demócrata. Aún Obama tiene el récord de deportaciones y Hillary Clinton quería deportar a los niños centroamericanos”, dijo la mexicana Yajaira Saavedra, 29, activista pro-inmigrante y beneficiaria de DACA. Saavedra dice que en caso de haber deportaciones, su familia ha decidido permanecer junta ya la familia es lo más importante. “DACA no me define. Estoy frustrada pero eso no significa que voy a bajar la cabeza”.

La Conferencia Católica del estado de Nueva York también se manifestó: “Estamos en pie de lucha por los soñadores e instamos a nuestros representante del Congreso a que tomen la iniciativa de entregar un proyecto de ley para tratar este tema ‘con gran corazón’”.

“Es el momento de que los republicanos en el Congreso actúen y demoren la votación sobre DACA. Espero ser testigo de cómo mis colegas defenderán lo que es correcto”, dijo el Congresista Joseph Crowley, presidente del Caucus Demócrata.

Percy Luján

 

 

 

 

 

468