Contralor de NYC Scott M. Stringer: Un trabajo digno merece una paga digna

Contralor de NYC Scott M. Stringer: Un trabajo digno merece una paga digna

Cuando José Luis López Oliva subió a un taxi en el Alto Manhattan en marzo pasado, solo estaba intentando regresar a su casa. Sin embargo, ese trayecto inició una cadena de acontecimientos que llevó a que siete individuos recibieran más de $330,000 en sueldos que se les debían por trabajos de construcción realizados casi una década antes. Fue una de esas historias que solo pueden ocurrir en Nueva York y que se convirtió en noticia, pero la lección de ese decisivo viaje en taxi es muy simple: Un trabajo digno merece una paga digna.

Antes que nada, aclaremos qué tiene que ver la Oficina del Contralor con un viaje de taxi y un trabajo de construcción de años atrás. Bajo la ley estatal, mi oficina fija los salarios y beneficios vigentes en la ciudad de Nueva York. Estas leyes ayudan a asegurar que el gobierno cumpla los estándares salariales locales en proyectos de obras públicas. Todo el que trabaje para un contratista en un trabajo de construcción de la Ciudad o esté empleado bajo un contrato de servicios para edificios con una agencia de la Ciudad deberá cobrar el salario vigente.

Cuando las compañías ignoran las leyes de salario vigente, la Oficina del Contralor es la que se asegura de exigir responsabilidades. Nuestros investigadores visitan lugares de obras públicas a través de toda la ciudad para examinar los registros de nómina e informar a los trabajadores de sus derechos ante la ley. Si descubrimos que se les ha pagado menos de lo que la ley estipula, hacemos una evaluación de las infracciones y recuperamos el dinero que se les debe a los trabajadores.

Desde que juré como Contralor en 2014, hice de esta tarea una prioridad. Recuperamos $1.3 millones para guardias de seguridad de AlliedBarton, logramos una liquidación de pagos de $1 millón para 33 trabajadores metalúrgicos mal pagados de Queens, le aplicamos una multa de $1.1 millones a una compañía contratista que estafaba a trabajadores del metal en varias escuelas públicas, y obtuvimos un acuerdo de $364,000 para 33 trabajadores que instalaron un techo en una planta de tratamiento de aguas en Staten Island.

En total, hemos calculado casi $18 millones en infracciones al salario vigente, pagamos a los trabajadores más de $8 millones por sueldos insuficientes con intereses, y prescindimos de 35 contratistas que descubrimos se habían aprovechado de sus trabajadores.

Pero lo que de verdad impulsa a mi oficina son los trabajadores que ni siquiera saben que han sido estafados. El año pasado, anunciamos que a más de 1,000 trabajadores se les deben unos $3,7 millones en salarios no reclamados. Ese dinero lo hemos obtenido de contratistas deshonestos por trabajos realizados a través de varios años pero que los trabajadores no han reclamado. Queríamos correr la voz de que, si a usted lo han despojado del sueldo ganado con el sudor de su frente en una obra pública financiada por la Ciudad, mi oficina está con usted.

La buena noticia es que desde agosto hemos ayudado a 84 individuos a reclamar más de $600,000 en salarios perdidos. Nuestro éxito se debe en buena parte a la atención que los medios de comunicación les prestaron a estos casos importantes y en la ayuda que nos prestaron para conectar a los trabajadores con sus sueldos. De hecho, uno de los taxistas que mencioné arriba estaba viendo la cobertura de Univisión sobre los trabajadores que recibían los cheques, cuando se reconoció a sí mismo en una foto que salió en pantalla. Su cheque fue de $50,000.

Este año, estamos relanzando nuestra campaña para ayudar a los trabajadores a recuperar la paga que les corresponde. Gracias a nuestro seguimiento agresivo de contratistas inescrupulosos, tenemos más de $5 millones en salarios no reclamados de más de 1,000 trabajadores, muchos de los cuales todavía viven aquí en Nueva York.

El contralor Stringer y José Luis López Oliva

José Luis López Oliva y el contralor de Nueva York, Scott M. Stringer. Foto cortesía Contraloría NYC

Mientras empezamos otra “Semana de Derechos Laborales” (29 de Agosto – 5 de Septiembre), mi oficina, en conjunto con el Consulado Mexicano y la Coalición de Consulados Latinoamericanos, y con el apoyo de una amplia coalición de grupos de derechos de los trabajadores y organizaciones comunitarias de los cinco condados, lanzará la campaña “Conoce Tus Derechos” para a ayudar a identificar a las personas a quienes se les deben salarios.

Si usted cree que le han pagado de menos, llame a mi Oficina de Derecho Laboral al (212) 669-4443, escriba al correo electrónico laborlaw@comptroller.nyc.gov, o visite http://comptroller.nyc.gov/prevailingwage. Todas las conversaciones serán confidenciales, y lucharemos para que usted recupere el dinero que le deben, sin importar su estatus migratorio.

Juntos, podemos lograr que la dignidad de su trabajo no sea defraudada.

Esta columna apareció primero en Voices of New York

[Read in English.]

468