Congresistas contra separación de familias por Inmigración

Congresistas contra separación de familias por Inmigración

“El presidente Trump ha lanzado ataques contra las familias inmigrantes desde el comienzo y me sumo a miles de familias en Queens y el Bronx para rechazar su xenofobia”, dijo el congresista demócrata Joseph Crowley. “Separar a las familias en la frontera con México no es otra cosa que abuso de menores”

El congresista Crowley pronunció estas palabras en la Iglesia St. Leo de la calle 104 en Corona, Queens, a donde invitó al congresista Luis Gutiérrez, quien dejará su cargo este año. “Estoy muy orgulloso de la forma como el pueblo americano está demandando un cambio en la política para no dividir a las familias inmigrantes”.

El padre Patrick Keating del Servicio de Inmigración Católico, estuvo presente en la reunión del martes de esta semana y dijo que “es inhumano retirar a los niños de los brazos de los padres porque se está penalizando al menor inocente por razones migratorias”.

A la reunión también acudió el concejal Francisco Moya quien dijo: “la Casa Blanca está enviando el mensaje que esta nación no representa la libertad de inmigrantes sino el símbolo de la crueldad y por eso estoy orgulloso de los grupos que argumentan que la administración del presidente Trump no representa nuestras voces”.

Alrededor de 25 personas acudieron a la cita del congresista Crowley.

Esther Sánchez del Comité de Justicia Social y Paz de la Iglesia St. Leo, le dio la bienvenida a este tipo de reunión “para que no sigan destruyendo familias latinas”. Aunque criticó que la reunión se haya realizado un día entre semana al medio día. “Nuestra comunidad es floja para este tipo de reuniones y además trabaja mucho y se le dificulta asistir a este tipo de reuniones”.

Imagen de la reunión en la iglesia St. Leo de Corona, Queens. Foto

Imagen de la reunión en la iglesia St. Leo de Corona, Queens. Foto Esther Sánchez

El mes pasado el congresista Crowley presentó un proyecto de ley con la senadora Kirsten Gillibrand de Nueva York para evitar que el gobierno federal “atemorice a los inmigrantes que viven en esta nación”.

Javier Castaño

468