Colombianos en NY dialogan sobre el Proceso de Paz

Colombianos en NY dialogan sobre el Proceso de Paz

Los colombianos en la ciudad de Nueva York, de la izquierda y la derecha, se reunieron por primera vez para dialogar sobre el Proceso de Paz en Colombia. “Hemos hecho historia y este tipo de encuentros son importantes para el progreso de los colombianos en el exterior”, dijo Eduardo Giraldo, quien facilitó la sede del salón Las Américas en Jackson Heights, Queens.

Al evento llamado ‘Brindis por la paz en Colombia’ y realizado el viernes 23 de septiembre en la noche, acudieron más de 50 personas. El moderador fue el periodista Javier Castaño y el objetivo fue informar a la comunidad sobre el plebiscito del próximo 2 de octubre cuando los colombianos pueden votar por el Si o el No al Proceso de Paz en Colombia.

Por el No habló la activista Liliana Melo, quien fue apoyada por David Zuluaga, hijo de Oscar Iván Zuluaga, ex candidato a la presidencia e ideólogo del partido Centro Democrático en Colombia. Por el Si habló Carlos Salamanca, activista educativo y columnista de QueensLatino, además de representante de el Polo Democrático.

Melo se apoyó en imágenes que proyectó con el fin de enfatizar su apoyo al No. En conclusión, porque la guerrilla de las Farc no entregarán las armas, el gobierno del presidente Santos les está dando millones de dólares, el Proceso de Paz es inconstitucional y muy costoso, la impunidad es rampante y Colombia va camino a ser una nación como Venezuela.

Salamanca dijo en conclusión que Colombia ha comenzado a experimentar alegría y esperanza debido al Proceso de Paz, que más de 220,000 muertos son suficientes, que las Farc cambian las armas por la política y que el presidente Santos no está entregando el país a la guerrilla porque es el consentido de Washington y los Tratados de Libre Comercio que promocionó el ex presidente Uribe son los que tienen al pueblo y al campesinado colombiano en la miseria.

“Apoyo el no porque en este proceso de paz no hay justicia y le estamos abriendo las compuertas a los delincuentes”, dijo David Zuluaga, quien vive en Brooklyn. “Ahora Colombia está recibiendo el apoyo internacional y de Estados Unidos, pero el problema que viene después es del pueblo colombiano”.

Liliana Estrella cuestionó el papel de los Estados Unidos en este proceso de paz y se sorprendió al escuchar que Colombia, país cafetero, importa el 40% del café que consume. “La verdad es que si hay más gente dedicada a cultivar en Colombia, no hay a quién venderle los productos por las políticas arbitrarias del TLC”, dijo Salamanca.

Freddy Castiblanco, de Terraza 7, cuestionó el alto costo de la guerra (56 mil millones de pesos en una década) y el bajo costo de la paz “que además incluye inversión social en un país sin conflicto armado y reforma al campo”.

Paola Angela dijo que jamás mandaría a un hijo a pelear en una guerra y “cuestiono las negociaciones que hizo el ex presidente Uribe con los paramilitares”. Jairo Jaimes habló de incentivar el negocio de las bicicletas en Colombia, de fortalecer la propiedad intelectual y cuestionó los conceptos de paz y guerra del pueblo colombiano.

Orlando Arango del Movimiento MIRA dijo que “los colombianos votan con emoción, pero sin conocimiento de la verdad histórica y social”. Jorge Zamora dijo que el problema es el odio de los colombianos, “producto de la violencia que hemos heredado de los partidos políticos y por eso somos incapaces de perdonar”.

Amy Vélez cuestionó el papel de la derecha, de los paramilitares y del ex presidente Uribe, además del alto presupuesto de “una guerra que está acabando con Colombia”.

Para Ricardo Liévano “en este proceso nos estamos olvidando de los humildes, quienes han puesto los muertos y han sido mutilados”.

Julio Bedoya dijo que Colombia es un país de impunidad y los actores de la violencia “poseen una responsabilidad con la verdad”.

John Sepúlveda habló al comienzo de la reunión y dijo que este tipo de eventos se deben seguir haciendo para “unificar a los colombianos de Nueva York”.

El brindis de colombianos en Nueva York por la pa, incluyendo seguidores de las Farc y del gobierno de Colombia.

El brindis de colombianos en Nueva York por la paz.

En la charla se atacó al congresista Jaime Buenahora, quien representa a los colombianos en el exterior, por su ausencia en Nueva York, en este tipo de actividades y cuando el presidente Santos visitó esta ciudad la semana pasada. “No le interesa la comunidad colombiana”, “se reeligió con fraude” y “hay que bajarlo de su puesto de congresista”, fueron los ataques contra el congresista Buenahora.

Otro que recibió ataques fue Juan Carlos Villamizar, quien se ha subido al bus del Proceso de Paz argumentando que representa a los colombianos en el exterior y busca un puesto burocrático en representación de la diáspora. “De ninguna manera nos representa” y “no es un verdadero inmigrante colombiano”, fueron algunos de los ataques.

Tanto Melo como Salamanca y Zuluaga dijeron que el Proceso de Paz hay que entenderlo mediante lectura, charlas y debates con respeto. También dijeron que los medios de comunicación son responsables de parte de la pedagogía y que la valla que había en la ciudad de Santa Marta exhibiendo al líder de la guerrilla Timochenko como presidente de Colombia, no debió haber sido retirada en aras de la democracia.

Al final de la noche varios colombianos brindaron y expresaron su deseo por la paz. Hablaron de justicia, equidad y tolerancia.

QueensLatino

468

3 Comentarios

  1. Excelente iniciativa la de los organizadores. Mención especial a Eduardo Giraldo, bien por los participantes y a la asistencia en general.

  2. En el evento no habia NINGUN seguidor de las FARC. Porfavor corrijan este error garrafal.

  3. Un momento, ahí no había ningún seguidor de las Farc. Que la gente esté de acuerdo con los acuerdos no quiere decir que sean seguidores de las Farc ni del gobierno. Esto no se trata de seguidores. Se trata de ciudadanos que están interesados en debatir sobre el futuro de su país y la importancia de este momento. Decir eso es una irresponsabilidad. Pone en peligro a la gente que estuvo ahí y los vuelve blanco de acusaciones falsas.